sábado, 17 de septiembre de 2016

Semillas de bondad




Sábado 17

Con Jesús por la mañana. ¿Cómo empiezas tu día hoy? La bondad de Dios habita en tu corazón. Por medio de ella puedes mirar las situaciones con las que te encuentres desde una perspectiva distinta. Ella te permitirá descubrir a Dios a tu paso. Si cultivas la bondad que Dios sembró en tu corazón descubrirás la belleza que hay en tu corazón. Podrás apreciar el don de Dios en los demás y sabrás apreciarlo en los acontecimientos del día. Pídele a Dios que ayude a que la bondad de tu corazón aflore y te permita descubrirlo a él durante el día. Ofrece tu día por las intenciones del Papa.

Con Jesús durante el día. «Salió el sembrador a sembrar la semilla...Lo que cae en tierra fértil son los que escuchan la palabra con un corazón bien dispuesto, la retienen y dan fruto gracias a su perseverancia» (cfr Lc 8, 4-15). Dios está en el corazón de cada situación que hoy vives, habla con Él, Centra tu mirada en el bien que descubras y deja pasar lo que no te guste.

Con Jesús por la noche. Califica tu día. ¿Con qué palabra calificarías el día que termina? ¿Qué sucedió en este día para que lo califiques de esa manera? ¿Cómo te sientes en este momento? Agradece el día. La actitud con la que cierres el día de hoy definirá tu mañana. ¿Hay alguien a quién tengas que pedir perdón?

viernes, 16 de septiembre de 2016

El estilo de Jesús




Viernes 16

Con Jesús por la mañana. «Es una historia que sucede cada día en la Iglesia, en cada comunidad. ¿Quién es el más grande de nosotros? ¿Quién manda?' Las ambiciones. En cada comunidad, parroquias o instituciones, siempre estas ganas de trepar, de tener poder… El más grande es el que sirve, el que está al servicio de los otros, no el que se vanagloria, que busca poder, dinero y vanidad, orgullo. No, estos no son los grandes… Este es el mensaje para la Iglesia también hoy. El mundo habla de los que tienen más poder para mandar. Jesús afirma que ha venido al mundo para servir, no para ser servido» (Papa Francisco). Ofrece tu día por las Intenciones del Papa. ¿Contribuyes con tus actitudes a que crezcan los modos evangélicos o por el contrario consientes o alimentas las dinámicas de poder?

Con Jesús durante el día. «A continuación fue recorriendo ciudades y pueblos proclamando la Buena Noticia del reino de Dios. Lo acompañaban los Doce, y algunas mujeres» (Lc 8, 1-3). Ayuda a los demás a crecer, a madurar, a surgir como personas. ¿Percibes la diferencia entre estar al servicio de los demás y hacer que los demás te sirvan?

Con Jesús por la noche. Agradece los encuentros. ¿Con quiénes has compartido tu día? ¿Qué te han dejado esos encuentros? ¿Qué tienes para agradecer a quienes se cruzaron hoy en tu día?

jueves, 15 de septiembre de 2016

¡Enamórate!




Jueves 15

Nuestra Señor a de los Dolores

Con Jesús por la mañana. Nada puede importar más que encontrar a Dios. Es decir, enamorarse de Él de una manera definitiva y absoluta. Aquello de lo que te enamoras atrapa tu imaginación, y acaba por ir dejando su huella en todo. Será lo que decida qué te saca de la cama en la mañana, qué haces con tus atardeceres, en qué empleas tus fines de semana, lo que lees, lo que conoces, lo que rompe tu corazón, y lo que te sobrecoge de alegría y gratitud. ¡Enamórate! ¡Permanece en el amor! Todo será de otra manera. (Pedro Arrupe, SJ). Ofrece tus alegrías y trabajos de este día por las intenciones del Papa. ¿Qué ocupa tu corazón? ¿Qué te enamora? ¿A quién amas con todo tu ser?

Con Jesús durante el día. «Por eso te digo que se le han perdonado numerosos pecados, por el mucho amor que demostró. Pero al que se le perdona poco, poco amor demuestra» (Lc 7, 47). No importa tanto cuánto hagas sino cuánto amor pones en lo que haces. Demuestra tu amor y afecto en los pequeños gestos cotidianos.

Con Jesús por la noche. Repasa y agradece el día. ¿Con qué pensamientos y sentimientos comenzaste el día? ¿Surgió algún pensamiento o sentimiento que te acompañó todo el día? ¿Qué fue lo mejor del día? ¿Qué fue lo desagradable de hoy?

miércoles, 14 de septiembre de 2016

El signo de la Cruz




Miércoles 14

Exaltación de la Santa Cruz

Con Jesús por la mañana. Es verdad. Nos cuesta cargar con nuestra cruz y seguir adelante con Jesús. Desearíamos no tener nuestra cruz a cuestas. Buscamos responsables o echamos culpas a otros. No asumimos nuestras responsabilidades, nos quejamos de nuestras incomodidades y nos olvidamos de los demás centrándonos en nosotros mismos de manera autocompasiva y egoísta. Ofrece lo que vivas hoy por las intenciones del Papa y únete a esta Red Mundial de Oración. Recuerda que Jesús camina contigo y que te ayuda a llevar tu cruz. No te desanimes ante las contrariedades. Jesús te cuida y sostiene.

