viernes, 22 de julio de 2016

Servir a mis hermanos




Viernes 22 de julio

Con Jesús por la mañana. María Magdalena se pone en marcha para anunciar que Jesús ha resucitado. La comunidad que es el lugar del encuentro con el resucitado y del servicio generoso a los hermanos. «En esto conocerán que son mis discípulos, en el amor que se tengan unos a otros» (Jn 13, 35). Jesús había dado el ejemplo en la última cena de la que ella seguramente había participado, lavando los pies a sus amigos. El amor ha de ponerse más en gestos que en palabras, dice San Ignacio. El liderazgo es servicio. Ofrezco mi día por las intenciones del Papa. ¿Cómo expreso el amor que tengo a otras personas? ¿Qué gestos concretos de amor tengo para con ellos? 

Con Jesús durante el día.  «Ve a decirle a mis hermanos. Subo a mi Padre, el Padre de ustedes, a mi Dios, el Dios de ustedes» (Jn 20,18). ¡Sonríe! La vida es mejor si te lo tomas con una sonrisa. Sé una persona disponible si alguien te pide ayuda. No pongas excusas ni retacees la atención hacia ella. Busca que tu recompensa venga del cielo, no reclames por lo que das a otros.

Con Jesús por la noche. Agradezco a Jesús el día. ¿Qué sentimientos me deja el servicio? ¿Espero que me agradezcan y me reconozcan? Pido perdón. Mañana pediré un corazón grande que valore la gratuidad como centro del servicio. Rezo porque los pueblos indígenas reciban el cuidado y atención que necesitan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blogroll