martes, 17 de octubre de 2017

Nunca olvidar al hombre



Día 17

Con Jesús por la mañana. “¡Este es el imperativo! Amar y servir al hombre con conciencia, responsabilidad, disponibilidad. Trabajar para el que trabaja y no olvidar al que quisiera trabajar y no puede hacerlo. Y ello no como obra de solidaridad, sino como deber de justicia y de subsidiariedad. Sostener a los más débiles, para que a nadie le falte la dignidad y la libertad de vivir una vida auténticamente humana” (Papa Francisco). ¿Cuidas a quienes trabajan contigo, te interesas por ellos? ¿Procuras su desarrollo y crecimiento personal y laboral? Oremos con el Papa por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. “Pero el Señor le dijo: Ustedes los fariseos limpian por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de robos y malicia. ¡Insensatos! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro?” (Lc 11, 39-40). ¿Compartes en tu servicio apostólico y en tu trabajo con quienes mantienes diferencia de criterio? ¿Escuchas con atención a quien piensa diferente? La coherencia es una virtud práctica. Pide a Dios: “Señor, muéstrame mis incoherencias” mientras renuevas el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Detente. Tómate un momento y sé consciente de lo que has vivido hoy. ¿Qué te llena de alegría? ¿Qué te hace perder la paz? ¿Dónde tienes puesto tu corazón? No se puede sentir plenitud interior si no sabemos hacia dónde va nuestra vida.

lunes, 16 de octubre de 2017

Nuestra misión



Día 16

Con Jesús por la mañana. “La misión de acuerdo a cada carisma particular es la que nos recuerda que fuimos invitados a ser levadura de esta masa concreta. La misión es ponernos con Jesús en medio de su pueblo. No como voluntaristas de la fe, sino como hombres y mujeres que somos continuamente perdonados, ungidos en el bautismo para compartir esa unción y el consuelo de Dios con los demás” (Papa Francisco). Eres apóstol llamado a ser Buena Noticia para los demás. Pon alegría en tus tareas y en los encuentros con tus hermanos. Ofrece lo que vivas por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “La multitud se aglomeraba y él se puso a decirles: Esta generación es malvada: reclama una señal, y no se le concederá más señal que la de Jonás” (Lc 11, 29). Descubre los detalles de amor con que el Señor embellece tu día, una sonrisa, un abrazo, una mirada. La vida de fe está hecha de signos sencillos. Con mucho amor di a Jesús: “Enséñame Señor a verte en las cosas simples de cada día”, mientras actualizas el propósito para este día.

Con Jesús por la noche. Explorar tu interioridad. Agradece el día que termina. ¿Qué sentimientos estuvieron presentes durante el día? ¿Qué temores tienes? ¿Cuáles son las situaciones que te hacen feliz? ¿Cuidas de aquello que te hace feliz?

domingo, 15 de octubre de 2017

Amen la dureza la vida



Día 15

Con Jesús por la mañana. “Hemos conocido ambientes magníficos de juventud trabajadora, que no sólo soporta y conoce la dura seriedad de la vida, con sus inevitables fatigas, sus compromisos y sus privaciones, sino que ama esta seriedad, cree un deshonor faltar a sus exigencias, las llena de pensamientos precisos y humanos, les imprime, como puede, un designio personal, les infunde un alma religiosa que la sostiene, ennoblece y santifica” (Pablo VI). Agradece por los jóvenes que entregan su vida con alegría en el trabajo cotidiano y únete en oración por la intención de este mes. Haz click y comparte en las redes.

Con Jesús por la tarde. “Jesús tomó la palabra y habló en parábolas: La boda está preparada, pero los invitados no se la merecían. Vayan ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encuentren invítenlos a la boda” (Mt 22, 8-9). ¿Valoras el profundo amor que Dios te tiene? ¿Demuestras con gestos y palabras a tus hermanos que ellos son también amados de Dios? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, ayúdame a no ser indiferente a tu invitación”. Renueva el propósito de este día.

