domingo, 17 de diciembre de 2017

Instrumentos de Dios



Día 17

Día dos Novena de Navidad.

Con Jesús por la mañana. “¡En cuántas familias los nietos reciben de los abuelos la primera educación en la fe! Pero el aporte beneficioso de los ancianos puede extenderse a muchos otros campos. El Espíritu actúa cómo y dónde quiere, sirviéndose no pocas veces de medios humanos que cuentan poco a los ojos del mundo” (Juan Pablo II). Trae a la memoria a los mayores que han dejado huella en ti. Agradece por ellos, llámalos y ten un gesto de cariño. Pide su intercesión si están junto al Padre. Ofrece por todos los ancianos del mundo y únete en oración al Papa.

Con Jesús por la tarde. “Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino el testigo de la luz” (Jn 1, 6-8). ¿Quiénes han sido testigos de Dios para ti? ¿Quiénes te hablaron de Dios y te ayudaron a encontrarte con Jesús? Agradece por ellos. Actualiza el propósito del día y repite al ritmo de tu respiración: “Gracias Señor por los hermanos que me hablan de ti”.

Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu semana. Tómate un tiempo tranquilo y mira tu semana. Recorre cada día. ¿Qué momentos han sido los más significativos para ti? ¿Por qué? ¿En qué momentos has sentido paz? ¿En cuáles no? Si puedes reconocer estas variaciones tendrás mayor claridad para cuidar la paz de tu corazón. ¿Cómo llamarías a tu semana? Disponte a iniciar una nueva semana con buen ánimo. 

sábado, 16 de diciembre de 2017

Enséñame Señor, a retirarme a tiempo



Día 16

Día uno Novena de Navidad.

Con Jesús por la mañana. “De la vida no podemos jubilarnos. Pero de otras actividades sí, y hasta es conveniente, sano. En una sociedad donde la medida es el hacer y el tener, el ocio y el tiempo libre es mala conducta. Aprender a retirarme a tiempo es prudencia y sensatez” (Ernesto Giobando sj). Hay un tiempo para todo. ¿Hay algo que debas ir dejando? ¿Qué cosa te pide un paso al costado para mayor bien? Aprovecha el inicio de la Novena de Adviento para reflexionar sobre esto, ofrece tu día por los ancianos que nos dan ejemplo de abrir caminos para otros.

Con Jesús por la tarde. “Elías debe venir a poner orden en todas las cosas; pero les aseguro que Elías ya ha venido, y no lo han reconocido, sino que hicieron con él lo que quisieron. Y también harán padecer al Hijo del Hombre” (Mt 17, 11-12). Detente y reflexiona, sólo la pausa y el silencio abrirán tu atención y podrás ver y descubrir esa palabra que Dios tiene hoy para ti. Repite a lo largo del día “Señor que me dé cuenta de lo que me quieres mostrar mientras actualizas el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Reconoce y aprende. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es vivir en la verdad porque eso nos hace realmente libres.

viernes, 15 de diciembre de 2017

La promesa cumplida



Día 15

Con Jesús por la mañana. El designio de salvación de Dios se cumple también en la fragilidad de los cuerpos ya no jóvenes; sino débiles. Así, del vientre estéril de Sara y del cuerpo centenario de Abraham nace el Pueblo elegido. Y del vientre estéril de Isabel y de un viejo cargado de años, Zacarías, nace Juan el Bautista, precursor de Cristo. Incluso cuando la vida se hace más débil, el anciano tiene motivo para sentirse instrumento de la historia de la salvación (cfr. Papa Francisco). ¡Renueva el sentido de vida! Emprende ese sueño latente y ofrécelo por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Pero la sabiduría se conoce por sus obras” (Mt 11,19). El encuentro con Jesús lo cambia todo para siempre. Jesús es una opción radical y definitiva que abarca todas las dimensiones de la persona y la totalidad de la vida. Tus actitudes definen la opción por el Reino. ¿Fortaleces la decisión de seguir a Jesús con actitudes evangélicas? ¿Te identificas con las actitudes de Jesús? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor que mis actitudes hablen de Ti”.

Con Jesús por la noche. Serénate y trata de ser más consciente. ¿Crees que vas creciendo interiormente? ¿Sientes que aumenta tu esperanza, tu amor y caridad? ¿Qué te llena la vida de plenitud? Entrega esta noche a tu Padre del cielo tus preocupaciones.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Maestros de sabiduría



Día 14

Con Jesús por la mañana. La tercera edad es, además, la edad de la sencillez, de la contemplación. Van del sentido de responsabilidad a la amistad, a la no-búsqueda del poder, a la prudencia en los juicios, a la paciencia, a la sabiduría; de la interioridad, al respeto de la Creación, a la edificación de la paz. Las sociedades humanas serán mejores si saben aprovechar los carismas de la vejez (cfr. Papa Francisco). ¿Qué podrías aprender de estos “giros” de la vejez? Elige uno y concreta un propósito para crecer en él. Ofrece lo de hoy por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Les aseguro, de los nacidos de mujer no ha surgido aún alguien mayor que Juan el Bautista. Y sin embargo, el último en el reino de los cielos es mayor que él” (Mt 11, 11). El Bautista ha disminuido para que Jesús crezca, su misión fue abrir el sendero para el Señor. ¿Sabes ocupar tu lugar y compartir con otros? ¿Eres tú el centro o permites el crecimiento de los demás? Pide a Jesús: “Dame a conocer la humildad de Juan el Bautista para que Tú crezcas y yo disminuya”.

