sábado, 11 de junio de 2016

El regalo de mis padres




11 de junio

Con Jesús por la mañana.  vidas que enriquecen. “En la calle te encuentras con gente en condiciones muy precarias como estoy yo en este momento. Yo fui echada de mi casa por mi propia hija y ese es el dolor más grande que tengo en mi corazón. Pero estoy bien, compartiendo con personas que están en mi misma situación, para poder seguir aguantando el dolor.” (Mari, calles de Mendoza, Argentina). A imitación del Corazón de Jesús seré alivio para otros, me acercaré con una palabra, una caricia, a quien se sienta angustiado. Ofrezco mi día por las intenciones del Papa, teniendo presente especialmente a quienes viven solos y marginados.

Con Jesús durante el día.  «Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el Señor tu Dios te da.» (Deut 5, 16). Sé agradecido con los que te dieron la vida.

Con Jesús por la noche.  Agradezco al Corazón de Jesús por este día, por las personas y por los encuentros. Hoy, ¿Escuché atentamente a mis padres, hermanos, amigos, etc.? ¿Me di cuenta de sus necesidades y deseos? ¿Tuve compasión de sus heridas? Pido perdón, mañana los trataré con bondad y ternura.


viernes, 10 de junio de 2016

Tiempo para aprender





10 de junio

Con Jesús por la mañana.  vidas que enriquecen. “Toda mi vida he ido a la Iglesia a ayudar, soy misionera y he visitado a muchas personas solas. Hoy me toca cuidar a mi marido postrado. Tenemos 65 años de casados… acá en mi casa está mi misión. No puedo ir a la Iglesia porque no puedo dejarlo solo. Pero tengo mi Iglesia en mi casa, y las misioneras de mi comunidad me ayudan y me hacen compañía hoy a mí. Jesús me hace sentir acompañada en la enfermedad de mi marido”. (Trinidad de Mendoza, Argentina). Ofrezco mi día al Sagrado Corazón por las intenciones del Papa trabajando con dedicación y esmero en lo concreto que hoy me toque hacer.

Con Jesús durante el día.  Estaré abierto para aprender de las situaciones que se me presenten en el día especialmente de aquellas que no he elegido. Sagrado Corazón de Jesús mantén firme mi esperanza en ti.

Con Jesús por la noche.  Agradezco a Jesús el día vivido. ¿Con qué pensamientos y sentimientos termino el día? ¿Vivo en el presente o preso de ilusiones y utopías de lo que deberían ser la realidad y las personas? Pido perdón. Mañana viviré mi tiempo presente con amor.


jueves, 9 de junio de 2016

Paz interior




9 de junio

Con Jesús por la mañana.  Este mes el Papa nos invita a rezar por quienes se encuentran solas, en situaciones de marginación u olvidadas. Te compartimos el testimonio de muchas de ellas. vidas que enriquecen. “Mis padres me abandonaron, me crio mi abuela que falleció cuando yo tenía 10 años. Allí, empecé a trabajar en el servicio doméstico por el techo y la comida. No fui a la escuela y pasé mucho tiempo en la calle. Me abusaron y fui madre a los 17 años. Pero nunca me sentí sola. Jesús mi amor, siempre me dio oportunidades y me bendijo. Me casé y hoy tengo un hijo maravilloso y cuido a mi marido que está postrado, cuido enfermos y ayudo a los que necesitan una palabra de consuelo.” (Tere de Mendoza, Argentina). Hoy ofreceré mi día por las intenciones del Papa. Seré paciente y sonreiré ante las pequeñas contrariedades cotidianas, teniendo presente la vida rota de muchas personas de este mundo.

Con Jesús durante el día.  «Si mientras llevas tu ofrenda al altar te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja la ofrenda delante del altar, ve primero a reconciliarte con tu hermano» (Mt 5, 23-24). No amasaré rencores ni venganzas en el corazón. En el Corazón de Jesús encuentro refugio y consuelo en las contrariedades.

Con Jesús por la noche.  Agradezco al Corazón de Jesús el día. ¿He sido consciente de que vivir es una oportunidad única regalada por Dios? ¿Me quejo con frecuencia? Pido perdón. Cultivaré la confianza y el agradecimiento. Corazón de Jesús, ¡Tú has asegurado mi esperanza!


miércoles, 8 de junio de 2016

Gestos concretos




8 de junio

Con Jesús por la mañana “En aquella ocasión Jesús tomó la palabra y dijo: -¡Te alabo Padre, Señor del cielo y tierra, porque, ocultando estas cosas a los sabios y los entendidos, se las diste a conocer a la gente sencilla!” (Mt 11, 25). El misterio del Amor de Dios por los hombres no es cosa de sabias ideas ni grandes discursos, sino una cuestión del corazón y de las actitudes que brotan de él. Amor sencillo de gestos concretos. Ofrezco mi día al Corazón de Jesús por las intenciones del Papa. A lo largo de mi día examinaré las actitudes que brotan de mi corazón. ¿Es mi amor un amor de ideas o de obras concretas?