Con Jesús durante el día. «Dios no envió a su hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por medio de Él» (Jn 3, 17). Acepta tus errores, trabaja en tus fallos, fortalece tus fragilidades y celebra tus logros. Pide perdón si has ofendido y repara el daño que hayas causado.

Con Jesús por la noche. Califica tu día. ¿Con qué palabra calificarías el día que termina? ¿Qué sucedió en este día para que lo califiques de esa manera? ¿Cómo te sientes en este momento? Agradece el día. La actitud con la que cierres el día de hoy definirá tu mañana. ¿Hay alguien a quién tengas que pedir perdón?

martes, 13 de septiembre de 2016

Levántate




Martes 13

Con Jesús por la mañana. Levántate, tú que estás desanimado. Levántate, tú que no tienes más esperanza. Levántate, tú que estás acostumbrado a la miseria y ya no crees que uno puede conseguir algo nuevo. Levántate, porque Dios está a punto de hacer “todas las cosas nuevas”. Levántate, tú que has enterrado los dones de Dios. Levántate, tú que has perdido la confianza de llamar a Dios “Padre”. Levántate, y recobra tu admiración por la bondad de Dios. Levántate, tú que sufres. Levántate, tú a quien la vida parece haberle negado mucho. Levántate, mientras te sientes excluido, abandonado y marginado. Levántate, porque Cristo te ha mostrado su amor y reserva para ti una insospechada posibilidad de plenitud. ¡Levántate! (San Juan Pablo II). Ofrece tu día por las intenciones del Papa. Deja que estas palabras resuenen en tu corazón.

Con Jesús durante el día. «Al verla, el Señor sintió compasión y le dijo: No llores. Se acercó, tocó el féretro, y los portadores se detuvieron. Entonces dijo: Muchacho, yo te lo ordeno, levántate» (Lc 7, 14). No dejes que los problemas o contratiempos te desanimen. ¡Levántate! Ponte de pie, una caída no es derrota. 

Con Jesús por la noche. Haz memoria del día. ¿Cómo estuvo tu día? ¿Con qué ánimo despertaste hoy? ¿Sucedió algo que te cambió el ánimo? ¿Cómo te encuentras ahora al terminar el día? ¿Existe alguien a quien pedir perdón?

lunes, 12 de septiembre de 2016

Iniciativa de Dios





Lunes 12

El Santísimo Nombre de María

Con Jesús por la mañana. No es el comportamiento propio ni los propios méritos los que hacen a María digna de ser amada por Dios. La iniciativa es toda de Dios. El hecho de haber creado a María, de tal manera que hacia ella dirige Dios su amor y su benevolencia, forma parte del misterio y del milagro de la elección y de la atención divinas. Y este hecho es tan característico de la persona de María que el ángel no se dirige a ella con su nombre propio, sino que la llama simplemente «llena de gracia».

Con Jesús durante el día. «Al oírlo Jesús se admiró y volviéndose dijo a la gente que le seguía: Una fe semejante no la he encontrado ni en Israel» (Lc 7, 9). Ten presente qué importantes son los gestos de cariño y de ternura, de amistad y de bondad. ¿Cómo te expresas a los demás?

Con Jesús por la noche. Agradece el día.  Da gracias por los pequeños y grandes momentos que te llenaron de alegría y felicidad. Ahora pregúntate, ¿Cuál fue el momento del día en el que te sentiste pleno? ¿Cuál fue el momento en el que no te sentiste libre?

domingo, 11 de septiembre de 2016

Dios hace fiesta





Domingo 11

Con Jesús por la mañana. «La celebración es parte del reino de Dios. Dios no sólo ofrece perdón, reconciliación y cura, sino que quiere hacer todos estos regalos como muestra de su alegría para todos los que estén presentes… Dios se alegra e invita a que otros se alegren con Él… Dios se alegra. No porque se hayan solucionado los problemas del mundo… sino porque uno de sus hijos que se había perdido ha sido encontrado…». (H. Nouwen). Ofrece tu día por las intenciones del Papa Francisco y por esta Red Mundial de Oración. ¿Qué resuena en tu corazón de esta reflexión?

Con Jesús durante el día. «Había que hacer fiesta porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido, se había perdido y ha sido encontrado» (Lc 15, 32). Hoy, disfruta del día como se te presente y transmite tu alegría a los demás.

Con Jesús por la noche. Repasa tu fin de semana. ¿Qué fue lo más significativo de estos días? ¿Qué cosa te dejo el corazón encendido de felicidad? ¿Qué hubieras deseado que no ocurriera? ¿Alguien necesita que le pidas perdón?

Blogroll