Con Jesús por la noche. Recoge tu día. Busca un momento de sosiego interior. ¿Qué viviste hoy? ¿Cómo fueron los encuentros? ¿De qué estás agradecido? ¿De qué deseas pedir perdón? ¿Qué te propones para mañana? 

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Esperanzados



Día 13

Con Jesús por la mañana. “El hombre está sumido en el tiempo: en él nace, vive y muere. Al nacer se fija una fecha, la primera de su vida, y con su muerte otra, la última…No obstante, aunque la existencia de cada uno de nosotros es limitada y frágil, nos consuela el pensamiento de que, por el alma espiritual, sobrevivimos incluso a la muerte” (San Juan Pablo II). ¿Crees en la muerte como paso al encuentro con el Padre? Vive las renuncias de hoy como pequeñas muertes donde encontrarte con Dios. ¡No te lamentes, descubre la oportunidad y ofrece por la intención del mes!

Con Jesús por la tarde. “Vengan a mí, todos los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy tolerante y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su vida. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt 11, 28 – 30). Pon en el Corazón de Jesús todo aquello que te agobie y te quite paz para que Él lo suavice. Repite sostenidamente: mi alma descansa en ti Señor.

Con Jesús por la noche. Vuelve a la calma. Detente un momento, deja que Dios te encuentre. ¿Con qué sentimientos iniciaste el día? ¿Cómo continuó? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Hubo algo que te hubiera gustado que fuera diferente? Recoge el momento de mayor plenitud del día, reposa en él y disponte a iniciar una nueva jornada.

martes, 12 de diciembre de 2017

Consuelo anticipado



Día 12

Nuestra Señora de Guadalupe.

Con Jesús por la mañana. “¡Cuántos encuentran comprensión y consuelo en las personas ancianas, solas o enfermas, pero capaces de infundir ánimo mediante el consejo afectuoso, la oración silenciosa, el testimonio del sufrimiento acogido con paciente abandono! Precisamente cuando las energías disminuyen y se reducen las capacidades operativas, estos hermanos y hermanas nuestros son más valiosos en el designio misterioso de la Providencia" (San Juan Pablo II). ¿Te acercas a los mayores de tu familia? Comparte un momento de charla con alguno de ellos, escúchalo, interésate por su vida. Ofrece lo de hoy por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. “María dijo: Mi alma canta la grandeza del Señor, mi espíritu se estremece de gozo en Dios mi salvador. Porque se ha fijado en la humildad de su servidora y en adelante me llamarán feliz todas las generaciones” (Lc 1, 46-48). ¿Qué cosas grandes ha hecho Dios en tu historia de vida? ¿Por qué alabarías al Señor tu Dios? Escribe tu propia Alabanza a Dios y recítala en tu corazón como lo hizo María.

Con Jesús por la noche. Descubre el paso de Dios. Dios te acompañó hoy. ¿En qué situaciones descubres Su presencia? ¿Qué te llenó de alegría? ¿Qué te causó tristeza? ¿Dónde has tenido puesto tu corazón? No se puede sentir plenitud interior si no sabemos hacia dónde va nuestra vida. Retiene lo positivo y lanza lo negativo. 

lunes, 11 de diciembre de 2017

Mi carga



Día 11

Con Jesús por la mañana. “Si en la juventud no has hecho acopio, ¿cómo vas a encontrar en tu vejez? ¡Qué bien sienta el juicio a las canas, a los ancianos el tener consejo! ¡Qué bien parece la sabiduría en los viejos, la reflexión y el consejo en los ilustres! Corona de los viejos es la mucha experiencia, su orgullo es el temor del Señor” (Ecle 25, 3). ¿Qué estás  acopiando en tu vida? ¿Te sientes pleno? Revisa tu carga, y ajusta tus criterios de acopio. Únete en oración por la intención del Papa para este mes.

Con Jesús por la tarde. “Pero para que sepan que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados –dijo al paralítico, yo te digo: levántate, carga con tu camilla y vuelve a tu casa" (Lc 5,24). “Levántate” es un pedido que Jesús te hace a ti. ¿Qué cosas te impiden andar en este tiempo? “Cárgalas” cual camilla y camina hacia adelante, te acompañarán, pero tú las llevarás a ellas. Repite al ritmo de tu respiración: ¡oh Señor, en mi dolor tu alivio, en mi debilidad tu fuerza!

