sábado, 27 de febrero de 2016

 
 
 


Día 27


Con Jesús por la mañana: “Hermano ¿quieres saber si tu cristianismo es auténtico? Aquí está la piedra de toque. ¿Con quiénes estás bien? ¿Quiénes te critican? ¿Quiénes te halagan? Conoce lo que Cristo dijo un día: “No he venido a traer la paz sino la división”, y habrá división hasta en la  misma  familia,  porque  unos  quieren vivir más cómodamente, según los principios del mundo, del poder y del dinero, y otros, en cambio, han comprendido el llamamiento de Cristo y tienen que rechazar todo lo que no puede ser justo en el mundo (Monseñor Romero 1977).


Propósito durante el día: Durante el día pensaré, ¿Soy un cristianismo auténtico? Deja que la pregunta resuene en tu interior.


Con Jesús por la noche: Agradezco el día que finaliza y por las experiencias que he tenido ¿Dónde descubrí a Dios hoy?

viernes, 26 de febrero de 2016


Día 26
Derribar barreras
Con Jesús por la mañana: Puede existir alguna persona “ante  la que vuelves el rostro”, pues no es de tu agrado. Dios inspira en tu interior gestos de cercanía y caricias a los intocables. No es fácil superar las barreras y prejuicios personales, pero al otro lado te espera un mundo de ternura que puede humanizar tu vida. ¿Qué te detiene?

Propósito durante el día: Si estoy enemistado con alguna persona rezaré por ella y luego intentaré dar pasos de reconciliación. Lo más importante es procurar la reconciliación.

Con Jesús por la noche: Agradezco el Jesús por el día. ¿Cómo viví el propósito del día? Hoy, ¿tuve actitudes de desprecio hacia alguna persona? Pido perdón. Mañana, buscaré enmendar esos gesto de indiferencia o desprecio a los demás de alguna manera.

jueves, 25 de febrero de 2016

Día 25
 
Con Jesús por la mañana: En la mirada de Jesús, toda persona recobra su dignidad. Se acerca sin juzgar y descubre unas cualidades que están por despertar, que pueden llenar de sentido una vida. Acercarse a personas marginadas requiere una mirada así. Sumergirse en el mundo de los empobrecidos es reconocer todo lo que hemos recibido gratis, para darlo gratis. ¿Por qué no ayudas y te comprometes más con los que lo están pasando al menos peor que tú? Sin duda vas a recibir mucho más de lo que des.

Propósito durante el día: Hoy, al mirar a los demás tendré presente que anida en ellos la imagen y semejanza del Creador. Las trataré con dignidad y respeto.
Con Jesús por la noche: Doy gracias a Dios por el día. ¿Qué experiencia ha quedado resonando en mi interior? ¿Qué me dice? Hoy, ¿Traté a los demás con dignidad y respeto? Pido perdón. Mañana, no olvidaré que con la misma vara que mida a los demás seré medido.

miércoles, 24 de febrero de 2016


 
Día 24
 
Con Jesús por la mañana: El camino cuaresmal nos pone ante el compromiso del amor  fraterno, como preparación para participar de la Pascua de Cristo. Así mismo el amor es la  medida de la caridad, dice el Señor. El amor verdadero no es un superficial y caprichoso sentimiento. Es el reto más grande que se puede hacer a la relación del hombre con el hombre. El “yo” es llamado a desplazarse hacia  el  “tú”,  comportándose con él como consigo mismo.

Propósito durante el día: No es bueno quedarse sólo en buenos propósitos. Es necesario mover el corazón a la acción. Poner la oración en acción. Asume un compromiso para cuaresma ¿Qué acción de caridad harás?
Con Jesús por la noche: Agradezco a Dios por las experiencias del día. ¿Qué pensamientos y sentimientos quedaron dando vuelta en mi interior? Hoy, ¿Tuve actitud de solidaridad? Pido perdón. Mañana, no dejaré que el egoísmo domine mi corazón.

martes, 23 de febrero de 2016


Día 23
 
Con Jesús por la mañana: ¡Cuántas heridas sellan la carne de los que no tienen voz porque su grito se ha debilitado y silenciado a causa de la indiferencia! Abramos nuestros ojos para mirar las miserias del mundo, las heridas de tantos hermanos y hermanas privados de la dignidad, y sintámonos provocados a escuchar su grito de auxilio, que nuestras manos estrechen las suyas, y que sientan el calor de nuestra presencia, de nuestra amistad... Que su grito se vuelva el nuestro. (Misericordiae vultus, 15)
 
Propósito durante el día: Hoy seré bálsamo de Dios para ayudar a sanar las heridas del que está sufriendo porque se siente solo y desamparado. Buscaré aliviar el dolor por medio de la escucha, la atención, y gestos concretos.
Con Jesús por la noche: Agradezco a Dios por el día de hoy. ¿Qué aprendí hoy del dolor de los demás? ¿Y del propio dolor? Hoy, ¿Fui empático con el dolor ajeno o me encierro en el propio? Pido perdón. Mañana buscaré tener palabras de consuelo con el que sufre.

lunes, 22 de febrero de 2016


 
¿Por qué yo?
´
Día 22
Con Jesús por la mañana: Al  oír  las  palabras  de Jesús, muchas de las personas de su tiempo respondieron como Caín: “¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?” (Gn 4, 9). Hoy sucede lo mismo. Ante las palabras del Evangelio, gran parte de la gente permanece en la indiferencia, protegidos por una sordera en su conciencia que facilita su comodidad. Y tú, ¿quedarás atrapado en la globalización de la indiferencia?

Propósito durante el día: Hoy tomaré la decisión de ayudar a quien necesita. Ayudar es amar al prójimo y esto es fundamental en el evangelio. Ayudaré a alguna persona en particular.

Con Jesús por la noche: Agradezco por las experiencias vividas. ¿Con qué sentimientos finalizó el día? Hoy, ¿triunfó en mi corazón la “globalización de la indiferencia? Pido perdón. Mañana, no dejaré que esa epidemia enferme mi corazón y mi fe.

domingo, 21 de febrero de 2016


 
 
La actualidad de las bienaventuranzas
Día 21
Con Jesús por la mañana: Las bienaventuranzas se hacen verdad en los que lloran, en los que esperan, en los que buscan la paz. En el mundo en que vivimos no faltan aquellos que viven refugiados en tu ciudad, en tu calle o en una más allá, sin papeles, sin derechos, sin dignidad…, ¿de verdad no puedes hacer nada por él, aunque solo sea una mirada y una sonrisa?
 
Propósito durante el día: Hoy tendré un gesto concreto de cercanía y consideración con los que se encuentran solos y se sienten abandonados. Daré mi ayuda.
 
Con Jesús por la noche: Agradezco al Señor por el fin de semana. Hoy, ¿pude brindar mi ayuda a quien lo necesitó? ¿Me cuido a mí mismo?. Pido perdón. Mañana dedicaré tiempo a mis necesidades y a las necesidades de los demás.

Blogroll