sábado, 18 de junio de 2016

Mi vida hasta el final




18 de junio

Con Jesús por la mañana.   “Lejos de la lucha a muerte de cada día por competir por el triunfo, lejos de las ambiciones, de cosas vanas, he centrado mi vida y la he visto con sentido en lo trascendente. Quiero seguir viviendo, denso, profundo, mi tiempo interno. Aunque mi cuerpo enfermo no me responda, me siento lleno; agradezco a la vida lo que me da. ¡Quiero vivir mi vida hasta el final! (J. García Velázquez Segovia, poeta español). Ofrezco mi día por las intenciones del Papa, ¿Cuántas veces he valorado la vida de los más ancianos de mi familia?  ¿Enseño a los más jóvenes a cuidar la vida de los mayores?

Con Jesús durante el día.  «Nadie puede estar al servicio de dos señores, pues u odia a uno y ama al otro o apreciará a uno y despreciará al otro. No pueden estar al servicio de Dios y del dinero» (Mt 6, 24). Ofreceré mi compañía a quién lo necesita por amor a Dios. Seré cordial en el trato.

Con Jesús por la noche.  Agradezco al Corazón de Cristo la jornada vivida. ¿Fui cariñoso con los mayores? ¿Intenté que se sintieran útiles e importantes? ¿Disfruté de la riqueza de cada encuentro? ¿Cómo me sentí haciéndoles compañía? Pido perdón. Mañana tendré gestos de amor con quienes estén transitando la etapa de su vejez. Corazón bondadoso de Jesús cautiva mi corazón.

viernes, 17 de junio de 2016

¿Dónde está tu tesoro?





17 de junio

Con Jesús por la mañana.  vidas que enriquecen. “La fatiga se me rió en la cara, pero Él la espantó, y me dio nuevas fuerzas… ¡Que corazón tan noble y puro…! Me concedió una nueva oportunidad. Le pedí sabiduría para no volver a errar. Él me cubrió con su manto y me dijo… Los peligros son incontables ¡Ve! ¡Se valiente! y sigue andando. Yo sigo nadando y en cada brazada, algo nuevo de Él aprendo, algo viejo de mí olvido… y una nueva canción escribo” (A. Perez, Penal de Viedma, Argentina) Ofrezco mi día al Corazón de Jesús por las intenciones del Papa, ¿Confío en Jesús? ¿Soy puente entre Jesús y mis hermanos más vulnerables?

Con Jesús durante el día.  «No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre las destruyen, donde los ladrones perforan paredes y roban…donde está tu tesoro, allí estará tu corazón» (Mt6, 19-31). Repetiré durante el resto del día la jaculatoria: “Corazón de Jesús, haz mi corazón semejante al tuyo.

Con Jesús por la noche.  Agradezco a Jesús por el día de hoy. ¿Qué sentimientos quedaron resonando al final del día? ¿Puse mi confianza en Jesús para atravesar momentos difíciles? Pido perdón. Mañana comenzaré el día entregando mi jornada a Jesús.


jueves, 16 de junio de 2016

Un corazón bueno



16 de junio

Con Jesús por la mañana.  vidas que enriquecen. “Tengo que verlo como un Cristo, este joven interno podría ser tu hijo, o el mío. Es el que no tuvo oportunidades, o no las supo ver. Tal vez él creía que tenía buenos hábitos, porque salía a robar, cada vez con más saña y precisión. Destrezas adquiridas, dirán los pedagogos, a temprana edad, nunca se olvidan, es su naturaleza apropiarse de lo ajeno. Tengo que verlo como un Cristo, un corazón bueno que late por la humanidad” (Norma, voluntaria Penal Santiago del Estero, Argentina). Ofrezco mi día al Corazón de Jesús por las intenciones del Papa, con gratitud miraré a todos mis hermanos con los que hoy me encuentre, descubriendo a su Cristo interior.

Con Jesús durante el día.  «Cuando ustedes recen no sean charlatanes como los paganos, que piensan que por hablar mucho serán escuchados» (Mt 6, 7) Rezaré al Corazón de Jesús por quienes están presos para que en el silencio y repasando su difícil pasado, vislumbren un futuro donde puedan enmendar sus modos de proceder. Corazón misericordioso de Jesús manifiéstate en sus corazones.

Con Jesús por la noche.  Agradezco el día. ¿Ofrecí mi día por quienes están privados de su libertad? ¿Cómo me sentí? ¿Evité juzgar los actos que los llevaron a la cárcel y centrarme en el corazón y la esencia de su persona? ¿Fui misericordioso con ellos? Pido perdón. Mañana romperé con el mal hábito de juzgar a los demás. Corazón manso de Jesús amansa mi corazón.

miércoles, 15 de junio de 2016

Hogares saludables



15 de junio

Con Jesús por la mañana.  “... Y entonces bienvenidos los hogares para los ancianos... con tal de que sean verdaderos hogares, y ¡no prisiones! ¡Y que sean para los ancianos, y no para los intereses de otro! No deben de haber institutos donde los ancianos vivan olvidados. Las casas para ancianos deberían ser los «pulmones» de humanidad en un país, en un barrio, en una parroquia; deberían ser los «santuarios» de humanidad donde el viejo y el débil es cuidado y protegido como un hermano o hermana mayor. ¡Hace tanto bien ir a visitar a un anciano! (Papa Francisco, 28-09-2014) Ofrezco mi día al Sagrado Corazón de Jesús por las intenciones del Papa, valorando el trabajo de las personas que trabajan cuidando a nuestros ancianos y los voluntarios que los visitan.