Con Jesús por la noche. Explora tu interioridad. Agradece el día que termina. ¿Qué sentimientos estuvieron presentes durante el día? ¿Qué temores tienes? ¿Cuáles son las situaciones que te hicieron feliz? ¿Cómo has cuidado de aquello que te hizo feliz?

domingo, 10 de diciembre de 2017

Juventud acumulada



Día 10

Con Jesús por la mañana. Linda vivió 106 años. En su cumpleaños 101 confió a su amiga: «Ya tengo 101 años, pero ¿sabes que soy fuerte? Físicamente estoy algo impedida, pero espiritualmente hago todo, no dejo que las cosas físicas me abrumen. No es que no viva la vejez, sólo no le hago caso: ella sigue por su camino, y yo la dejo. El único modo de vivirla bien es vivirla en Dios». ¿Vives como don y tarea la etapa que te toca transitar o te lamentas? Deja la queja y recibe el día ofreciéndolo por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Y predicaba así: Detrás de mí viene uno con más autoridad que yo, y yo no soy digno de agacharme para soltarle la correa de sus sandalias” (Mc 1,7). Tu vida abre camino a los que vienen detrás de ti. ¿Qué dejas a los que te sucederán? ¿Qué has sembrado? Agradece al Señor el don de la vida y la posibilidad de servir con ella a los demás. Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, que mi vida te anuncie”, mientras actualizas el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu semana. Tómate un tiempo tranquilo y mira tu semana. Recorre cada día. ¿Qué momentos han sido los más significativos para ti? ¿Por qué? ¿En qué momentos has sentido paz? ¿En cuáles no? Si puedes reconocer estas variaciones tendrás mayor claridad para cuidar la paz de tu corazón. ¿Cómo llamarías a tu semana? Disponte a iniciar una nueva semana con buen ánimo. 

sábado, 9 de diciembre de 2017

Volver a la memoria



Día 9

Con Jesús por la mañana. “La ausencia de memoria histórica es un serio defecto de nuestra sociedad. Es la mentalidad inmadura del ‘ya fue’. Conocer y poder tomar posición frente a los acontecimientos pasados es la única posibilidad de construir un futuro con sentido, las narraciones de los ancianos hacen mucho bien a los niños y jóvenes, ya que los conecta con la historia vivida tanto de la familia, como del barrio y del país” (Papa Francisco). ¿Recuerdas las historias de tu familia contadas por los mayores? Agradécelas y cuéntalas a los más jóvenes. Ofrece el día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Al ver tanta gente, sintió compasión de ellos, porque estaban cansados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor” (Mt 9,36). ¿Qué situaciones despiertan tu compasión? ¿Cómo actúas? La misericordia es la viga maestra de nuestra fe. ¡Practícala con tus hermanos! Repite al ritmo de tu respiración: “Señor ensancha mi corazón para que quepan más hermanos”.

Con Jesús por la noche. Reconoce y aprende. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es vivir en la verdad porque eso nos hace realmente libres. 

jueves, 7 de diciembre de 2017

Almas orantes



Día 7

Con Jesús por la mañana. Desde antiguo contaban las comunidades con la eficacia de la oración de los mayores. "¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor" (Sgo 5,14). Numerosos mayores son almas orantes, agradables a Dios. La oración de nuestros abuelos son escudo y fortaleza para toda la Iglesia. Únete a la oración de los mayores cercanos a ti. Agradéceles su servicio orante y acompáñalos a orar. Profundiza tu devoción en las oraciones de este día y ofrécelo por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “No todo el que me diga: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mt. 7, 21- 22). La fe es concreta y se manifiesta en actitudes. Aprovecha el desafío de este mes para crecer en el estilo evangélico. Acompaña a orar a los mayores y no dejes de agradecer su servicio. Repite al ritmo de tu respiración: “Señor que mi fe se muestre en obras”.

Con Jesús por la noche. Recoge tu día. Busca un momento de sosiego interior. ¿Qué viviste hoy? ¿Cómo fueron los encuentros? ¿De qué estás agradecido? ¿De qué deseas pedir perdón? ¿Qué te propones para mañana? 

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Activos y fecundos



Día 6
  
Con Jesús por la mañana. “No os dejéis sorprender por la tentación de la soledad… no estáis ni debéis sentiros al margen de la vida de la Iglesia, o elementos pasivos en un mundo en excesivo movimiento, sino sujetos activos de un período humanamente y espiritualmente fecundo de la existencia humana. Tenéis todavía una misión por cumplir, una contribución que dar” (San Juan Pablo II). ¿Te sientes co-responsable de la construcción de tus ambientes?   “Permanecer y transcurrir no siempre es, honrar la vida”. Comparte tiempo con los demás, escúchalos y ofréceles tu ayuda. Ofrece el día por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. “Jesús les preguntó: ¿Cuántos panes tienen? Ellos le contestaron: Siete y algunos pescaditos” (Mt 15,34). ¿Qué tienes para entregarle al Señor al servicio de su Reino? El Señor cuenta contigo en todo tiempo para el servicio a los hermanos. Pide desde el fondo del corazón: “Señor que sea un instrumento de tu Reino”.

Con Jesús por la noche. Vuelve a la calma. Detente un momento, deja que Dios te encuentre. ¿Con qué sentimientos iniciaste el día? ¿Cómo continuó? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Hubo algo que te hubiera gustado que fuera diferente? Recoge el momento de mayor plenitud del día, reposa en él y disponte a iniciar una nueva jornada. 

martes, 5 de diciembre de 2017

Agentes de transmición



Día 5

Con Jesús por la mañana. “Muchas veces son los abuelos quienes aseguran la transmisión de los grandes valores a sus nietos, y muchas personas pueden reconocer que deben precisamente a sus abuelos la iniciación a la vida cristiana” (San Juan Pablo II). Revisa tu formación religiosa e identifica los pilares que ayudaron en tu formación y en tu vida de fe, agradece su vida y reza por ellos. Ofrece tu día por la intención del Papa.    

Con Jesús por la tarde. “Volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven. Les digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven, pero no lo vieron; y oír lo que ustedes oyen, pero no lo oyeron» (Lc 10, 23-24). Dios ha caminado tu historia. Continúa examinando tu historia de fe y apunta los detalles por los que te sientes dichoso. Desde lo más profundo de tu corazón dile a Jesús: “Revélame al Padre y muéstrame Su camino”.

Con Jesús por la noche. Descubre el paso de Dios. Dios te acompañó hoy. ¿En qué situaciones descubres Su presencia? ¿Qué te llenó de alegría? ¿Qué te causó tristeza? ¿Dónde has tenido puesto tu corazón? No se puede sentir plenitud interior si no sabemos hacia dónde va nuestra vida. Retiene lo positivo y lanza lo negativo.  

lunes, 4 de diciembre de 2017

Guías



Día 4.
  
Con Jesús por la mañana. “Los ancianos son hombres y mujeres, padres y madres que estuvieron antes que nosotros en el mismo camino, en nuestra misma casa, en nuestra diaria batalla por una vida digna” (Amoris Laetitia). Te invito a pensar a tus ancianos como guías en tus búsquedas ¿Qué descubres? ¿Qué significan para ti? No se trata de ahorrar vivencias, sino de comprender lo vivido. Aún de sus yerros se puede aprender. Ofrece tu día por la intención del Papa, haz click y comparte tu oración en las redes.  

Con Jesús por la tarde. “Al entrar en Cafarnaún, un centurión se le acercó y le suplicó: Señor, mi muchacho está postrado en casa, paralítico, y sufre terriblemente. Le dijo: Yo iré a sanarlo” (Mt 8, 5-6). ¿Descubres en ti o en la historia de tus mayores circunstancias que te atemorizan o te paralizan? ¿Necesitas sanar algo de la historia de tus mayores? Pide ayuda a Jesús. Repita al ritmo de tu respiración: “Señor una palabra tuya bastará para sanarme”.

Con Jesús por la noche. Explora tu interioridad. Agradece el día que termina. ¿Qué sentimientos estuvieron presentes durante el día? ¿Qué temores tienes? ¿Cuáles son las situaciones que te hicieron feliz? ¿Cómo has cuidado de aquello que te hizo feliz?  

domingo, 3 de diciembre de 2017

Volver a la paz del corazón



Día 3.

Con Jesús por la mañana. Los “finales” suelen ser tiempos en los que el cansancio acecha y algunas sorpresas pueden arrebatarnos la paz del corazón. La invitación, pues, es estar atentos y vigilar para no dejarnos sorprender. Los “finales” son tiempo de volver a la paz del corazón y prepararnos para un nuevo comienzo.  ¿Cómo está tu corazón en este tiempo? No permitas que nada te quite el amor y la paz que te habitan. Recupera las experiencias que te han dado paz, vuelve a pasarlas por el corazón y apunta lo que descubras. Ofrece lo de hoy por la intención del mes.  

Con Jesús por la tarde. “Así pues, del mismo modo ustedes, estén prevenidos porque no saben cuándo va a llegar el dueño de casa, si al anochecer o a media noche o al canto del gallo o de mañana” (Mc 13, 35). ¡Presta atención! Continúa examinando las experiencias de paz y apuntando lo que descubras en este tiempo. Cuida la paz del corazón. Repite al ritmo de tu respiración: ¡Oh Señor, que sea un centinela atento y paciente!

Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu semana. Tómate un tiempo tranquilo y mira tu semana. Recorre cada día. ¿Qué momentos han sido los más significativos para ti? ¿Por qué? ¿En qué momentos has sentido paz? ¿En cuáles no? Si puedes reconocer estas variaciones tendrás mayor claridad para cuidar la paz de tu corazón. ¿Cómo llamarías a tu semana? Disponte a iniciar una nueva semana con buen ánimo.  

sábado, 2 de diciembre de 2017

Ejemplaridad



Día 2

Con Jesús por la mañana. “Eleazar, uno de los principales maestros de la Ley, de edad muy avanzada y de noble aspecto, fue forzado a abrir la boca para comer carne de cerdo. Pero él, prefiriendo una muerte honrosa a una vida infame,… De este modo, Eleazar deja al morir, no sólo a los jóvenes, sino a la nación entera, su propia muerte como ejemplo de generosidad y como recuerdo de virtud” (2 Mc 6 18-31). Identifica en tu vida los actos de generosidad y entrega que has dejado a los demás. Ofrece todo lo que vivas por la intención del Papa.    

