miércoles, 7 de diciembre de 2016

El arte de descansar



Miércoles 7

Con Jesús por la mañana. Necesitamos aprender a descansar, a desacelerar nuestros ritmos, a encontrar serenidad y reposo en medio de nuestra vida agitada. Recuerda que una vida intensa no es una vida saturada y ruidosa, sino una vida vivida en profundidad. Descansar es aprender a hacer pausas en la vida cotidiana. Necesitamos redescubrir la naturaleza, tener tiempo para la oración, para los demás y para nosotros mismos. La plenitud y el sentido último de tu vida no se agotan en el trabajo, el esfuerzo y la lucha, sino en la celebración, la amistad y el gozo compartido. Ofrece todo tu día por las intenciones del Papa para este mes. Hazte un tiempo para compartir un café, una comida o una charla con alguien.  

Con Jesús por la tarde. «Vengan a mí, los que están cansados y agobiados y yo los aliviaré» (Mt 11, 28). Hay un descanso que sólo se encuentra en los brazos del Padre. Deja entrar a Jesús en tu corazón. Reposa tu corazón en el suyo. ¡Detente! Tu alma necesita recuperar el aliento. ¡Anda despacio, disfruta de los colores, los aromas y los sabores de hoy! Repite al ritmo de la respiración “voy a ti Señor” mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece lo encuentros. Trae a la memoria las personas que hoy encontraste. ¿Recuerdas algún encuentro de manera especial? ¿Qué te ha hecho sentir? ¿Qué conversación recuerdas especialmente? ¿Por quiénes quieres agradecer?  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll