sábado, 16 de abril de 2016

¿En qué situación te encuentras?



DÍA 16

Con Jesús por la mañana. “Pasé por el campo de un perezoso, por la viña de un hombre sin juicio: todo era espinas que crecían, los cardos cubrían el terreno, la cerca de piedras estaba derribada; al verlo reflexioné; al mirarlo aprendí esta lección. Un rato duermes, un rato descansas, un rato cruzas los brazos para dormitar mejor, y te llega la pobreza del vagabundo, la penuria del mendigo”. (Prov. 24, 30-34) ¿Cómo está el campo de tu corazón?

Con Jesús durante el día. Al realizar mis tareas del día, evitaré dispersiones que sean innecesarias, considerando que el Señor labora en mi alma, día y noche.

Con Jesús por la noche. Agradezco aprender a optimizar el tiempo. ¿Con qué sentimientos y pensamientos termino el día? Hoy, ¿perdí tiempo en el trabajo? Pido perdón. Mañana, tendré presente que el trabajo es un don que debo hacer fructificar.


viernes, 15 de abril de 2016

Cambiar desde dentro


DIA 15

Con Jesús por la mañana. “El campo cultivado por la mano del agricultor cambia por completo su fisonomía: de silvestre, se hace fructífero; de infecundo, feraz. Ahora bien, todas esas obras de mejora se adhieren de tal manera y se funden con el suelo, que, por lo general no hay modo de separarlas del mismo.” (Rerum Novarum, Leon XIII). Incorpora esta dedicación y entrega en cultivar tu corazón de manos de Jesús. No importa lo que encuentres en tu campo, sueño con lo que quieres que sea.

Con Jesús durante el día. Hoy responderé amablemente y con una sonrisa a todos. Los comentarios y expresiones que me desagraden o me ofendan no dejaré que me hieran. No retendré esas palabras en mi mente y corazón. Las dejaré ir.

Con Jesús por la noche. Agradezco las experiencias del día. ¿Cuáles fueron las sensaciones y emociones que tuve al responder con amabilidad y una sonrisa? Hoy, ¿retuve pensamientos hirientes en mí? Pido perdón. Mañana, pondré más empeño en dejar que los comentarios hirientes no dejes su cizaña en mi campo. 

jueves, 14 de abril de 2016

Cultivar la propia vida




DÍA 14

Con Jesús por la mañana. “Es menester promover la dignidad del trabajo agrícola, en el cual el hombre, de manera tan elocuente, “somete” la tierra recibida en don por parte de Dios y afirma su dominio en el mundo visible” (Laborem Exercens, San Juan Pablo II). Mi vida es don de Dios que debo cultivar, hacerla culta, para que la semilla del Reino pueda crecer y fructificar.

Con Jesús durante el día. Hoy tendré presente que mi vida es don, regalo, de Dios y para cuidarla, no tendré conversaciones criticando a otras personas, porque hacen crecer la cizaña en mi campo, en mi corazón.

Con Jesús por la noche. Agradezco a Jesús ser más consciente del don de mi vida. Hoy, ¿Cuidé mis conversaciones para no dejar entrar las semillas de la discordia en mi corazón? Pido perdón. Mañana, repararé la dignidad de la persona de la que hablé mal.

miércoles, 13 de abril de 2016

Capacidad de adaptación




 
DÍA 13

Con Jesús por la mañana. “El trabajo agrícola se caracteriza por una intrínseca nobleza, ya que exige del agricultor conocimiento certero del curso del tiempo, capacidad de fácil adaptación al mismo, paciente espera del futuro, sentido de la responsabilidad y espíritu perseverante y emprendedor.” (Mater et Magistra, Juan XXIII) ¿Eres paciente contigo mismo y con los demás, o atropellas y apuras los tiempos violentamente?

Con Jesús durante el día. Realizaré mi trabajo sumando paciencia, adaptabilidad, responsabilidad, perseverancia y espíritu emprendedor, que son propios del trabajo agrícola.

Con Jesús por la noche. Agradezco a Jesús el día de hoy. ¿Qué experiencia del día recuerdas al terminar el día? ¿Por qué? Hoy, ¿Fui respetuoso con el tiempo de los demás? Pido perdón. Mañana, cuidaré que mi impaciencia y ansiedad no siembren discordia y división.

martes, 12 de abril de 2016

El trabajo dignifica




DÍA 12

Con Jesús por la mañana. “El primer fundamento del valor del trabajo es el hombre mismo. Es cierto que el hombre está destinado y llamado al trabajo; pero, ante todo, el trabajo está en función del hombre y no el hombre en función del trabajo.” (Laborem Exercens, San Juan Pablo II)

Con Jesús durante el día. Hoy seré especialmente agradecido con las personas por el trabajo que realizan. Cuidaré el trabajo de los demás, es una manera de agradecer.

Con Jesús por la noche. Agradezco por lo vivido hoy. Recojo mi experiencia, ¿Cuáles fueron mis sensaciones al cuidar el trabajo de los demás? Hoy, ¿Me relacioné amablemente con las personas que trabajan cerca de mí? Pido perdón. Mañana, consideraré que el trabajo de los otros es un don que hay que aprender a respetar. 

lunes, 11 de abril de 2016

El valor del trabajo





DÍA 11

Con Jesús por la mañana. “Aquel que siendo Dios se hizo semejante a nosotros en todo, dedicó la mayor parte de su vida terrena al trabajo manual. Ésta circunstancia constituye el más elocuente “Evangelio del trabajo”, que manifiesta que el fundamento para determinar el valor del trabajo humano es el hecho de que quien lo ejecuta es una persona.” (Laborem Exercens, San Juan Pablo II)

Con Jesús durante el día. Hoy tendré especial cuidado de valorar el trabajo de los demás. Sean dependientes, vendedores o servidores públicos, tendré respeto por el trabajo que realizan como espero que lo tengan con el propio.

Con Jesús por la noche. Agradezco y recojo el día, ¿Qué sensaciones e ideas se despertaron en mí al valorar el trabajo de los demás, sin importar lo que realizan? Hoy, ¿Desmerecí el trabajo de los demás? Pido perón. Mañana, comenzaré a ser más considerado con el trabajo de los demás. 

domingo, 10 de abril de 2016

Cultivar la buena semilla



DÍA 10

Con Jesús por la mañana. En el campo de nuestro corazón crecen juntos el trigo y la cizaña. Ante la pregunta de los agricultores el dueño del campo recomendó dejar que crezcan juntas hasta la cosecha. (Cfr. Mt 13:24-52) El cultivo del campo de nuestro corazón exige paciencia. Crecerá el trigo cerca de la cizaña. El amor cerca de la semilla del egoísmo. La misericordia cerca de la semilla del odio. La paz cerca de la discordia. Y no se trata de combatir y arrancar la cizaña sino de cultivar y cuidar el trigo. Regar las semillas de amor, de compasión, y de servicio. No buscamos ser personas sin errores, sino con capacidad de amar y servir.

Con Jesús durante el día. Hoy identificaré la cizaña que molesta a los demás. Esa cizaña que hiere y divide para no regarla. Cultivaré gestos auténticos de amor en el servicio a los otros.

Con Jesús por la noche. Agradezco lo que aprendí de mi campo. Doy gracias a Dios por mostrarme las semillas de amor que hay en mí campo. Hoy, ¿esparcí semillas de cizaña con mis palabras? Pido perdón. Mañana, cultivaré actitudes de amor y servicio con los más cercanos. 

Blogroll