Con Jesús durante el día.  Me comunicaré con alguna institución que se dedique al cuidado de ancianos para conocer las necesidades materiales y espirituales que atraviesan para desarrollar sus tareas y conceder una vida digna y feliz a quienes allí viven.

Con Jesús por la noche.  Agradezco el día. ¿Pude contactarme con alguna institución? ¿Me ocupé o me ocuparé de sus necesidades? ¿Compartí con otros lo que me transmitieron para hacer una red de solidaridad y servicio? Pido perdón. Mañana seguiré difundiendo las necesidades de los asilos de ancianos. Corazón generoso de Jesús enriquece mi corazón.


martes, 14 de junio de 2016

Un corazón dispuesto




14 de junio

Con Jesús por la mañana.  Para algunos ancianos la vida es solitaria, para otros, es una lucha contra una sociedad que no los tiene en cuenta y los abandona. Para la mayoría de ellos, la etapa que debería ofrecerles calma y descanso, termina siendo una odisea. Vivimos en un mundo repleto de egoísmo, donde cada uno corre tras sus propios intereses y sin mirar al de al lado.  ¿Son los ancianos el resultado de la cultura del descarte? Ofrezco mi día al Corazón de Cristo por las intenciones del Papa, visitaré a algún familiar o amigo anciano, haciéndole saber lo importante que es su vida para mí.

Con Jesús durante el día.  «Si ustedes aman sólo a quienes los aman, ¿qué premio merecen?... Si saludan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? También hacen lo mismo los paganos.» (Mt 5, 46-47) Prestaré mi atención a las personas mayores que necesiten de unos oídos atentos y un corazón dispuesto para escuchar.

Con Jesús por la noche.  Doy gracias por todo lo acontecido. ¿Cómo me sentí haciéndome cercano a los ancianos? ¿Fui buen hijo, nieto o bisnieto? ¿Valoré sus ideas y sabiduría y se lo hice saber? Pido perdón. Mañana seré amable y cálido, especialmente con los más ancianos. Corazón amoroso de Jesús inflama mi corazón.


lunes, 13 de junio de 2016

Un paso en la eternidad



Con Jesús por la mañana.  vidas que enriquecen. “Desde el encierro o la “tumba”, como lo llaman acá, la vida es diferente, la óptica es diferente, la vida es un paso en la eternidad, nada más que un paso. Cuando estás en libertad todo o casi todo te parece rutinario, como una rueda que gira y gira nada más. No valoras lo que tienes, no valoras a tus amigos, a tu familia, el lugar dónde vives…” (Rubén, Penal de Mendoza, Argentina) Ofrezco mi día al Corazón de Jesús por las intenciones del Papa, haré silencio interno para repasar en mi mente y corazón la rutina diaria, para gustar y sentir lo que el día me depare.

Con Jesús durante el día.  «Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiera pedirte algo prestado» (Mt 5, 42). Disfruta de cada momento del día, no permitas que el egoísmo domine tu vida. Sal de tu encierro para compartir tu vida con los demás.

Con Jesús por la noche.  Agradezco este día, ¿pude ser creativo en mi rutina diaria? ¿Hice algo diferente y lo disfruté? ¿Valoré mi entorno y las relaciones con los demás? Pido perdón. Mañana pondré color a mi día. Corazón resplandeciente de Jesús ilumina mi corazón.


domingo, 12 de junio de 2016

Ama, luego vives




12 de junio

Con Jesús por la mañana.  vidas que enriquecen. “Estando en prisión lo que más extraño no es lo superfluo, sino las caricias de mi madre que murió hace muchos años, a mis amigos íntimos, cuando nos reímos, o sea, el “tiempo” que no tiene tiempo. Se juntan el pasado, el presente y el futuro en un punto. ¡Cuánto vale sentir el viento en la cara, el amor de una mujer o degustar una comida hecha con amor!” (Rubén, Penal de Mendoza, Argentina). Ofrezco mi día por las intenciones del Papa, tendré presente a los familiares y voluntarios que visitan las cárceles, acompañando y regalando esperanza a quienes están privados de su libertad. Pediré al Corazón de Jesús que los cobije.

Con Jesús durante el día.  «Por eso te digo que se le han perdonado numerosos pecados, por el mucho amor que demostró. Pero al que se le perdona poco, poco amor demuestra» (Lc 7, 47) ¿Cómo es el amor que demuestras a los demás?

Con Jesús por la noche.  Doy gracias por lo vivido en este día.  ¿Tomé conciencia del valor de la libertad que otorga el perdón? ¿Sentí la brisa, observé lo linda que es mi ciudad, disfruté de cada abrazo? Pido perdón, mañana viviré alegremente el nuevo día que Dios me regala. Corazón dulce de Jesús alienta mi corazón.


Blogroll