Con Jesús por la tarde. “Presten atención, no se dejen aturdir con el vicio, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que aquel día no los sorprenda de repente” (Lc. 21 34). ¿De qué llenas tu corazón? ¿Qué lugar ocupa en tu día el encuentro gratuito, la oración y el servicio a los hermanos? Repite: Señor fortalece mi voluntad de oración mientras sigues poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Reconoce y aprende. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es vivir en la verdad porque eso nos hace realmente libres.  

viernes, 1 de diciembre de 2017

Acompañar la ancianidad



Día 1

Con Jesús por la mañana. “Un pueblo que no custodia a los abuelos, un pueblo que no respeta a los abuelos no tiene futuro, porque no tiene memoria, ha perdido la memoria. Oremos por nuestros abuelos, nuestras abuelas, que tantas veces han tenido un papel heroico en la transmisión de la fe en tiempo de persecución” (Papa Francisco). En este Adviento, el Papa nos invita a ofrecer un nuevo desafío, por los ancianos, para que sostenidos por las familias y las comunidades cristianas, colaboren con su sabiduría y experiencia en la transmisión de la fe y la educación de las nuevas generaciones.  

Con Jesús por la tarde. “Y les añadió una parábola: Observen la higuera y los demás brotes, se dan cuenta de que el verano está cerca” (Lc 21,29). ¿Te sientes brote de tu generación precedente? ¿Agradeces tu historia de vida? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, que no renuncie a mis raíces”.

Con Jesús por la noche. Serénate y trata de ser más consciente. ¿Crees que vas creciendo interiormente? ¿Sientes que aumenta tu esperanza, tu amor y caridad? ¿Qué llena tu vida de plenitud? Entrega esta noche a tu Padre del cielo tus preocupaciones.  

jueves, 30 de noviembre de 2017

Paz



Día 30

San Andrés Apóstol.
  
Con Jesús por la mañana. “Cada religión está llamada a aportar la especificidad de su propia santidad, la riqueza de su modo de proceder. Así, las religiones occidentales contribuirán con una palabra audaz y profética, con los medios eficaces propios de su cultura, mientras que las religiones orientales aportarán su serenidad y su sabiduría” (Xavier Melloni sj). Las diferencias enriquecen. ¿Cómo vives las diferencias con tus hermanos? ¿Aceptas e incluyes la novedad o la resistes? Deja fluir la sorpresa, contempla, admira y agradece lo que el día te traiga.  Ofrece lo que vivas por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "Mientras caminaba junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos-Simón, llamado Pedro, y Andrés, su hermano- que están echando una red al lago, pues eran pescadores. Les dice: -Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres. De inmediato dejaron las redes y le siguieron" (Mt. 4,18-20). ¿Qué redes debes dejar para seguir en mayor libertad a Jesús? Repite al ritmo de tu respiración: "Señor, conviérteme en discípulo y misionero de tu amor", continúa poniendo en práctica el propósito de la jornada.

Con Jesús por la noche. Rememora palabras. Trae a tu memoria las conversaciones que hoy mantuviste. ¿Qué palabras o frases escuchadas te resuenan? ¿Por qué te resuenan? ¿Qué has dicho hoy que sea significativo para ti? ¿Por qué es significativo? ¿Qué conversaciones de hoy te han dejado en paz y cuáles no? Apunta la diferencia en cada una y haz un propósito para crecer en adelante. Agradece el día.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Humanizarnos



Día 29

Con Jesús por la mañana. “Debemos impulsar el diálogo expresión de la caridad al servicio del bien común. A través del diálogo podemos aprender a ver que el otro no es una amenaza, sino un don de Dios, que nos interpela y pide ser reconocido. Dialogar ayuda a las personas a humanizar las relaciones y a superar las incomprensiones…Si no hay diálogo aumentan los problemas, los malentendidos, las divisiones” (Papa Francisco). ¿Buscas el diálogo ante los desencuentros o te encierras y te distancias? Propicia el diálogo entre quienes están desavenidos. Ofrece el día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "Hasta sus padres y hermanos, parientes y amigos los entregarán y algunos de ustedes serán ajusticiados; y todos los odiarán a causa de mi nombre. Sin embargo no se perderá ni un pelo de su cabeza. Gracias a la constancia salvarán sus vidas" (Lc 21, 16-19). ¿Vives con paciencia las dificultades derivadas de los compromisos asumidos por la fe? ¿Te desanimas y te enojas? Mientras repites en tu corazón: "Padre, concédeme un corazón perseverante", renueva el propósito de la jornada.

