sábado, 23 de abril de 2016

La semilla en tu corazón




DÍA 23

Con Jesús por la mañana. “El Reino de Dios se parece a un grano de mostaza” (Mc 4, 26-34). El grano de mostaza es muy pequeño al inicio, pero luego crece hasta convertirse en un gran árbol. El Reino de Dios crece en el corazón del creyente a medida que la persona progresa en la vida de la fe. Nuestra vida se va configurando con la de Jesús.

Con Jesús durante el día. Hoy rezaré por las personas que me ayudaron a iniciar el camino de la fe. Me acercaré a ellas para manifestar mi agradecimiento con un llamado telefónico, un mensaje, un sencillo email. Les agradeceré porque son importantes para mí.

Con Jesús por la noche. Agradezco a Dios por este día. ¿Qué sentimientos alberga mi corazón? Hoy, ¿Fui desagradecido con las personas que me ayudan y me quieren bien? Pido perdón. Mañana, mostraré agradecimiento por los gestos de atención y gentileza que tengan conmigo.

viernes, 22 de abril de 2016

Primero la persona




DIA 22

Con Jesús por la mañana. "El acaparamiento de las tierras de cultivo por empresas multinacionales y Estados preocupa cada vez más. No sólo priva a los agricultores de un bien esencial, sino que afecta directamente la soberanía de los Estados. En numerosas regiones, los productos alimentarios parten al extranjero y la población local se empobrece doblemente porque no tiene ni alimentos ni tierra". (Papa Francisco en la 39º sesión de la Conferencia de la FAO)

Con Jesús durante el día. Hoy, reflexionaré durante el día sobre el modo que tengo de proceder. ¿Acaparo cargos, espacios, responsabilidades? Trabajaré para aprender a delegar, compartir y trabajar con otros formando equipo.

Con Jesús por la noche. Agradezco a Dios por el día que termina. ¿Qué sentimientos inundan mi corazón al finalizar el día? Hoy, ¿Tuve actitudes de individualismo? Mañana, me acercaré a los demás con espíritu colaborativo. 

jueves, 21 de abril de 2016

Mirar de frente




DIA 21

Con Jesús por la mañana. "No podemos seguir dándole la espalda a nuestra realidad, a nuestros hermanos, a nuestra madre la Tierra. No nos es lícito ignorar lo que está sucediendo a nuestro alrededor como si determinadas situaciones no existieran o no tuvieran nada que ver con nuestra realidad. No sólo estamos invitados a ser parte de la obra creadora cultivándola, haciéndola crecer, desarrollándola, sino que estamos invitados también a cuidarla, protegerla, custodiarla" (Papa Francisco en el discurso en Pontificia Universidad Católica de Quito)

Con Jesús durante el día. Hoy cuidaré el entorno en el que convivo junto a mis hermanos. Cuidaré no derrochar los bienes comunes y actuaré con sentido ecológico en todo ámbito de mi realidad.

Con Jesús por la noche. Agradezco al Padre lo que ha sembrado en mi corazón hoy. ¿Con qué sentimientos termino el día? Hoy, ¿Fui responsable en el cuidado del medio ambiente y la naturaleza? Pido perdón. Mañana, cuidaré la limpieza de la vía pública no arrojando basura en la calle.

miércoles, 20 de abril de 2016

Recuperar el contacto




DÍA 20

Con Jesús por la mañana. “Esta falta de contacto físico y de encuentro, a veces favorecida por la desintegración de nuestras ciudades, ayuda a cauterizar la conciencia y a ignorar parte de la realidad en análisis sesgados” (Laudato Si, 49). Las personas con las que convivo son parte del campo que debo preparar para sembrar el Reino. ¿Estoy sembrando semilla buena? Dios pedirá cuenta de los frutos del campo que nos encomendó cuidar.

Con Jesús durante el día. Hoy saludaré amablemente a las personas desconocidas con las que me cruce, chofer de transporte público, vendedor, conserje. Y me despediré agradeciendo su servicio.

Con Jesús por la noche. Agradezco el encuentro con las persona en el día de hoy. ¿Fui consciente al estar con ella, que son parte del Reino que debo sembrar? Pido perdón y mañana haré no olvidaré ser cordial con los demás.

martes, 19 de abril de 2016

Ambientes saludables




DIA 19

Con Jesús por la mañana. “Los escenarios que nos rodean influyen en nuestro modo de ver la vida, de sentir y de actuar. A la vez, en nuestra habitación, en nuestra casa, en nuestro lugar de trabajo y en nuestro barrio, usamos el ambiente para expresar nuestra identidad” (Laudato Si, 146). Teniendo mis “espacios” tanta trascendencia, ¿no sería prudente que los haga lugares cultivables para que pueda florecer mi vida en ellos?

Con Jesús durante el día. Hoy abonaré los espacios o ambientes por los que transito con un trato cordial, hablando con una sonrisa y agradeciendo todo intercambio que tenga con otras personas.

Con Jesús por la noche. Agradezco aprender a generar buen ambiente en los demás. ¿Cambió mi ambiente al tratar yo con cordialidad a todos? Hoy, ¿Pronuncié palabras o tuve actitudes que generaron mal ambiente? Pido perdón. Mañana, seré muy cuidadoso de las palabras que uso y de las actitudes que tengo. 

lunes, 18 de abril de 2016

Tu higuera, ¿da frutos?


DIA 18

Con Jesús por la mañana. “Un hombre tenía una higuera en su viña. Fue a buscar fruto y no encontró. Dijo al viñador: - Hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera y nunca encuentro nada. Córtala, que encima malgasta la tierra. Él le contestó: Señor déjala este año; cavaré alrededor y la abonaré, a ver si da fruto. (Lc 13, 7-8) ¿Cultivas las semillas de bondad, de compasión, diálogo que Dios sembró en tu campo?

Con Jesús durante el día. Con un trato amable buscaré dar frutos de bondad y compasión en el diálogo con los demás. Tendré una actitud de apertura y receptividad a las palabras de los demás.

Con Jesús por la noche. Agradezco aprender a sembrar semillas de bondad en los demás. Hoy, ¿Tuve actitudes de desprecio e indiferencia con los demás? Pido perdón. Mañana, enmendaré el gesto de indiferencia con una actitud de apertura e interés genuino. 


domingo, 17 de abril de 2016

Avanzar con perseverancia



DÍA 17

Con Jesús por la mañana. “El que cultiva su campo se saciará de pan, el que sigue ilusiones se hartará de miseria.” (Prov. 28, 19). Cultivar mi campo supone tomar el arado y no mirar atrás, trabajar en la siembra - de la Palabra de Dios -, velar durante el crecimiento y con paciencia y Fe. Esperar que el Señor colme de frutos para alegrarnos en la cosecha.

Con Jesús durante el día. Realizaré mis tareas cotidianas prestando atención si la semilla de Dios es el motor de mis decisiones, mis palabras y gestos, o la semilla de la cizaña que es la competencia y el oportunismo.

Con Jesús por la noche. Agradezco del día que termina. ¿Cómo han sido mis decisiones? ¿Guiadas por el trigo o por la cizaña. Hoy, ¿Deje que la competencia y el oportunismo guiaran mis decisiones? Pido perdón. Mañana, mis palabras, gestos y actitudes serán reflejo de la semilla de amor y servicio sembrado por Dios en mi corazón.

Blogroll