Con Jesús por la noche. Serénate. ¿Cómo ha sido tu fin de semana? ¿Qué momentos te han enriquecido? ¿Has actuado mal con alguna persona? ¿Cómo te dispones a comenzar tu semana? Cierra los ojos, respira hondo y busca la quietud interior para encontrarte con Dios.

sábado, 14 de octubre de 2017

Luz encarnada



Día 14
  
Con Jesús por la mañana. “La luz se ha convertido en una persona que nosotros podemos ver, tocar, oír, besar. Todo su ser está iluminado desde dentro, y cada uno de sus gestos trasluce la vida de Dios que ha bajado hasta nosotros” (B. González Buelta sj). Jesús es la luz, que se hace presente en el que sufre y en aquellos que ayudan a aliviar el dolor de sus hermanos. Lleva los gestos de Jesús a tus hermanos, abraza y alivia a quien sufre cerca de ti. Ofrece lo que vivas por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. “Él replicó: ¡Dichosos, más bien, los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!” (Lc 11, 28). El seguimiento del mensaje de Jesús nos une como hijos de un mismo Padre. ¿Es tu vida tierra fértil para acoger la Buena Noticia? Deja resonar en tu corazón el piropo de Jesús: “Feliz de ti hijo mío porque escuchas mi Palabra y la pones en práctica”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Ser más consciente. ¿Crees que vas creciendo interiormente? ¿Sientes que aumenta tu esperanza, tu amor y caridad? ¿Qué te llena la vida de plenitud? Entrega esta noche a tu Padre del cielo tus preocupaciones.

viernes, 13 de octubre de 2017

Construir el bien común



Día 13
  
Con Jesús por la mañana. “Es imperioso que los gobernantes y los poderes financieros levanten la mirada y amplíen sus perspectivas, que procuren que haya trabajo digno, educación y cuidado de la salud para todos los ciudadanos” (Papa Francisco). Únete en oración a miles de hermanos en la Red “Por el mundo del trabajo, para que a todos les sean asegurados el respeto y la protección de sus derechos y se dé a los desempleados la oportunidad de contribuir a la construcción del bien común”. Haz click y comparte en las redes.

Con Jesús por la tarde. “Él leyendo sus pensamientos les dijo: -El que no está conmigo está contra mí. El que no recoge conmigo desparrama (Lc 11, 23)”. Jesús te invita a seguirlo en libertad en tus ámbitos cotidianos. ¿Pones atención a las manifestaciones de Dios en tu vida? ¿Sigues la bandera de Jesús o la del mal espíritu? Di a Jesús: “Señor quiero seguirte”, mientras continúas orando en medio de tus ocupaciones por la intención del mes.

Con Jesús por la noche. Vivir en la verdad. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es vivir en la verdad porque eso nos hace realmente libres.

jueves, 12 de octubre de 2017

Navegar



Día 12
  
Con Jesús por la mañana. “Navegar es una opción preferencial por los pobres, no sabemos adónde nos puede llevar. No somos dueños del mar, de sus corrientes y de sus olas, de sus tormentas y de sus calmas, pero sí podemos aprender a navegar en comunidad, de día y de noche, con las velas recogidas y con las velas desplegadas” (B. González Buelta sj). Navega en tu realidad. Eres peregrino y tus decisiones hacen la ruta. Revisa tus decisiones de este tiempo ¿A dónde te llevan? ¿Tomas compromisos con tus hermanos necesitados? Ofrece tu día por la intención del Papa para este mes.

Con Jesús por la tarde. “Y yo les digo: Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá, porque quien pide recibe, quien busca encuentra, a quien llama se le abre” (Lc 11, 5-13). ¿Cómo actúas ante los fracasos? ¿Persistes en el desánimo? Valoras la perseverancia en el trabajo, en la vida de oración, en el apostolado más allá de los frutos inmediatos. Repite al ritmo de tu respiración: “Dame fortaleza para continuar caminando en tu nombre”.

Con Jesús por la noche. ¿Qué viviste hoy? ¿Qué sentimiento identificas al terminar el día? ¿De qué estás agradecido hoy? ¿Qué situaciones te han entristecido hoy? ¿Qué te hubieras gustado que fuera diferente?

miércoles, 11 de octubre de 2017

¿Por qué oro?



Día 11
  
Con Jesús por la mañana. “Porque creo en un Dios que nos ama con amor eterno y desea que seamos sus socios y amigos. Oro, en otras palabras, porque Dios me ha hecho para eso” (William A. Barry sj). Orar es relacionarse con Dios, conversar con Él. Admirar la naturaleza, abrazar con ternura, sonreír, agradecer, trabajar con alegría, disfrutar la belleza. La vida puede ser oración. ¡Habla con Dios de lo que vives, y estarás haciendo oración! Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Jesús les contestó: Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino” (Lc 11, 2). Dios es tu Padre y te ama como a su hijo ¿Te sientes en esa confianza de hijo predilecto? ¿Persistes en las angustias y preocupaciones o puedes soltarte en manos de Dios? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, ayúdame a vivir como tu hijo amado” mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Recuerda a las personas y agradece. Trae a la memoria las personas con las que has compartido hoy. ¿Qué te han dejado? ¿Cómo ha sido ese encuentro? ¿Qué les agradeces? Aún las situaciones difíciles nos dejan enseñanzas.

martes, 10 de octubre de 2017

Solos, sin un Salvador amoroso



Día 10

Con Jesús por la mañana. “La vida se convierte en una carga insoportable cuando perdemos el contacto con la presencia de un Salvador amoroso y no vemos más que el hambre que hay que aliviar, la injusticia que hay que corregir… las soledades que hay que remediar. Problemas críticos todos ellos y que los cristianos tienen que tratar de resolver” (Henri Nouwen). ¿Qué haces tú por los que necesitan tu ayuda? Hoy, da de comer a un hambriento, acompaña al que está solo, viste al desnudo, visita un enfermo, escucha al que sufre y ofrece el gesto por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “El Señor le respondió: Marta, Marta, te preocupas y te inquietas por muchas cosas, cuando una sola es necesaria. María escogió la mejor parte y no se la quitarán” (Lc 10, 41-42). Trabaja con esmero, pero sin ansiedades. Tómate un tiempo para descansar y aquietar el corazón. Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, enséñame a descansar contigo”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Detente. Tómate un momento y sé consciente de lo que has vivido hoy. ¿Qué te llena de alegría? ¿Qué te hace perder la paz? ¿Dónde tienes puesto tu corazón? No se puede sentir plenitud interior si no sabemos hacia dónde va nuestra vida.

lunes, 9 de octubre de 2017

Realidad salvadora



Día 9

Con Jesús por la mañana. “Cuando una comunidad o una familia se abre al pueblo pobre con sus verdaderos problemas y necesidades, se deja entrar dentro una realidad dura, pero también salvadora. El pueblo no es solo carencia y necesidad; es también dignidad, justicia y fortaleza de vida" (B. González Buelta sj). El amor es acercarse a los que menos tienen, para “amar y compartir” y no sólo para “dar cosas”. Acércate a una persona que necesite de ayuda, habla con ella, escúchala. ¡Interésate por su vida! Ofrece lo que vivas por la intención del Papa para este mes.

Con Jesús por la tarde. “Jesús le dijo: ¿Quién de los tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los asaltantes? Contestó: El que lo trató con misericordia. Y Jesús le dijo: ve y haz tú lo mismo” (Lc 10, 36-37). La misericordia ha de marcar tus actitudes con tus hermanos. ¿Ayudas a quien te lo pide? ¿Estás atento a las necesidades de los cercanos? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, dame la gracia de actuar siempre con misericordia”. Ten presente el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Explorar tu interioridad. Agradece el día que termina. ¿Qué sentimientos estuvieron presentes durante el día? ¿Qué temores tienes? ¿Cuáles son las situaciones que te hacen feliz? ¿Cuidas de aquello que te hace feliz?

domingo, 8 de octubre de 2017



Día 8

Con Jesús por la mañana. “El trabajo es un bien de todos, que debe estar al alcance de todos. La fase de grave dificultad y desocupación se debe afrontar con los instrumentos de la creatividad y la solidaridad. La creatividad de empresarios y artesanos valientes, que miran al futuro con confianza y esperanza. Y la solidaridad entre todos los componentes de la sociedad" (Papa Francisco). El trabajo es oportunidad para edificar la vida de muchos. Pon tus talentos al servicio de tus compañeros, ayuda a que otros hagan bien su trabajo sin esperar recompensa. Ofrece lo que vivas por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Por eso les digo que a ustedes les quitarán el Reino de Dios y se lo darán a un pueblo que produzca sus frutos” (Mt 21, 43). ¿Das con generosidad o retaceas midiendo y cuidando lo que entregas? ¿Tienes actitud competitiva en tu trabajo o es para ti un modo de amar y servir? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, dame la valentía para servir y dar frutos en abundancia”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Serénate. ¿Cómo ha sido tu fin de semana? ¿Qué momentos te han enriquecido? ¿Has actuado mal con alguna persona? ¿Cómo te dispones a comenzar tu semana? Cierra los ojos, respira hondo y busca la quietud interior para encontrarte con Dios. 