Con Jesús por la noche. Recuerda los sentimientos. Mira cómo te has sentido a lo largo del día. ¿Con qué sentimientos iniciaste el día? ¿Hubo algún cambio en ellos, en razón de qué? ¿Con qué sentimientos cierras el día? Los sentimientos mueven conductas y actitudes ¿con qué sentimientos se relacionan tus actitudes de hoy? Pide perdón por aquello que te hubiera gustado que fuera diferente

martes, 28 de noviembre de 2017

Humildes



Día 28

Con Jesús por la mañana. “Para dialogar es necesario encontrar la mansedumbre, sin gritar. Y es necesario también pensar que la otra persona tiene algo más que yo… Para dialogar, es necesario: la humildad, la mansedumbre, hacerse todo para todos y…sabemos que para hacer estas cosas tienes que tragarte muchos sapos. Pero, debemos hacerlo, porque la paz se consigue así: con humildad, la humillación, buscando siempre el ver en el otro la imagen de Dios” (Papa Francisco). Acércate a un hermano distanciado, ofrécele un espacio de diálogo sincero. Ofrece tu jornada por la intención del Papa para este mes.

Con Jesús por la tarde. "Jesús respondió: -¡Cuidado, no se dejen engañar! Porque muchos se presentarán en mi nombre diciendo: ‘Yo soy’; ha llegado la hora. No vayan tras ellos" (Lc 21, 8). ¿Qué cosas te deslumbran y le quitan lugar a Dios en tu vida? ¿Qué amores te amarran el corazón y te alejan de Dios? Mientras continuas con el propósito de la mañana, que resuene en tu interior: "Señor, llena todos mis espacios".

Con Jesús por la noche. Repasa los acontecimientos. Trae a la memoria los acontecimientos vividos desde las primeras horas del día. NO juzgues sólo mira con detenimiento como en una película. Reflexiona, ¿En qué acontecimiento reconoces a Dios presente? ¿En qué momento diste lo mejor de ti? ¿Qué te propones para mañana? Pide ayuda a Dios.  

lunes, 27 de noviembre de 2017

Fraternidad



Día 27

Con Jesús por la mañana. “La fraternidad es una dimensión esencial del hombre, que es un ser relacional. La viva conciencia de este carácter relacional nos lleva a ver y a tratar a cada persona como una verdadera hermana y un verdadero hermano; sin ella, es imposible la construcción de una sociedad justa, de una paz estable y duradera…la fraternidad se empieza a aprender en el seno de la familia, sobre todo gracias a las responsabilidades complementarias de cada uno de sus miembros” (Papa Francisco). Expresa cariño a alguien de tu familia con un gesto sencillo. Ofrece el día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "En aquel tiempo, alzando Jesús la mirada, vio a unos ricos que echaban sus donativos en el arca del Tesoro; vio también a una viuda pobre que echaba allí dos moneditas, y dijo: De verdad les digo que esta viuda pobre ha echado más que todos" (Lc 21, 1-3). ¿Eres generoso en tu accionar o solamente brindas lo que te sobra? Lo importante no es lo que haces sino el amor que pones. Pide en tu corazón: "Señor, enséñame a dar con amor". Actualiza el propósito de la mañana.

Con Jesús por la noche. Descubre la novedad. Cada día es una oportunidad para que descubras las novedades en las que Dios se te hace presente. Pasa por el corazón lo que viviste, personas, acontecimientos, lugares ¿Qué novedades descubres? ¿Cómo las has vivido, las recibiste o las has resistido y rechazado? ¿Descubres a Dios presente en ellas? ¿Qué aprendiste? Agradece a Dios.  

domingo, 26 de noviembre de 2017

Disponibles al otro



Día 26

Con Jesús por la mañana. “El verdadero encuentro con los demás implica la claridad de la propia identidad, pero al mismo tiempo la disponibilidad a ponerse en el lugar del otro para comprender, por debajo de la superficie, lo que agita su corazón, qué cosa busca verdaderamente. De este modo puede iniciar ese diálogo que hace avanzar en el camino hacia nuevas síntesis que enriquecen a uno y al otro” (Papa Francisco). Acércate a tu hermano con apertura y comprensión haciendo propicio el encuentro. Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "Él responderá: Les aseguro que lo que no hicieron a uno de estos más pequeños no me lo hicieron a mí" (Mt. 25, 45). Haz un alto en el camino y reflexiona: ¿Comprendes a tu hermano necesitado? ¿Lo asistes en su necesidad? Dios ha elegido acercarse al que sufre a través de tus manos, tu tiempo, tu generosidad. Permite a Dios que llegue a más hermanos a través de tu servicio. Al ritmo sereno de tu respiración repite: "Señor, concédeme un corazón generoso". Continúa con el propósito de la mañana.