Con Jesús durante el día «Les digo que si el modo de obrar de ustedes no supera al de los letrados y fariseos, no entrarán en el reino de los cielos» (Mt 5, 20). Hablaré menos y haré más por las personas que me necesitan.

Con Jesús por la noche Agradezco el día al Corazón de Jesús. ¿Cómo fueron mis obras de amor hoy? ¿Reflejan mis actitudes el amor que Dios me tiene? Pido perdón. Mañana comenzaré a cultivar un corazón sencillo y humilde para con mis hermanos.


martes, 7 de junio de 2016

Gustar el presente




7 de junio

Con Jesús por la mañana “…un soldado le abrió el costado con una lanza. En seguida brotó sangre y agua”. (Jn 19, 34). “Es este misterio de amor divino-humano, simbolizado en el Corazón de Cristo, lo que ha tratado de comprender y lo que ha querido subrayar la devoción al Corazón de Cristo, en un mundo cada vez más sediento de amor y más necesitado de comprensión y de justicia. Entre el Verbo de Dios y el Corazón de Jesucristo traspasado en la cruz está toda la humanidad del Hijo de Dios”. (Pedro Arrupe sj 1972). Ofrezco mi día al Corazón traspasado de Jesús por las intenciones del Papa. Hablaré con Jesús durante el día como un amigo habla con otro y le pediré que me acompañe a vivir el día que comienza.

Con Jesús durante el día «Ustedes son la sal de la tierra: si la sal se vuelve insípida, ¿con qué se le volverá a salar? Sólo sirve para tirarla y que la pise la gente. (Mt 5, 13)» ¿Tiene sabor tu vida? ¿Vives con gusto con lo que haces?

Con Jesús por la noche Agradezco a Jesús el día. ¿Pude hablar hoy con Jesús? ¿Lo reconocí en los acontecimientos del día, en las personas que me necesitaron, en los más vulnerables y débiles con los que me encontré? Pido perdón. Mañana buscaré a Jesús en todas las cosas para amarlo más.


lunes, 6 de junio de 2016

Amor incondicional




6 de junio

Con Jesús por la mañana. «Porque de la abundancia del corazón habla la boca» (Lc 6, 45). El corazón es el asiento de lo más sublime de una persona. El Corazón de Jesús habla de lo más sagrado del ser de Jesús: el Amor incondicional entregado a los hombres por amor a su Padre. El Corazón abierto de Jesús habla de su locura de Amor por todos nosotros. Es una herida de Amor que no se cerrará jamás. Ofrezco mi día al Corazón abierto de Jesús por las intenciones del Papa. ¿Cómo es mi amor por los demás? Hoy pondré en mi corazón el modelo de Amor gratuito de Jesús, que sólo sabe amar sin esperar nada, y tendré un gesto de amor, dejando pasar una molestia en silencio, asumiendo el cansancio con una sonrisa, soportando con amor a quien no me resulta fácil aceptar.

Con Jesús durante el día. «Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios.» (Mt 4, 8). Repetiré durante la tarde la jaculatoria: “Sagrado Corazón de Jesús, haz mi corazón semejante al tuyo”. Tendré un gesto de entrega amor a quien sé que no podrá retribuirme.

Con Jesús por la noche. Doy gracias al Corazón de Cristo por su amor en este día. ¿Pude ayudar a quien no puede devolverme un favor? ¿Esperé agradecimiento o retribución de los demás? Pido perdón. Mañana empezaré a purificar mis intenciones y a amar con más libertad.


domingo, 5 de junio de 2016

Ver, como Tú ves




5 de junio

Con Jesús por la mañana. “Sobre las ruinas acumuladas por el odio y la violencia, edificar la civilización del amor tan deseada, el reino del Corazón de Cristo” (San Juan Pablo II). El Corazón de Cristo reinará cuando se establezca la civilización del amor. Cuando el amor reemplace el odio y cuando el amor a Cristo destierre los egoísmos y la violencia del corazón de las personas.  Cuando se respeten los derechos de los demás por amor a Jesús y nos ocupemos de reemplazar la venganza por la misericordia. Ofrezco el día al Corazón de Jesús por las intenciones del Papa. ¿Conviven en mi corazón el odio y el amor? ¿Conservo rechazo, odio o desprecio por alguien? Miraré con misericordia a las personas que hoy me incomoden.

Con Jesús durante el día. «Al verla, el Señor se conmovió y le dijo: “No llores”.» (Lc 7, 13). Repetiré durante el día al compás de la respiración: “Dame tus ojos para ver como tú ves, dame tu amor para amar como tú amas”, para llenar de bondad mi interior.

Con Jesús por la noche. Agradezco a Jesús por el día de hoy. ¿Qué sentimientos habitaron en mi alma? ¿Pude reconocer mis rechazos y mis odios? Pido perdón. Mañana viviré con más amor y con menos odio.


Blogroll