sábado, 23 de julio de 2016

La cizaña y la traición




Sábado 23 de julio

Con Jesús por la mañana. En el grupo de amigos de Jesús también estaba Judas, quien lo traicionó por sus proyectos personales. En el corazón de cada uno de ellos también creció la cizaña de la traición y el abandono. Sin embargo, sabiendo Jesús que sería traicionado y abandonado no los culpó, ni los expulsó, ni los corrió de su grupo por su deslealtad. A amigos y traidores, elegidos y desleales, llamados y cobardes, el corazón de Jesús los perdonó, los siguió invitando a su lado. Vivió el dolor de la traición que creció como cizaña en su grupo de amigos y en el corazón de cada uno de ellos. Pero Él se ocupó de hacer crecer aún más el trigo que de arrancar la cizaña. Ofrezco mi día por las intenciones del papa. ¿He traicionado a otros? ¿Me he sentido traicionado? ¿Puedo perdonar para que crezca la misericordia y la caridad?

Con Jesús durante el día.  «Dejen que crezcan juntos hasta la cosecha» (Jn 13, 30). ¡No desesperes! ¡No te castigues! Aprende a aceptar la ambigüedad y el misterio que es cada uno: crece la cizaña junto al trigo. Cultiva tu trigo y verás disminuir la cizaña.

Con Jesús por la noche.  Doy gracias a Jesús por mi día. ¿Reconocí el trigo en mi corazón y en los grupos y comunidades que frecuento? ¿Me di cuenta que es de mayor provecho hacer crecer el trigo que arrancar la cizaña? Pido perdón. Mañana cultivaré el trigo. Rezo porque reconozcamos el valor y belleza de los pueblos indígenas. 

viernes, 22 de julio de 2016

Servir a mis hermanos




Viernes 22 de julio

Con Jesús por la mañana. María Magdalena se pone en marcha para anunciar que Jesús ha resucitado. La comunidad que es el lugar del encuentro con el resucitado y del servicio generoso a los hermanos. «En esto conocerán que son mis discípulos, en el amor que se tengan unos a otros» (Jn 13, 35). Jesús había dado el ejemplo en la última cena de la que ella seguramente había participado, lavando los pies a sus amigos. El amor ha de ponerse más en gestos que en palabras, dice San Ignacio. El liderazgo es servicio. Ofrezco mi día por las intenciones del Papa. ¿Cómo expreso el amor que tengo a otras personas? ¿Qué gestos concretos de amor tengo para con ellos? 

Con Jesús durante el día.  «Ve a decirle a mis hermanos. Subo a mi Padre, el Padre de ustedes, a mi Dios, el Dios de ustedes» (Jn 20,18). ¡Sonríe! La vida es mejor si te lo tomas con una sonrisa. Sé una persona disponible si alguien te pide ayuda. No pongas excusas ni retacees la atención hacia ella. Busca que tu recompensa venga del cielo, no reclames por lo que das a otros.

Con Jesús por la noche. Agradezco a Jesús el día. ¿Qué sentimientos me deja el servicio? ¿Espero que me agradezcan y me reconozcan? Pido perdón. Mañana pediré un corazón grande que valore la gratuidad como centro del servicio. Rezo porque los pueblos indígenas reciban el cuidado y atención que necesitan.

jueves, 21 de julio de 2016

El liderazgo de Jesús




Jueves 21 de julio

Con Jesús por la mañana. Jesús dedicaba tiempo a los que le seguían. Sabía lo que necesitaban, los sanaba en sus dolencias, en sus vínculos rotos, desvanecía su ignorancia, explicaba su falta de entendimiento, fortalecía su fragilidad, curaba sus enfermedades.  Fue servidor de todos, dio su tiempo, su energía, su amor y hasta su vida por nosotros. Pero no todos lo entendieron. Incluso hasta sus propios discípulos discutían entre ellos por ocupar el primer puesto más cercano a su maestro, mientras su maestro ocupaba el último atendiendo a los demás. Jesús lideró desde el servicio gratuito a todos. Ofrezco mi día por las intenciones del Papa. ¿Soy consciente de que influyo en los demás? ¿Qué impacto genero? ¿Qué busco cuando hago algo por otros?

Con Jesús durante el día. «Por eso les hablo contando parábolas porque miran y no ven, escuchan y no oyen ni comprenden» (Mt 13,13). Ayuda al que tienes cerca, es tu hermano, y tiene necesidad de ti. Da de tu tiempo para oír su pena y consolar su corazón. ¿No te gustaría acaso que procedieran así contigo?

Con Jesús por la noche. Agradezco el día a Jesús. ¿Qué agradeces en el día de hoy? ¿Pude servir desinteresadamente? Pido perdón, mañana ayudaré a una persona cercana sin esperar nada a cambio. Pido para que los pueblos indígenas sean ayudados en sus necesidades, porque son nuestros hermanos.

miércoles, 20 de julio de 2016

Con Jesús sembrador





Miércoles 20 de julio

Con Jesús por la mañana. Jesús se compadece de los que lo siguen porque están como ovejas sin pastor. Se detenía cada vez a enseñarles con lenguaje sencillo, con imágenes que todos entendían porque hablaba de lo que vivían cotidianamente. Jesús siembra semillas de amor, de sanación, de fraternidad, de comunión entre los hermanos. Enseñó que la grandeza del hombre está en su generosidad para compartir, en la capacidad de compadecerse del que sufre, en perdonar las ofensas, y pedir perdón a quien se ofendió. Jesús quiere que las semillas del evangelio sean sembradas también por nosotros en nuestra vida. Ofrezco mi día por las intenciones del Papa. ¿Cuánto fruto dan las semillas sembradas por Jesús en mi vida? ¿Qué siembro yo?