Con Jesús por la noche. Revive tu historia. Al cerrar la semana repasa la historia vivida en ella. ¿Ha habido novedades que te han ayudado a crecer? ¿Qué acontecimiento te ha llenado de gozo? ¿Qué sentimientos recuerdas con más fuerza? ¿Qué palabras aún te resuenan? ¿Recuerdas alguna imagen que quede grabada en el corazón? ¿Qué encuentros te han llenado de alegría? Agradece a Dios lo vivido y disponte a iniciar una nueva semana. 

sábado, 25 de noviembre de 2017

Tus pies



Día 25

Con Jesús por la mañana. “En tu aparente parálisis, nos envías a recorrer caminos, somos tus pies y te acercamos a las vidas más marginadas, pisadas suaves para no despertar a los niños que duermen su inocencia, pisadas fuertes para bajar a la mina o llevar con prisa una carta perfumada” (Benjamín González Buelta sj). Estás llamado a ser Dios para otros. Acércate con un gesto cálido a quienes encuentres. Abandona el gesto duro y frío. Sonríe, abraza y expresa cariño. Ofrece tu día por los cristianos de Asia.

Con Jesús por la tarde. "Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés en lo de la zarza, cuando llama al Señor el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. No es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos viven" (Lc 20, 37-38). ¿Qué dimensiones de tu vida necesitan renacer? ¿Qué debes dejar morir para nacer a una mayor libertad interior? Mientras continúas con el propósito del día, repite en tu interior: "Padre, resucítame en tu amor".

Con Jesús por la noche. Trae a las personas. Trae a la memoria a las personas que has encontrado hoy. ¿Quiénes son? ¿Cómo han sido esos encuentros? ¿Cómo ha sido tu acogida y tu despedida? Reconoces que las personas son regalos que Dios te acerca cada día. ¿Qué te han hecho sentir? ¿Qué has podido hacer por los demás? ¿Hay alguien que necesite una disculpa? Agradece el don de la vida en ti y en tus hermanos. 

viernes, 24 de noviembre de 2017

Implicarse



Día 24

Con Jesús por la mañana. “Las religiones están llamadas a promover conjuntamente la paz y la justicia en el mundo. Las religiones deberían ser profetas en este terreno, en lugar de sentirse ajenas, como si la causa de los hijos del Cielo no fuera la misma que la causa de los hijos de la Tierra. Gran parte de su credibilidad está en mostrar cómo el vínculo con el Absoluto es fuente de implicación con lo humano” (Xavier Melloni sj). ¿Vives implicado o como espectador de tu realidad? Interiorízate de cómo marcha la vida de quienes trabajan contigo y ofrece el día por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. "Después entró en el templo y se puso a echar a los mercaderes diciéndoles: -¡Está escrito que mi casa es casa de oración y ustedes la han convertido en cueva de asaltantes!" (Lc 19, 45-46). ¿Utilizas a Dios y el servicio apostólico para la autocomplacencia? ¿Sirves dentro de una comunidad abierta o mantienes el servicio entre amigos y conocidos que te agradezcan y valoren? Mientras renuevas el propósito de la jornada deja que resuene en tu corazón: "Padre, que Tú seas el centro de mi vida, mi principio y mi fundamento".

Con Jesús por la noche. Recupera imágenes. Tómate un tiempo y mira tu día. ¿Qué imágenes recuerdas de lo vivido hoy? Apúntate algunos datos significativos de esas imágenes. ¿Por qué destacas esos detalles? ¿Qué te dicen? ¿Qué belleza descubres en esas imágenes? ¿De qué has disfrutado hoy? ¿De qué te arrepientes? Agradece a Dios y pide ayuda para empezar tu día mañana. 

jueves, 23 de noviembre de 2017

Alegría



Día 23

Con Jesús por la mañana. “Concédenos, Señor, la sencilla alegría. La que es hermana de las cosas pequeñas, de los encuentros cotidianos y de las rutinas necesarias. La que se mueve libre entre los grandes, sin uniforme ni gestos entrenados, como brisa sin amo ni codicia. Tu alegría es confiada y veraz, ve a la más pequeña criatura amada por ti con un puesto en tu corazón y en tu proyecto” (Benjamín González Buelta).  ¿Cómo resuena lo cotidiano en tu corazón, te alegra o te vence el aburrimiento? Descubre a Dios en tu rutina diaria y ofrece el día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "Al acercarse y ver la ciudad, lloró por ella, diciendo: ¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz! Pero ahora ha quedado oculto a tus ojos" (Lc 19, 41-42). En un descanso de tu jornada reflexiona: ¿Qué sentimientos te despiertan la indiferencia e injusticia que vives en tus ambientes? ¿Cómo respondes a ellas? Haz que resuene en ti: "Señor, hazme mensajero de paz" aprovecha estos instantes para actualizar el propósito de la mañana.

Con Jesús por la noche. Rememora palabras. Trae a tu memoria las conversaciones que hoy mantuviste. ¿Qué palabras o frases escuchadas te resuenan? ¿Por qué te resuenan? ¿Qué has dicho hoy que sea significativo para ti? ¿Por qué es significativo? ¿Qué conversaciones de hoy te han dejado en paz y cuáles no? Apunta la diferencia  en cada una y haz un propósito para crecer en adelante. Agradece el día.   

