sábado, 19 de noviembre de 2016

Dar sin esperar




Sábado 19

Con Jesús por la mañana: “Los derechos humanos se violan no solo por el terrorismo, la represión, los asesinatos…sino también por la existencia de condiciones de extrema pobreza y estructuras económicas injustas que originan las grandes desigualdades”. (Papa Francisco). ¿Espero mucho de las autoridades o realizo también acciones para crear un mundo más justo? ¿Qué estoy haciendo yo en mi entorno para hacer que el mundo sea más justo y más humano?

Con Jesús durante el día: "No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos." (Lc 20,38). No importa cuánto das, sino cuanto amor le pones cuando das (Madre Teresa de Calcuta) Aprovecha el día para interesarte en aquellos que necesitan de tu auxilio, de tu entrega misericordiosa, de esa manera sentirás la presencia del Dios vivo en tu vida y en la de los demás.

Con Jesús por la noche: Explora tu interioridad. Agradécele al Señor por su presencia generosa en los pequeños detalles de tu día. Reconoce la importancia de tu entrega generosa a los demás. Pregúntate ¿cómo te sentiste siendo pan partido para los demás?

viernes, 18 de noviembre de 2016

Cercanía



Viernes 18

Con Jesús por la mañana: “La Iglesia sin fronteras, madre de todos, extiende por el mundo la cultura de la acogida y de la solidaridad, según la cual nadie puede ser considerado inútil, fuera de lugar o descartable. Si vive realmente su maternidad, la comunidad cristiana alimenta, orienta e indica el camino, acompaña con paciencia, se hace cercana con la oración y con las obras de misericordia”. (Papa Francisco) Al comenzar en esta mañana imagina que no tienes fronteras, que siempre puedes ir más allá y que todos y todas pueden encontrar un lugar en tu vida. Vive tu día siendo cercano en especial con aquellos más excluidos. Ofrece tu día por las intenciones del Papa.

Con Jesús durante el día: “Jesús entró en el templo y se puso a echar a los mercaderes diciéndoles: está escrito que mi casa es casa de oración y ustedes la han convertido en cueva de asaltantes” (Lc 19,45-46). El templo es lugar de oración, Jesús se presenta como el nuevo espacio de encuentro de Dios con el ser humano. El Papa Francisco nos invita a salir de nuestros espacios seguros e ir al encuentro de los más alejados. ¿Tu relación con Jesús se concreta de alguna manera en el encuentro cercano con los más alejados?

Con Jesús por la noche: Recoge tu día. Agradece y celebra todos los encuentros vividos desde la cercanía y el servicio a Dios. Pide perdón por todo aquello que te alejo y que no te permitió salir de ti mismo.


jueves, 17 de noviembre de 2016

No te midas



Jueves 17

Con Jesús a la mañana: “La sola acogida no basta. No basta con dar un bocadillo si no se acompaña de la posibilidad de aprender a caminar con las propias piernas. La caridad que deja al pobre así como es, no es suficiente. La misericordia verdadera, la que Dios nos dona y nos enseña, pide la justicia, pide que el pobre encuentre el camino para ya no ser tal”. (Papa Francisco) Cuando ofreces tu día, comienza pidiendo por las intenciones del Papa y cuando te dirijas a tus hermanos, hazlo sin medir el amor y el servicio hacia ellos.

Con Jesús durante el día: “En aquel tiempo, al acercarse Jesús a Jerusalén y ver la ciudad, dijo llorando: ¡Si al menos tú comprendieras en este día lo que conduce a la paz! Pero no: está escondido a tus ojos”. (Lc 19, 41-42) El Señor nos llama a no cegarnos en nosotros mismos sino a mirar a quien ha sufrido y sufre en nuestro entorno para ahí hallar la paz para todos. ¿Quién es este hermano que sufre y que no quieres ver?

Con Jesús a la noche: Mira tu día. ¿Has dado todo para los demás? ¿O has puesto límites para amar y servir a quien te necesitó? Jesús nos invita a acompañar a nuestros hermanos sin límites. Pide perdón si no serviste como él nos pide. Intenta en adelante dar cada día todo de ti con amor y por amor a tus hermanos.


miércoles, 16 de noviembre de 2016

Encuentro



Miércoles 16

Con Jesús por la mañana: “Si, por un lado, las migraciones ponen de manifiesto frecuentemente las carencias y lagunas de los estados y de la comunidad internacional, por otro, revelan también las aspiraciones de la humanidad de vivir la unidad en el respeto de las diferencias, la acogida y la hospitalidad que hacen posible la equitativa distribución de los bienes de la tierra, la tutela y la promoción de la dignidad y la centralidad de todo ser humano”. (Papa Francisco) ¿Reconoces al hermano que necesita tu atención? Saluda y sonríe como Jesús mismo lo haría. Pide a Jesús asumir sus sentimientos, para salir al encuentro del hermano.