sábado, 7 de octubre de 2017

Más cerca de Dios



Día 7

Con Jesús por la mañana. “Los agricultores, gente sobria, y correcta... menos conocida que la escuadra de trabajadores de la industria, pero no menos laboriosa y tenaz, y con problemas ahora más urgentes e inaplazables… la gente del campo está más cerca de Dios, lo siente presente a su alrededor junto a sus familiares y en sus trabajos, en el silencio del alba de cada día, cuando el arduo trabajo anuncia un día lleno de fatigas" (Pablo VI). Busca a Dios en las cosas sencillas, el amanecer, el canto de un pájaro, los aromas, los encuentros. Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “En aquella ocasión dijo: Te alabo Padre, Señor de Cielo y Tierra, porque ocultando estas cosas a los sabios y entendidos, se las diste a conocer a la gente sencilla” (Lc 10, 21). ¿Eres modesto en el trato con los hermanos? ¿Habitúas a pedir permiso, decir por favor y agradecer? ¿Valoras lo que cada uno puede dar o actúas con exigencia e impaciencia? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, dame a saborear la sencillez de corazón”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Ser más consciente. ¿Crees que vas creciendo interiormente? ¿Sientes que aumenta tu esperanza, tu amor y caridad? ¿Qué te llena la vida de plenitud? Entrega esta noche a tu Padre del cielo tus preocupaciones.

viernes, 6 de octubre de 2017

El trabajo es un bien común



Día 8

Con Jesús por la mañana. “El trabajo es un bien de todos, que debe estar al alcance de todos. La fase de grave dificultad y desocupación se debe afrontar con los instrumentos de la creatividad y la solidaridad. La creatividad de empresarios y artesanos valientes, que miran al futuro con confianza y esperanza. Y la solidaridad entre todos los componentes de la sociedad" (Papa Francisco). El trabajo es oportunidad para edificar la vida de muchos. Pon tus talentos al servicio de tus compañeros, ayuda a que otros hagan bien su trabajo sin esperar recompensa. Ofrece lo que vivas por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Por eso les digo que a ustedes les quitarán el Reino de Dios y se lo darán a un pueblo que produzca sus frutos” (Mt 21, 43). ¿Das con generosidad o retaceas midiendo y cuidando lo que entregas? ¿Tienes actitud competitiva en tu trabajo o es para ti un modo de amar y servir? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, dame la valentía para servir y dar frutos en abundancia”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Serénate. ¿Cómo ha sido tu fin de semana? ¿Qué momentos te han enriquecido? ¿Has actuado mal con alguna persona? ¿Cómo te dispones a comenzar tu semana? Cierra los ojos, respira hondo y busca la quietud interior para encontrarte con Dios.

La dignidad del hombre



Día 6

Con Jesús por la mañana. “He escuchado a algunos jóvenes obreros que están sin trabajo, y me han dicho: «Padre, en casa —mi esposa, mis hijos— comemos todos los días, porque en la parroquia, o en el club, o en la Cruz Roja nos dan de comer. Pero, Padre, yo no sé lo que significa traer el pan a casa, y tengo necesidad de comer, pero necesito tener la dignidad de llevar el pan a casa" (Papa Francisco). En esta jornada mundial dedicada a orar por la intención del Papa, ora para que se dé a los desempleados la oportunidad de contribuir a la construcción del bien común.

Con Jesús por la tarde. “Y dijo a sus discípulos: El que a ustedes escucha a mí me escucha; el que a ustedes desprecia a mí me desprecia; y quien a mí me desprecia, desprecia al que me envió” (Lc 10,16)). Tómate un momento para aquietar tu alma, repasar lo vivido hasta este momento, y recuperar la calma para continuar el día. Pide al Señor: “Señor descubra tu presencia y te reciba en cada cosa que me des a vivir”.

Con Jesús por la noche. Vivir en la verdad. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es vivir en la verdad porque eso nos hace realmente libres.

jueves, 5 de octubre de 2017

Armonía y paz



Día 5
  
Con Jesús por la mañana. “San Francisco es testigo del respeto por todo, de que el hombre está llamado a custodiar al hombre, de que el hombre está en el centro de la creación, en el puesto en el que Dios – el Creador – lo ha querido, sin ser instrumento de los ídolos que nos creamos” (Papa Francisco). ¿Cómo tratas a las personas con quienes trabajas? ¿Priorizas el bienestar y el crecimiento de tus hermanos en el trabajo o resultan instrumentos de tus fines personales? Ten actitud de servicio y disponibilidad en tu trabajo y ofrécelo por la intención del Papa para este mes.

