sábado, 14 de mayo de 2016

Amor y Vida





14 de mayo

Con Jesús por la Mañana. Jesús no quiere estructuras que generen superioridad de unos y sumisión de otros. Él promueve una familia donde todos son hermanos y hermanas y uno sólo el Padre, que está en el cielo. En la familia de Jesús, todos comparten amor y vida. Su reino, es un espacio de vida fraterna sin dominaciones. ¿Te relacionas como igual con los demás o te pones por encima creyéndote superior?

Con Jesús durante el día. Hoy no buscaré imponer mis ideas en las conversaciones que tenga y tendré en cuenta los puntos de vista de los que están a mi lado.

Con Jesús en la noche. Agradezco a Dios cada conversación que tuve en el día. ¿Logré hoy acallar mi competitividad? ¿Escuché con interés las ideas de los demás? Pido perdón. Mañana, trataré de escuchar más a aquel a quien no escuché.

viernes, 13 de mayo de 2016

Hijas e hijos




13 de mayo

Con Jesús por la Mañana. Jesús promueve unas relaciones fundadas en que todas las personas, mujeres y varones, son creadas y amadas por Dios: él les acoge en su reino como hijas e hijos de igual dignidad. ¿Cómo te relacionas con las personas de distinto género?

Con Jesús durante el día. Hoy seré más amable y respetuoso con las personas de distinto género con quienes me relacione.

Con Jesús en la noche. Agradezco a Dios el don de ser su hijo/a. ¿Valoré hoy a los demás considerando la dignidad que Dios les da? Pido perdón y mañana al ver a cada persona pensaré que es hijo de Dios y lo trataré como tal.

jueves, 12 de mayo de 2016

Levadura para el mundo




12 de mayo

Con Jesús por la Mañana. Jesús se pone en el lugar de las mujeres y las hace protagonistas de sus parábolas. En la parábola de la levadura, Dios está haciendo algo parecido a lo que ellas hacen al elaborar el pan: introducir en el mundo una fuerza transformadora. En otra, la mujer barriendo su casa para encontrar una moneda, es metáfora del amor de Dios por los perdidos. (J.A. Pagola). ¿Das lugar a las mujeres para que den su aporte particular?

Con Jesús durante el día. Hoy seré más amable de lo habitual, buscando contagiar el amor que siente Dios por la mujer.

Con Jesús en la noche. Agradezco los encuentros con otras personas. ¿Pude hoy contagiar el amor que recibí de Dios para darlo a las mujeres que me rodean? Pido perdón y mañana, con su ayuda, intentaré dar más protagonismo a alguna mujer conocida, que tenga más alejada de mi vida.

miércoles, 11 de mayo de 2016

Hacer la diferencia





11 de mayo

Con Jesús por la Mañana.  Jesús miró a la mujer de manera diferente. “Desde su experiencia del reino de Dios comienza a actuar con total libertad. No mira a la mujer como fuente de tentación ni de posible contaminación. Se acerca a ellas sin recelo y las trata abiertamente, sin dejarse condicionar por prejuicio alguno, aprovecha cualquier situación para presentar a las mujeres como modelo de fe, generosidad o entrega desinteresada.” (J.A. Pagola) ¿Cómo miro yo, a las mujeres? ¿Cómo me acerco a ellas? ¿De qué son modelo, para mí?

Con Jesús durante el día. Hoy estaré atento a las virtudes de las mujeres con quien suelo compartir.

Con Jesús en la noche. Al final de la jornada doy gracias por las mujeres que han influido bien en mi vida. ¿Pude hoy tener un mejor trato con ellas? Pido perdón y mañana seré respetuoso con una en particular y le destacaré lo bueno que tiene.

martes, 10 de mayo de 2016

Cultivar la amistad





10 de mayo

Con Jesús por la Mañana.  Jesús tenía amigas mujeres, con quienes compartía tiempo, charlas, comidas. Disfrutaba de su compañía, era recibido por ellas, pasaba días de descanso en su casa. La amistad de Jesús con ellas era entrañable, sincera y auténtica. Y a pesar de que las mujeres eran consideradas, inferiores a los hombres, Jesús las miró con respeto y con dignidad, las trató con amor y contaba con ellas para su misión. "Yendo de camino, entró Jesús en un pueblo. Una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, la cual, sentada a los pies del Señor, escuchaba sus palabras." (Lc, 10,38-40). ¿Qué tienes pendiente de agradecer a tu amiga?

Con Jesús durante el día. Hoy prestaré atención al trato que tengo con las mujeres ¿qué lugar ocupan en mi vida? ¿cómo cuento con ellas? ¿cómo las considero? Hoy me acercaré a aquella amiga con quien menos trato, o mantengo distancia y tendré con ella un gesto de amabilidad, un pequeño diálogo, un acercamiento.

Con Jesús en la noche. Al final del día, doy gracias a Dios por lo vivido. ¿Tuve con las mujeres con quienes me relacioné hoy los mismos gestos de delicadeza y respeto que Jesús tenía?  Pido perdón. Mañana trataré con más amabilidad a todos en especial a las mujeres de mi entorno.

lunes, 9 de mayo de 2016

Perseverar en la entrega



9 de mayo

Con Jesús por la Mañana.  Jesús experimentó la fortaleza y la fidelidad de las mujeres que lo seguían. Sus amigas y su Madre lo acompañaron hasta el final; cuando los discípulos lo abandonaron y traicionaron, las mujeres que estaban con Él permanecieron fieles a su amor y a su entrega. "Junto a la cruz de Jesús estaban su Madre, la hermana de su Madre, María de Cleofás y María Magdalena". ( Jn 19, 25-26). Si tienes amigas, llámalas para agradecer su presencia.

Con Jesús durante el día. Hoy meditaré cuál es la calidad de mi respuesta ante las dificultades con quienes estoy unido por lazos de amistad. Acompañaré con fidelidad y entrega a las personas que amo y necesiten de mí; no escaparé ni huiré de sus problemas.

Con Jesús en la noche. Al cerrar el día doy gracias a Dios por los obstáculos encontrados que fueron oportunidades para crecer en la perseverancia y el amor a los demás. ¿Fui hoy una persona fiel en la amistad o más bien hui frente a los problemas de los demás?  Pido perdón. Mañana haré el esfuerzo de crecer en la fidelidad a mis amigos para ayudarles cuando lo necesiten.


domingo, 8 de mayo de 2016

Compasión de madre




Con Jesús por la Mañana.  Jesús llama a la compasión y al perdón frente a una mujer de su tiempo acusada públicamente por sus pecados. "Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado? Ella contestó: Nadie, Señor. Jesús le dijo: Tampoco yo te condeno. Ve y en adelante no peques más." (Jn 8, 10-11). La mujer que merecía castigo por la ley de su época es mirada por Jesús con un amor y una ternura que le devuelve la dignidad de ser amada por el Padre. ¿Eres una persona que condena a los demás sin conocer a fondo la situación por la que atraviesan?

Con Jesús durante el día. Hoy tendré gestos de compasión ante lo que no considero bueno en las personas con las que comparto el día, aceptando su lado flaco, acogiéndolos, y dándoles aliento en sus dificultades.

Con Jesús en la noche. Al cerrar el día doy gracias a Dios por las fragilidades que hoy he podido acoger y fortalecer en los demás. ¿He juzgado hoy a alguna de las mujeres con quien traté en este día? Pido perdón. Mañana me propongo ser más misericordioso con mis fragilidades y con las de los demás.


Blogroll