Con Jesús durante el día: “Jesús dijo: al que produce se le dará más, pero al que no tiene se le quitará aun lo que tiene” (Lc 19, 26) ¿Eres consciente de los bienes que recibes? ¿Lo compartes con los demás? Ponte al servicio de los hermanos más carentes, sufrientes, marginados, que viven en soledad.

Con Jesús por la noche: Da gracias y pide luz. ¿Qué actitudes tuyas no contribuyeron a construir un mundo mejor? ¿Cuáles si? Ofrece tu descanso al Señor para amanecer con nuevo ánimo para buscar en todo hacer su voluntad.


martes, 15 de noviembre de 2016

Entrega



Martes 15

Con Jesús por la mañana: “Les pido que se unan a mi oración por la paz. Puedan hacerlo ofreciendo a Dios sus afanes cotidianos, y así su oración será particularmente valiosa y eficaz. Les animo a colaborar con su esfuerzo y sensibilidad, en la construcción de una sociedad respetuosa de los más débiles, de los enfermos, de los niños de los ancianos. A pesar de las dificultades de la vida, sean signos de esperanza”. (Papa Francisco)

Con Jesús durante el día: “Zaqueo dijo a Jesús: “Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y a quien haya exigido algo injustamente le devolveré cuatro veces más” (Lc 19, 8) ¿Alguna vez has quitado a alguien injustamente lo que le pertenece?

Con Jesús por la noche: Agradece el día. ¿Has estado al servicio de los más necesitados? ¿Lo has hecho con alegría y sin esperar nada a cambio? Pídele a Jesús experimentar su amor por ti.


Gratuidad




Lunes 14

Con Jesús por la mañana: “Los refugiados, se encuentran a menudo carentes, a veces durante mucho tiempo, de los bienes primarios: vivienda digna, asistencia sanitaria, educación, trabajo. Tuvieron que abandonar no sólo bienes materiales, sino, principalmente, la libertad, la cercanía de los familiares, su entorno de vida y las tradiciones culturales. Las condiciones degradantes en las que muchos refugiados tienen que vivir son intolerables. Por eso es preciso hacer todo esfuerzo para eliminar las causas de esta realidad. Aliento a todos los que están trabajando generosa y lealmente por la justicia y la paz a no desanimarse. (Papa Francisco) Oremos por quienes gobiernan para que puedan escuchar la voz de quienes claman compasión. Ofrece tu día por las intenciones del Papa para este mes.

Con Jesús por la tarde: “Dijo Jesús al ciego: ¿Qué quieres que haga por ti? Le respondió: Señor que vea” (Lc 18, 41) Jesús ofrece el don de Dios con gratuidad ¿Ofreces los dones que tienes tú? Pide tener los mismos sentimientos de Jesús.

Con Jesús por la noche: Haz memoria de las vivencias de hoy. ¿He dado a conocer la gratuidad del amor de Dios con la mirada, con los gestos con las palabras?

domingo, 13 de noviembre de 2016

Refugia



Domingo 13

Con Jesús por la mañana: “La Sagrada Familia de Nazaret ha tenido que vivir la experiencia del rechazo al inicio de su camino: María «dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada» (Lc 2,7). Es más, Jesús, María y José han experimentado lo que significa dejar su propia tierra y ser emigrantes: amenazados por el poder de Herodes, fueron obligados a huir y a refugiarse en Egipto (cf. Mt 2,13-14). Pero el corazón materno de María y el corazón atento de José, Custodio de la Sagrada Familia, han conservado siempre la confianza en que Dios nunca les abandonará”. (Papa Francisco) Refugia, en tu corazón cabe gente. Ofrece tu día por las intenciones del Papa.

Con Jesús por la tarde: Dice el Señor: “No se aterren; porque es necesario que sucedan primero estas cosas, pero el fin no es inmediato”. (Lc 21,9) No tengamos miedo, nos desafía a seguir en la vocación del servicio, que sigamos albergando, refugiando, llevando a Cristo con nuestros labios y nuestras manos. Durante el día, contempla el evangelio y pregúntate ¿Qué me quiere decir Dios con estas palabras?

Con Jesús por la noche: Repasa tu fin de semana. ¿Pude sentir a Jesús caminando conmigo? ¿Me descubro llamado a refugiar? ¿Tengo la valentía para refugiar? Pide al Padre que te vaya guiando en su camino.


Blogroll