Con Jesús por la tarde. “Les decía: La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los campos que envíe trabajadores para su cosecha” (Lc 10,2). Jesús te elige para trabajar en Su misión en tus ambientes. ¿Te sientes en misión con Jesús? ¿Te ocupas de hacer presente los criterios evangélicos en tu vida diaria? Repite con amor “Señor, que no sea sordo a tu llamado, sino presto y diligente para cumplir tu Voluntad”.

Con Jesús por la noche. ¿Qué viviste hoy? ¿Qué sentimiento identificas al terminar el día? ¿De qué estás agradecido hoy? ¿Qué situaciones te han entristecido hoy? ¿Qué te hubieras gustado que fuera diferente?

miércoles, 4 de octubre de 2017

Cántico de las criaturas



Día 4
  
Con Jesús por la mañana. “Alabado seas, mi Señor, por la hermana madre tierra, la cual nos sostiene y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas. Alabado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor, y sufren enfermedad y tribulación; bienaventurados los que las sufran en paz, porque de ti, Altísimo, coronados serán” (San Francisco de Asís). Agradece el día al Señor, por el aire, el sol, los pájaros, las plantas, el trabajo, los encuentros y pide su intercesión por los desempleados, como lo pide el Papa en el desafío de este mes.

Con Jesús por la tarde. “Y Jesús le respondió: El que pone la mano en el arado y mira hacia atrás no sirve para el Reino de Dios” (Lc 9, 62). El amor a Dios y a los hermanos supone pequeñas y, a veces grandes renuncias, por un bien mayor. ¿Estás dispuesto a callar y esperar para preservar la armonía, a dejar pasar una ofensa, a mantener una actitud cordial ante la confrontación? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, dame un corazón grande”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Recuerda a las personas y agradece. Trae a la memoria las personas con las que has compartido hoy. ¿Qué te han dejado? ¿Cómo ha sido ese encuentro? ¿Qué le agradeces? Aún las situaciones difíciles nos dejan enseñanzas.

martes, 3 de octubre de 2017

Trabajo



Día 3.

Con Jesús por la mañana. "El trabajo es fundamental para no vivir con sensación de parásito. No tener trabajo corroe una de las dimensiones medulares de la existencia, no solo porque no se puede ganar el dinero suficiente para vivir, sino porque paraliza o elimina uno de los desafíos que nos van configurando como personas creadoras y resistentes. En el trabajo somos creadores, pero también afrontamos rutinas y cansancios en los que nuestro ser se fortalece y crece en su capacidad de darse a los demás" (B. González Buelta sj). ¡Trabaja con alegría y abandona la queja! Ofrece el día por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. “Señor, ¿Quieres que mandemos caer fuego del cielo y los destruya? Pero se volvió hacia ellos y los reprendió (Lc 9, 54-55)”. ¿Sientes deseos de vengarte de quienes te ofenden o humillan? ¿Miras a los demás con ojos de misericordia? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, dame amar más a mis hermanos”, mientras actualizas el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Detente. Tómate un momento y sé consciente de lo que has vivido hoy. ¿Qué te llena de alegría? ¿Qué te hace perder la paz? ¿Dónde tienes puesto tu corazón? No se puede sentir plenitud interior si no sabemos hacia dónde va nuestra vida.

lunes, 2 de octubre de 2017

El trabajo es oración



Día 2

Con Jesús por la mañana. "Es oración cuando no sólo trabajamos con nuestras manos sino también con nuestros corazones, es decir, cuando nuestro trabajo nos lleva a una relación más cercana con la creación de Dios y con la tarea humana de trabajar en la Tierra de Dios" (Henri Nouwen). ¿Qué te dicen a ti estas palabras? ¿Encuentras a Dios en tu trabajo o sólo buscas la recompensa material o económica? Ofrece a Dios tu trabajo, para que Él lo haga fecundo, como un niño ofrece sus pequeñas labores a su padre que lo mira con agrado. Ora por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Jesús les dijo: El que recibe a este niño en mi nombre me recibe a mí; y el que me recibe a mí recibe al que me ha enviado. Porque el más pequeño de ustedes, es el más grande” (Lc 9, 48). El encuentro con Jesús nos lleva al deseo de imitarle. ¿Eres humilde y sencillo en el trato con los demás o tienes modos altaneros? Repite al ritmo de tu respiración “Señor, concédeme la gracia de crecer en humildad”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Explorar tu interioridad. Agradece el día que termina. ¿Qué sentimientos estuvieron presentes durante el día? ¿Qué temores tienes? ¿Cuáles son las situaciones que te hacen feliz? ¿Cuidas de aquello que te hace feliz?

