domingo, 10 de abril de 2016

Cultivar la buena semilla



DÍA 10

Con Jesús por la mañana. En el campo de nuestro corazón crecen juntos el trigo y la cizaña. Ante la pregunta de los agricultores el dueño del campo recomendó dejar que crezcan juntas hasta la cosecha. (Cfr. Mt 13:24-52) El cultivo del campo de nuestro corazón exige paciencia. Crecerá el trigo cerca de la cizaña. El amor cerca de la semilla del egoísmo. La misericordia cerca de la semilla del odio. La paz cerca de la discordia. Y no se trata de combatir y arrancar la cizaña sino de cultivar y cuidar el trigo. Regar las semillas de amor, de compasión, y de servicio. No buscamos ser personas sin errores, sino con capacidad de amar y servir.

Con Jesús durante el día. Hoy identificaré la cizaña que molesta a los demás. Esa cizaña que hiere y divide para no regarla. Cultivaré gestos auténticos de amor en el servicio a los otros.

Con Jesús por la noche. Agradezco lo que aprendí de mi campo. Doy gracias a Dios por mostrarme las semillas de amor que hay en mí campo. Hoy, ¿esparcí semillas de cizaña con mis palabras? Pido perdón. Mañana, cultivaré actitudes de amor y servicio con los más cercanos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll