sábado, 12 de noviembre de 2016

Ayuda



Sábado 12

Con Jesús por la mañana: “Trabajar juntos por un mundo mejor exige la ayuda recíproca entre los países, con disponibilidad y confianza, sin levantar barreras infranqueables. Una buena sinergia animará a los gobernantes a afrontar los desequilibrios socioeconómicos y la globalización sin reglas, que están entre las causas de las migraciones, en las que las personas no son tanto protagonistas como víctimas. Ningún país puede afrontar por sí solo las dificultades unidas a este fenómeno que, siendo tan amplio, afecta en este momento a todos los continentes en el doble movimiento de inmigración y emigración”. (Papa Francisco) ¿En cuántas ocasiones has escuchado y atendido las necesidades de los más desamparados de la sociedad? Ofrece tu día y tus acciones por las intenciones del Papa.

Con Jesús durante el día: “Dijo el Señor ¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?” (Lc 18, 7) La oración es un medio que nos ayuda a mirar al otro desde los ojos de Dios. Quien ora es capaz de salir al encuentro del otro, es capaz de brindar una mano solidaria al más desprotegido y desamparado ¿Cómo es la respuesta de tu oración?

Con Jesús por la noche: Explorar tu interioridad. ¿A cuántas personas ayudaste hoy? ¿Qué sentimientos te produjo? Recuerda que “lo más importante no es lo que damos, sino el amor que ponemos al entregarlo” (Madre Teresa).

viernes, 11 de noviembre de 2016

Comparte




Viernes 11

Con Jesús por la mañana: “Jesús es «el evangelizador por excelencia y el Evangelio en persona». Su solicitud especial por los más vulnerables y excluidos nos invita a todos a cuidar a las personas más frágiles y a reconocer su rostro sufriente, sobre todo en las víctimas de las nuevas formas de pobreza y esclavitud. El Señor dice: «Tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme» (Mt 25,35-36)”. (Papa Francisco) Al comenzar el día abre tu corazón para descubrir el rostro de Dios en los más pobres y abre tus manos para compartir y ofrecer con alegría todo lo que eres y si alguien necesita de tus bienes, sé generoso y comparte. Ofrece tu día por las intenciones del Papa.

Con Jesús durante el día: “Quien quiera conservar la vida la perderá, pero quien la pierda la conservará” (Lc 17, 33) Jesús nos invita a estar siempre preparados para el encuentro con Dios y a darlo todo, aun la propia vida. ¿Conservas tu vida egoístamente o la entregas y compartes para construir el Reino?

Con Jesús por la noche: Recoge tu día. ¿En quiénes descubriste el rostro de Jesús? ¿Compartiste tus dones con alegría? ¿En qué necesito crecer para salir más de mí y ver las necesidades de los demás? Agradezco por todo aquello que pude hacer y que ayudó a construir un mundo nuevo.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Sin fronteras



Jueves 10

Con Jesús a la mañana: “Cada uno de ustedes lleva sobre todo una riqueza humana y religiosa, una riqueza para acoger, no para temer. Muchos de ustedes son musulmanes, de otras religiones; vienen de varios países, de situaciones diversas. ¡No debemos tener miedo de las diferencias! La fraternidad nos hace descubrir que son una riqueza, un don para todos” (Papa Francisco) Ofrece tu día por las intenciones del Papa. Que sepamos acoger la diferencia como fuente de riqueza y de compartir. ¿Cómo miras a los extranjeros, los refugiados, los pobres, los que son de otra religión, cultura o barrio?

Con Jesús durante el día: Jesús dijo: “El reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciarán que está aquí o está allí; porque miren, el reino de Dios está dentro de ustedes”. (Lc 17, 21) Jesús está en nuestro corazón en cada oración y le puedes reconocer en los gestos de tus hermanos. ¿Dónde buscas a Dios? ¿Qué haces para el Reino hoy?

Con Jesús a la noche: Mira tu día. ¿Has reconocido a Cristo en tus encuentros hoy? Agradece por este don. Pide aprender a mirar a los demás con más cariño y apertura.


miércoles, 9 de noviembre de 2016

Una casa común




Miércoles 9

Con Jesús por la mañana: “Nuestras sociedades están experimentando, como nunca antes había sucedido en la historia, procesos de mutua interdependencia e interacción a nivel global, que, si bien es verdad que comportan elementos problemáticos o negativos, tienen el objetivo de mejorar las condiciones de vida de la familia humana, no sólo en el aspecto económico, sino también en el político y cultural. Toda persona pertenece a la humanidad y comparte con la entera familia de los pueblos la esperanza de un futuro mejor”. (Papa Francisco) Me dispongo este día a ver a todos los que encuentro como hermanos, ofrecerles una sonrisa, palabra de aliento o cualquier ayuda que necesite y rezar especialmente por los refugiados.

