sábado, 24 de diciembre de 2016

Esperanza y amor



Sábado 24

Nochebuena

Día 9 

Con Jesús por la mañana. «Una fe viva, un amor sin límites y una esperanza firme, son el incienso, el oro y la mirra que nos dan ánimo para vivir y el coraje para no decaer. El amor y la esperanza son las alas que nos levantan cuando hemos tropezado. Si amamos a Dios, nos amamos a nosotros mismos y amamos a los demás. Y podemos lograr lo que sugiere San Pedro en su primera carta: “estad siempre dispuestos a dar razón de vuestra esperanza. Con dulzura, respeto y con una buena conciencia”. (1 Pe 3,16). Si encendemos la llama de la esperanza y el fuego del amor, su luz radiante brillará en el nuevo año después de que se apaguen las luces de la navidad.» (P.S.Donoso Brand) Ofrece esta vigilia de la navidad por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta Nochebuena?  

Con Jesús por la tarde. «Estando en Belén, le llegó la hora del parto y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no habían encontrado sitio en la posada» (Lc, 2, 6-7). Hoy es día especial. Estarás con mucho trabajo disponiendo todo para la cena, pero no olvides que es el niño Jesús quién nacerá en tu corazón. Repite al ritmo de la respiración «Señor, que mi corazón sea tu albergue hoy”

Con Jesús por la noche. Agradece y entrega el día. Busca un lugar tranquilo, respira hondo y hazte consciente que estás en presencia de Jesús. Da gracias por el día vivido. ¿Cómo te sientes en este momento? ¿Qué hecho quedó resonando en tí? Tómate un momento. ¿Qué quieres entregar a Jesús?  

viernes, 23 de diciembre de 2016

Fe



Viernes 23

Nacimiento de Juan Bautista

Día 8 

Con Jesús por la mañana. «Una fe es firme cuando nace de la relación amistosa con el Señor. Una fe que es auténtica se expresa en buenas obras. La religión cristiana no es catálogo de prohibiciones ni un conjunto de rezos, ritos y tradiciones. Nuestra religión católica es una gran afirmación: Amar. Necesitamos cultivar la fe de personas como Juan, el bautista, y poner en práctica con gestos concretos, la fe que profesamos.  Necesitamos una fe testimonio del amor que Dios hace nacer en nosotros.» (P.S.Donoso Brand) Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Todos los vecinos quedaron asombrados; lo sucedido se contó por toda la serranía de Judea y los que lo oían reflexionaban diciéndose: ¿Qué va a ser este niño? Porque la mano del Señor lo acompañaba.” (Lc 1, 65-66). Reflexiona en este octavo día de la novena, ¿en qué acontecimientos se te ha hecho presente Dios? ¿Qué novedad te ha traído el día?

Con Jesús por la noche. Haz memoria del día. Tu vida diaria tiene un comienzo, un proceso y un final. Es importante recordar cómo iniciaste el día y cómo estás terminando. ¿Con qué sentimientos y pensamientos iniciaste el día? ¿Qué te afectó durante el día? ¿Cómo describirías los que sientes “aquí y ahora”?  

jueves, 22 de diciembre de 2016

Generosidad



Jueves 22

Día 7

Con Jesús por la mañana. «Es en la capacidad de dar con desinterés donde el amor le gana al egoísmo. Es en la entrega generosa de nosotros mismos donde se muestra la profundidad de un amor que no se agota en las palabras. Y eso es lo que celebramos en la navidad: el gesto de un Dios que se da a sí mismo. Aprendimos qué es amar cuando sabemos compartir, cuando damos lo mejor de nosotros mismos en lugar de dar sólo cosas. Entrégate a ti mismo dando cariño, afecto, ternura y perdón; da de tu tiempo y llenarás el corazón de los demás de la verdadera alegría y esperanza. Te quieren y necesitan a ti, no lo que les puedes dar. Decía San Juan de la Cruz: donde no hay amor pon amor, y sacarás amor.» (P.S.Donoso Brand). Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa: Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados.  Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Mi alma canta la grandeza del Señor, mi espíritu se regocija de gozo en Dios mi Salvador, porque miró con bondad la pequeñez de su servidora, en adelante me llamarán feliz» (Lc 1,46-48). Da gracias por tus amigos, por las personas que te quieren bien. Reza por esas personas que te enseñan qué significa ser generosa.

Con Jesús por la noche. Da gracias y pide luz. Dios estuvo hoy contigo, la riqueza y la sabiduría interior crecerán, si reconoces el paso de Dios por los acontecimientos que vives. Agradece las vivencias, experiencias, encuentros, lugares, personas de hoy. Pide luz… ¿De qué te hiciste consciente hoy? ¿Alguien necesita que le pidas perdón? ¿Hay necesidad de enmendar algo?  