domingo, 1 de octubre de 2017

Un sueño hermoso



Día 1
  
Con Jesús por la mañana. Me gustaría que mi casa fuese lo más pequeña posible… todo para una sola persona… me gustaría tener una bodega bien provista, para socorrer a los pobres y fortalecerlos con vino generoso… Mi casa no estaría lejos de la iglesia, para poder ir todas las mañanas a Misa; e inmediatamente después, montada en el asno, iría a visitar a los pobres del pueblo y les llevaría provisiones y medicinas (Sta. Teresita del Niño Jesús). Hoy trabaja con amor, y ofrécelo al Señor por el mundo del trabajo y los trabajadores, como nos pide el Papa en el desafío de este mes.

Con Jesús por la tarde. “Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en la viña. Él le contestó: No quiero. Pero después recapacitó y fue. Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: Voy, señor. Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre? Contestaron: el primero” (Mt 21, 28-31). ¿Estás atento al paso de Dios en tu día? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, enséñame a estar disponible”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Serénate. ¿Cómo ha sido tu fin de semana? ¿Qué momentos te han enriquecido? ¿Has actuado mal con alguna persona? ¿Cómo te dispones a comenzar tu semana? Cierra los ojos, respira hondo y busca la quietud interior para encontrarte con Dios.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Participar de la Fe en comunidad



Día 30

Con Jesús por la mañana. «Tenemos que reconocer que el llamado a la revisión y renovación de las parroquias todavía no ha dado suficientes frutos en orden a que estén todavía más cerca de la gente, que sean ámbitos de viva comunión y participación, y se orienten completamente a la misión» (Papa Francisco). Hoy es el último día del mes, agradece al Señor por las bendiciones que has recibido en este tiempo y ora una vez más por la intención del Papa para septiembre: las parroquias. No olvides la importancia del encuentro con los otros y alimenta tu fe en comunidad.

Con Jesús por la tarde. «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres. Pero ellos no entendían lo que les decía» (Lc 9, 43b-45). ¿Con qué te cuesta convivir del entorno personal, familiar, y comunidad parroquial? Mira tus dificultades teniendo presente la entrega amorosa del Señor Crucificado. Repite desde el corazón: «Dame, Señor libertad y fortaleza frente a las dificultades que descubro».

Con Jesús por la noche. Agradece y entrega el día. Apártate por unos minutos de las actividades que te distraen y disponte a conversar con el Señor ¿Qué quieres agradecer especialmente a Dios? ¿Qué de lo que viviste hoy te hizo sentir el amor de Dios? ¿Qué situaciones te gustaría ofrecerle al Señor? Haz un propósito para iniciar una nueva jornada.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Sueña



Día 29

Santos Arcángeles Gabriel, Miguel y Rafael.

Con Jesús por la mañana. «La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar» (Eduardo Galeano). ¿Con qué sueñas? ¿Qué personas están integradas a tus sueños? ¿Qué lugar tienen Jesús y su Reino en tus sueños? Toma nota de lo que descubras y pide a Dios que inspire en ti sueños que plenifiquen tu vida y la de tu comunidad, familia y amigos. Ofrece tu día por las parroquias, un lugar para soñar con y por los demás.

Con Jesús por la tarde. «En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre» (Jn 1, 47-51). Las promesas de Dios sobrepasan nuestros cálculos y pretensiones. Desde siempre nos conoce, nos ama y nos comprende. Pregúntale al Señor desde lo profundo de tu corazón: “Señor, ¿Qué sueños tienes para mí?”.