Con Jesús durante el día: “Jesús dijo: no conviertan la casa de mi padre en un mercado” (Jn 2,16) Jesús nos anima a expulsar de nuestros corazones eso que nos impide ser verdaderamente su casa. Y ser constructores con El de una verdadera casa común. Pídele al Señor la gracia de ser hermano de todos.

Con Jesús por la noche: Da gracias y pide luz. Pienso en todas las personas con las que me encontré ¿Pude darles una sonrisa a todos? ¿A quiénes pude ayudar?

martes, 8 de noviembre de 2016

Acogida


Martes 8

Con Jesús por la mañana. “Agradezco a las autoridades y al pueblo jordano la generosa acogida de un número elevadísimo de refugiados provenientes de Siria y de Irak, y extiendo mi agradecimiento a todos aquellos que les prestan asistencia y solidaridad. Pienso también en la obra de caridad que desarrollan instituciones de la Iglesia como Caritas Jordania y otras que, asistiendo a los necesitados sin distinción de credo religioso, pertenencia étnica o ideológica, manifiestan el esplendor del rostro caritativo de Jesús, que es misericordioso”. (Papa Francisco) ¿Estoy abierto a la acogida de mis hermanos/as? Ofrece tu día por las intenciones del Papa para este mes.

Con Jesús por la tarde: “Cuando hayan hecho todo lo mandado, digan: Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer”. (Lc. 17, 10). ¿Sirvo a mis hermanos\as? Mira las horas de tu día y reconoce el servicio que ofreces a los que están a tu alrededor.

Con Jesús por la noche: Agradece el dia. ¿A quién acogiste hoy? ¿Con quién te encontraste hoy? ¿A quién serviste?


lunes, 7 de noviembre de 2016

Recibe



Lunes 7

Con Jesús por la mañana: “Recibir y dar esperanza, acercarse con ternura. Pensemos en la ternura que Jesús tuvo con los apóstoles, con la Magdalena, con aquellos de Emaús. Se acercaba con ternura: ‘Dame de comer’. Con Tomás: 'Mete tu dedo aquí'. El Señor es siempre así. Así es la consolación del Señor. Que el Señor nos dé a todos nosotros la gracia de no tener miedo de la consolación del Señor, la gracia de ser abiertos: de pedirla, buscarla, porque es una consolación que nos dará esperanza y nos hará sentir la ternura de Dios Padre”. (Papa Francisco) Recibe con una sonrisa, con un gesto amable, con amor a todo aquel que se acerca a ti. Ofrece tu día por las intenciones del Papa para este mes.

Con Jesús por la tarde: “Jesús dijo a sus discípulos: Si te ofende 7 veces al día y otras tantas vuelve arrepentido y te dice: Lo siento, perdónalo”. (Lc 17, 4) ¿Tienes algo que perdonar? ¿Tienes algo por lo cual pedir perdón? Anímate a recibir la alegría y el gozo en el corazón que se siente cuando perdonamos o pedimos perdón.

Con Jesús por la noche: Haz memoria de las vivencias de hoy. ¿He recibido al otro hoy? ¿He perdonado? ¿Me sentí perdonado? Converso con Jesús lo que viví y sentí en el día y le pido a María que me ayude a recibir con amor desinteresado a quienes acuden a mí.


domingo, 6 de noviembre de 2016

Esperanza



Domingo 6

Con Jesús por la Mañana: “Estamos invitados a considerar las situaciones de las familias refugiadas, obligadas muchas veces a abandonar con prisa su casa y su patria y a perder cualquier bien y seguridad para huir de violencias, persecuciones o graves discriminaciones por motivos religiosos, étnicos o ideas políticas. Muchos hermanos se alejan de sus hogares, de sus raíces, pero con la ilusión de volver al lugar que les dio vida, en donde encuentran verdadera paz y amor. Les deseo que regresen, que puedan regresar”. (Papa Francisco) Ofrece tu día por las intenciones del Papa y pidamos para que las personas mantengan la esperanza.

Con Jesús durante el día: “El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, no es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos”. (Lc 20, 18) ¿Das esperanza a los demás? Experimenta al Dios vivo y que vivifica.

Con Jesús por la noche: Repasa tu fin de semana. ¿Qué fue lo más esperanzador de estos días? ¿Qué cosa te dejó el corazón encendido de felicidad?


Blogroll