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Sencillez




Miércoles 21

Día 6

Con Jesús por la mañana. «El tiempo de preparación para el nacimiento de Jesús es una buena época para desterrar el orgullo y ser más conscientes de los males que acarrean la soberbia. Ninguna virtud nos hace mejores personas y nos acerca tanto a los demás como es la sencillez. Y ningún defecto es más despreciable que la arrogancia y altanería. El amor sólo reina en los corazones humildes, capaces de reconocer sus limitaciones y de perdonar su altivez. Gracias a la humildad es como actuamos con delicadeza, sin creernos más que nadie, imitando la sencillez de un Dios que “se despojó de sí mismo y tomó la condición de siervo” (Fil 2, 6.-1). Crecer en sencillez es un estupendo regalo para nuestras relaciones. Recordemos que en la pequeñez está la verdadera grandeza y que el orgullo acaba con el amor.» (P.S.Donoso Brand). Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Isabel exclamó con voz fuerte: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?» (Lc 1, 42-43). ¡Tu vida es un regalo para este mundo! Tu presencia hace más bello este mundo pues eres mensaje de Dios. Acércate a tus hermanos con sencillez de corazón.

Con Jesús por la noche. Agradece los encuentros. Trae a la memoria las personas que hoy encontraste. ¿Recuerdas algún encuentro de manera especial? ¿Qué te ha hecho sentir? ¿Qué conversación recuerdas especialmente? ¿Por quiénes quieres agradecer?  

martes, 20 de diciembre de 2016

Diálogo


Martes 20

Día 5. 

Con Jesús por la mañana. «El diálogo sereno, que brota de un sincero amor y de un alma en paz, es el mejor regalo que nos podemos dar en este tiempo de preparación a la Navidad. Si aprendes a dialogar sin gritar, ni acusar, tu casa será un lugar donde todos se sientan “en casa”. Los malos tratos o las ofensas convierten tu hogar en un lugar vacío de afecto, y hace que todos se sientan como extraños viviendo bajo un mismo techo. Dios nos concede a todos, el don de comunicarnos sin ofensas, sin juicios, sin altanerías. Dialoga con apertura de corazón y escucha con generosa acogida y aceptación. No te dejes llevar por el enojo, calma tu corazón antes de hablar.» (P.S.Donoso Brand) Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Entró el ángel a donde estaba María y le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo» (Lc, 1, 28). Dialoga, conversa, comunícate con los demás sin quejarte. Anímate a compartir aquellas que cosas que alegran el corazón.


Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu día. Busca aquietarte. Repasa el día vivido. ¿Hubo algún acontecimiento que te afectó en especial durante el día? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Qué ha sido lo más significativo de tu día? Mirando lo vivido, ¿Qué nombre pondrías a tu día? ¿Por qué?  


lunes, 19 de diciembre de 2016

Sinceridad



Lunes 19

Día 4. 

Con Jesús por la mañana. «Con la sinceridad ganamos la confianza, y sobre la confianza se edifica la unidad y entendimiento. El amor nos enseña a actuar de manera contraria a los egoístas y los soberbios que creen que su verdad es la Verdad. Si la Navidad nos hace personas sinceras que buscan la verdad es una buena Navidad. Nos preparamos para recibir a Jesús, luz verdadera, que viene a este mundo (Juan 1,9). Luz verdadera que nos aleja de las tinieblas de la mentira, del engaño y la falsedad para ponernos en camino hacia la verdad y la vida. ¡Que tu amor esté siempre encendido por la luz de la sinceridad y la verdad! Obrando así ganarás la confianza de los demás.» (P.S.Donoso Brand) Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Cuando Zacarías salió no podía hablar, y ellos adivinaron que había tenido una visión en el santuario. Él les hacía señas y seguía mudo» (Lc 1, 22). Habla con sinceridad sin faltar a la caridad. Exprésate sin imponer tu parecer. Actúa con ternura.

Con Jesús por la noche. Agradece lo vivido hoy. Haz la señal de la cruz. Respira hondo. Pide cuentas a tu corazón de lo que has vivido desde la hora en que te levantaste. ¿Qué lugares has recorrido? ¿Qué momento te ha llenado de felicidad? ¿En qué momento has sentido agobio? ¿Qué quieres agradecer a Dios?  

domingo, 18 de diciembre de 2016

Respeto



Domingo 18

Día 3. 

Con Jesús por la mañana. «El respeto hacia los demás es signo del reconocimiento de la dignidad de la persona hecha a imagen y semejanza de Dios, aunque esté equivocada. El respeto es lo que nos permite valorar las diferencias, como lo hace un pintor con los colores o un músico con las notas o ritmos. Amar respetuosamente es contrario a juzgar a los demás, a manipularlos o moldearlos a nuestra imagen y semejanza. Respeto, es lo que hace Jesús cuando conversa amablemente con la mujer samaritana. Es un diálogo sin reproches, sin condenas y en el que brilla la luz de una delicada tolerancia. Jesús no aprueba los actos de la mujer, pero en lugar de juzgarla la felicita por su sinceridad. Sé respetuoso si de verdad quieres entenderte con los demás.» (P.S.Donoso Brand) Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa. Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?

Con Jesús por la tarde. «Cuando José se despertó del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado y recibió a María como esposa. Y sin haber mantenido relaciones dio a luz un hijo, al cual llamó Jesús» (Mt, 1, 24-25). En este tercer día de la novena busca ser comprensivo y tolerante con los demás. No juzgues al que piensa distinto.

Con Jesús por la noche. Repasa tu semana. Jesús te acompañó toda la semana, estuvo contigo y permanece en ti. Repasa la semana día por día, para reconocer a Dios en todas las cosas. ¿Qué sentimiento predominó? ¿En qué momentos te has sentido pleno? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente?  

Blogroll