Con Jesús por la noche. Haz memoria del día. Recuerda paso a paso lo vivido hoy ¿Qué sentimientos has experimentado a lo largo del día? ¿Reconociste el paso de Dios en algún acontecimiento? ¿Qué actitudes te facilitaron el encuentro con tus hermanos? ¿Hay algo que te hubiera gustado que fuera diferente?

jueves, 28 de septiembre de 2017

Colaboración



Día 28

Con Jesús por la mañana. «La comunidad parroquial es esencial para la misión, pues está cercana a la vida de la gente, pero, para que no sea únicamente una agrupación de cristianos que vienen el domingo para celebrar la Misa, y sea realmente una comunidad fraterna y solidaria se necesita una verdadera colaboración entre sacerdotes y laicos» (Papa Francisco). Todos somos hermanos en la Iglesia, laicos, sacerdotes y religiosos, corresponsables de la misión de Jesús. Reflexiona, ¿Te sientes hermano en tu comunidad parroquial? ¿Qué pequeño servicio podrías ofrecer en ella? ¡Ofrécelo y colabora en la misión parroquial! Ofrece tu día por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. “Herodes dijo: A Juan, le decapité yo. ¿Quién es, pues, éste de quien oigo tales cosas? Y andaba buscando la ocasión de conocerlo” (Lc 9, 7-9). Busca a Jesús presente en tu día. Sigue sus huellas desde la lógica del corazón. Expresa con sencillez: «Señor, quisiera conocerte como eres, tu imagen sobre mí bastará para cambiarme» (P. Pedro Arrupe).

Con Jesús por la noche. Da gracias y pide luz. Aunque a veces no lo notes, Dios te acompaña en todos los momentos del día. Pídele la luz para recoger tu día. ¿Cómo has vivido el día de hoy? ¿Has reconocido a Jesús a tu lado hoy? ¿Qué te gustaría agradecer de la jornada? ¿En qué situación podrías haber actuado con más amor?  Entrega tus preocupaciones al Padre del cielo para que las suavice.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Portadores de la esperanza y el amor



Día 27

Con Jesús por la mañana. «La naturaleza misionera de la Iglesia no es proselitista, sino testimonio de vida que ilumina el camino, que trae esperanza y amor. La Iglesia no es una organización asistencial, una empresa, una ONG, sino que es una comunidad de personas, animadas por la acción del Espíritu Santo» (Papa Francisco). Cuando el activismo te envuelve te expones a perder el horizonte de tu misión. Sintoniza Jesús en medio de tus tareas, mira con el corazón como Él te mira. Ofrece tu día por la intención del Papa Francisco.

Con Jesús por la tarde. «Jesús reunió a los Doce y les dio autoridad y poder sobre todos los demonios, y para curar enfermedades; y los envió a proclamar el Reino de Dios y a curar» (Lc 9, 1-6). La autoridad es para servir, acompañar, y celebrar los dones Dios. ¿Te das cuenta de que ser elegido para la misión es regalo gratuito y no premio a tus méritos? Repite al ritmo de tu respiración: «Corazón de Jesús dame humildad amorosa para servir».

Con Jesús por la noche. Agradece los encuentros. Al cerrar el día, trae a la memoria las personas que han estado presentes hoy en tu vida ¿Recuerdas algún encuentro de manera especial? ¿Por quién te gustaría pedirle al Señor? ¿Por quién te gustaría agradecer? Abraza en tu corazón a aquella persona de quien te encuentres alejado y pide a Dios que les tienda un puente de encuentro.


martes, 26 de septiembre de 2017

Renovar



Día 26

Con Jesús por la mañana. “La pastoral en clave de misión pretende abandonar el cómodo criterio pastoral del «siempre se ha hecho así». Invito a todos a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades” (Papa Francisco). Hemos de recrear la fe a los signos de los tiempos. Revisa y renueva tus espacios de oración incorporando otros elementos como música, videos, textos, etc. Únete en oración a la Red para pedir por las parroquias, para que puedan reinventarse cada día y estar más cerca de la gente.

Con Jesús por la tarde. «Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la Palabra de Dios y la cumplen» (Lc 8, 19-21). ¿Participas de una comunidad de oración o apostólica en templo o parroquia; o de algún movimiento laical cristiano? Déjate acompañar por otros en el camino de la fe, prepárate para participar en una comunidad de vida. Repite al ritmo de tu respiración: «Que aprenda a vivir en comunidad como Tú me enseñas».

Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu día. Si pudieras resumir lo que has vivido hoy en una sola palabra ¿Cuál sería? ¿Por qué pondrías ese nombre? ¿Cuál fue ese momento que marcó hoy tus actividades? ¿Qué sentimiento ha predominado? ¿Cómo cierras el día y cómo te dispones a iniciar uno nuevo?

lunes, 25 de septiembre de 2017

Atrévete



Dia 25

Con Jesús por la mañana. «No pretendemos defender nuestras equivocaciones, pero tampoco queremos cometer la mayor de todas: la de quedarnos de brazos cruzados -y no hacer nada- por miedo a equivocarnos». (Pedro Arrupe sj) ¿Cuántas cosas dejas de hacer por miedo? Atrévete hoy a superar el miedo y con la confianza puesta en el Señor anímate a hacer lo que normalmente evitas o te cuesta. Pide con la Red por la intención del Papa para este mes. Haz click y comparte en las redes.

Con Jesús por la tarde. «Dijo Jesús a la gente: Nadie enciende una lámpara y la cubre con una vasija, o la pone debajo de un lecho, sino que la pone sobre un candelero, para que los que entren vean la luz» (Lc 8, 16-18). ¿Surgen temores cuando te pones al servicio de tu hermano necesitado? Mira a Jesús y confía. Pon al servicio de tu comunidad tus talentos y dones. Repite al respirar: «Que Tu luz brille en mí».

Con Jesús por la noche. Agradece lo vivido hoy. Cada día que vives es un regalo de Dios. Recorre con Él tu día y detente en aquellos momentos que te marcaron ¿Qué situaciones difíciles viviste hoy? ¿En qué momentos sentiste la compañía de Jesús? ¿Quién necesita que le pidas perdón? ¿Qué te gustaría agradecerle? 

domingo, 24 de septiembre de 2017

Profundizar la palabra



Día 24

Con Jesús por la mañana. «La evangelización requiere la familiaridad con la Palabra de Dios y esto exige a las diócesis, parroquias y a todas las agrupaciones católicas, proponer un estudio serio y perseverante de la Biblia, así como promover su lectura orante personal y comunitaria» (Papa Francisco). ¿Dedicas un tiempo a tu formación espiritual y a la oración personal y comunitaria para el encuentro con Dios?  Haz propósito firme para crecer en vida interior y en tu encuentro con Dios a través de la oración y la formación. ¡Interiorízate de qué ofrece tu Parroquia! Ofrece tu día por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. «El Reino de los Cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña» (Mt 20, 1-16). Somos invitados a trabajar en la viña del Señor. Colabora con un servicio que te permita comprometerte con los desafíos de la humanidad y de la Iglesia. Concreta en tu vida diaria la intención del Papa para este mes. Pide a Jesús: «Recrea Señor mi corazón para servir».

Con Jesús por la noche. Repasa tu semana. Tómate un tiempo en silencio para recordar los momentos más significativos de esta semana ¿Qué situación te ha quedado grabada con más fuerza? ¿Qué significado tiene para ti? ¿Qué te ha dado paz? ¿En qué situaciones has perdido la calma? ¿De qué quieres pedir perdón a Dios? ¿Qué propósito quieres hacer para la semana que inicias?

sábado, 23 de septiembre de 2017

Vence el miedo



Día 23

Con Jesús por la mañana. «Como cristianos no tenemos soluciones fáciles a ofrecer. Pero creer que Jesús ha resucitado, nos empuja a que no nos dejemos paralizar por el miedo». (Hermano Alois de Taizé). ¿Cómo es tu actitud frente a los problemas que el día te presenta? Asume una actitud positiva frente a las situaciones que se puedan presentar hoy. ¡Abandona la queja y sé testigo de esperanza que anime y fortalezca a tus hermanos!  Ofrece lo que hoy vivas por la intención del Papa de este mes.

Con Jesús por la tarde. «Lo que cayó en tierra buena, son los que, después de haber oído, conservan la Palabra con corazón bueno y recto, y dan fruto con perseverancia» (Lc 8,4-15). ¿Qué ruidos y obstáculos impiden que la Palabra dé frutos favorables en tu vida? ¿Qué te aturde? Repite al ritmo de tu respiración: «Señor, que sea tierra fértil».

Con Jesús por la noche. Agradece y entrega el día. Apártate por unos minutos de las actividades que te distraen y disponte a conversar con el Señor ¿Qué quieres agradecer especialmente a Dios? ¿Qué de lo que viviste hoy te hizo sentir el amor de Dios? ¿Qué situaciones te gustaría ofrecerle al Señor? Haz un propósito para iniciar una nueva jornada.

Blogroll