Con Jesús durante el día. «Les explicó muchas cosas con parábolas: - Salió un sembrador a sembrar» (Mt 13, 3). Lo que siembras es lo que cosecharás. ¡Detente! Piensa un momento. ¿Qué semillas estás sembrando? Lo que siembras refleja quién eres. Siembra semilla del buen humor ante las dificultades.

Con Jesús por la noche. Agradezco mi día a Jesús. ¿Con qué palabras sembraste el corazón de los demás? ¿Pude darme cuenta que estoy llamado a fecundar una semilla que me es regalada? Pido perdón. Mañana ayudaré en la misión de hacer germinar las semillas que Jesús siembra en mí y en mis cercanos. Pido para que los pueblos indígenas sean fecundos en perdonar por el descuido que sufren.

martes, 19 de julio de 2016

Jesús y aquellos que no cuentan




Martes 19 de julio

Con Jesús por la mañana. “Porque se ha fijado en la humillación de su esclava...colma de bienes a los hambrientos… socorre a Israel su siervo” (Lc 1, 48/53/54). Jesús se hizo amigo de los últimos, vino al mundo por una mujer, que en la sociedad de Jesús no cuenta. Frecuentó con pecadores, con pobres, comió con recaudadores de impuestos y no tuvo reparos en permitir que las prostitutas estuvieran entre sus seguidores. Jesús miró con amor a los últimos, se acercó a ellos y los perdonó, los alivió, los atendió en sus necesidades. Ofrezco mi día a Jesús. ¿Cuál es mi actitud con los últimos de la sociedad? ¿Cómo los miro? ¿Me acerco a ellos?

Con Jesús durante el día. «El que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ése es mi hermano» (Mt 12, 50). ¿Te privas de algo por el bien de los demás? Haz un pequeño sacrificio por aquel que necesita de ti. Que tus gestos de amor sean igual al que Jesús tiene contigo. ¡Ama sin buscar recompensa!

Con Jesús por la noche. Agradezco a Jesús el día. ¿Cómo viví el sacrificio en favor el prójimo? ¿Pude acercarme a los más olvidados? Pido perdón. A partir de mañana haré propósito firme de integrar a mi vida los últimos de la sociedad. Pido para que los pueblos indígenas sean integrados a la sociedad respetando sus tradiciones y su cultura. 

lunes, 18 de julio de 2016

Como ama Jesús





Lunes 18 de julio

Con Jesús por la mañana. Jesús no se acomodó, ni intentó agradar, respondió con libertad y verdad, pero con respeto y amor. Firme en las respuestas y amoroso en el modo. La presencia de Jesús es transformadora, en sus encuentros con Él las personas reconstruían sus vidas, se sentían amadas, valoradas, sostenidas, encontraban sentido a vivir. Ofrezco mi día por las intenciones del Papa. Tú eres discípulo llamado a transparentar en tu vida los mismos valores que Jesús y a responder como Él lo hace. ¿Qué siembras? ¿Qué respondes y cómo lo haces?

Con Jesús durante el día. «Maestro, queremos que nos hagas ver un signo» (Mt 12,38). ¡Haz tú el milagro!  Habla con suavidad sin agredir, ten una palabra de reconocimiento hacia los demás, valora la tarea de los otros. ¡Tú eres un milagro de Dios, manifiéstalo!

Con Jesús por la noche. Agradezco el día a Jesús. ¿Pudiste actuar con el modo de Jesús? ¿Reflejaron amor tus maneras de dirigirte a los otros? Pido perdón. Mañana trataré a los demás con ternura. Pido para que los pueblos indígenas sean tratados con amor y respeto.

domingo, 17 de julio de 2016

Jesús te llama





Domingo 17 de julio

Con Jesús por la mañana. Jesús no realizó su misión en soledad, sino que se rodeó de amigos, sus discípulos. Un grupo de hombres, entre los que había también mujeres, a quienes llamó para compartir su misión con él. Eran doce, pero también tenía otros discípulos como María, Marta, Lázaro y muchos otros que vivían su mensaje en la vida cotidiana. En su corazón eran verdaderos discípulos. Lo recibían en su casa, se alegraban con su presencia, compartían con Él sus vidas. Jesús también nos llama hoy a estar con Él y vivir en lo cotidiano como discípulos y apóstoles. Ofrezco mi día por las intenciones del Papa. Si Jesús te encontrara hoy y te preguntara, «¿Qué buscas?», ¿qué responderías?

Con Jesús durante el día. «Yendo de camino, entró Jesús en un pueblo. Una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa» (Lc 10, 38). ¿Sabes? ¡Tú buscas a Dios! y tu corazón no tendrá descanso hasta que Dios habite en ti. ¿Dónde buscas a Dios? ¿Qué buscas en los demás? Deja que resuenen estas preguntas en tu corazón.

Con Jesús por la noche. Agradezco el día a Jesús. ¿Qué me dejan las preguntas de hoy? ¿Es Dios el centro de mis búsquedas? ¿Me busco a mí mismo? ¿Qué busco cuando me acerco a otros? Pido perdón. Mañana empezaré a poner a Dios en el centro de mi vida. Pido por los pueblos indígenas y por las necesidades que tienen.

Blogroll