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Dios Padre



Día 22

Con Jesús por la mañana. “La fraternidad está enraizada en la paternidad de Dios. No se trata de una paternidad genérica, indiferenciada e históricamente ineficaz, sino de un amor personal, puntual y extraordinariamente concreto de Dios por cada ser humano. Una paternidad, por tanto, que genera eficazmente fraternidad,…abriendo a los hombres a la solidaridad, a la reciprocidad y a la comprensión” (Papa Francisco). ¿Te sientes hermano de los demás, hijos de un mismo Padre? Expresa tu cariño de hermano en tus ambientes, facilitando el diálogo con quien piensa diferente a ti. Ofrece lo que vivas por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "Después de recibir la investidura real, mandó llamar a aquellos siervos suyos, a los que había dado el dinero, para saber qué había ganado cada uno. Se presentó el primero y dijo: Señor, tu mina ha producido diez minas. Le respondió: ¡Muy bien, siervo bueno!; ya que has sido fiel en lo mínimo, toma el gobierno de diez ciudades" (Lc. 19, 15-17). ¿Cómo utilizas los dones que se te han dado? Aprovecha este tiempo y pide en tu interior: "Padre, aumenta mi fidelidad” mientras continúas fortaleciendo la fraternidad en el diálogo con tus hermanos.

Con Jesús por la noche. Recuerda los sentimientos. Mira cómo te has sentido a lo largo del día. ¿Con qué sentimientos iniciaste el día? ¿Hubo algún cambio en ellos, en razón de qué? ¿Con qué sentimientos cierras el día? Los sentimientos mueven conductas y actitudes ¿con qué sentimientos se relacionan tus actitudes de hoy? Pide perdón por aquello que te hubiera gustado que fuera diferente. 

martes, 21 de noviembre de 2017

Armonía



Día 21

Con Jesús por la mañana. “El chismear es así: embarrar al otro. ¡El que chismea embarra! ¡Destruye! Destruye la fama, destruye la vida… Jesús rezó por nosotros … y por nuestras comunidades, nuestras parroquias, nuestras diócesis: ‘Que sean uno’. Roguemos al Señor que nos dé la gracia… ¿Cuál es el don que hace la unidad? ¡El Espíritu Santo! Que nos dé este don que hace la armonía, porque Él es la armonía, la gloria en nuestras comunidades” (Papa Francisco). ¿Desacreditas a tu hermano o su tarea para ponderarte tú? Habla bien del hermano con quien tienes menos afinidad. Ofrece este día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "Cuando Jesús llegó al sitio, alzó la vista y le dijo: -Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que hospedarme en tu casa. Bajó rápidamente y lo recibió muy contento" (Lc 19, 5-6). ¿De dónde te pide a ti, Jesús, que te bajes? ¿Sobre qué cosas estás subido? ¿Logros, orgullos, dolores, rencores? Haz lugar en tu corazón para que el Señor te visite. Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, ven a mi corazón que te recibo con alegría”.

Con Jesús por la noche. Repasa los acontecimientos. Trae a la memoria los acontecimientos vividos desde las primeras horas del día. NO juzgues sólo mira con detenimiento como en una película. Reflexiona, ¿En qué acontecimiento reconoces a Dios presente? ¿En qué momento diste lo mejor de ti? ¿Qué te propones para mañana? Pide ayuda a Dios.   

lunes, 20 de noviembre de 2017

Misericordia



Día 20

Con Jesús por la mañana. “Dice una expresión que se emplea mucho en la liturgia católica: Danos entrañas de misericordia ante toda miseria humana…Esto nos habla de la capacidad de conmovernos, estremecernos, inquietarnos ante lo que ocurre a nuestro alrededor, o incluso ante lo que vemos lejos. Tener entrañas de misericordia es la capacidad de darnos cuenta de esa conexión primera…con los otros… ser sensible para vibrar y comprender sus historias, lamentar sus dramas y compadecer sus lágrimas” (José M. Rodríguez Olaizola). ¿Qué te dicen a ti estas palabras? Acércate a alguien que sufra y necesite tu amor. Ofrece el día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "Jesús se detuvo, y mandó que se lo trajeran y, cuando se acercó, le preguntó: ¿Qué quieres que haga por ti? Él dijo: ¡Señor, que vea! Jesús le dijo: Ve. Tu fe te ha salvado. Y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios" (Lc 18, 40-43). ¿Qué quieres que Jesús haga por ti? Pídeselo con confianza. Renueva el propósito de la mañana mientras al ritmo de tu respiración repites: "Jesús, ten compasión de mi".

Con Jesús por la noche. Descubre la novedad. Cada día es una oportunidad para que descubras las novedades en las que Dios se te hace presente. Pasa por el corazón lo que viviste, personas, acontecimientos, lugares ¿Qué novedades descubres? ¿Cómo las has vivido, las recibiste o las has resistido y rechazado? ¿Descubres a Dios presente en ellas? ¿Qué aprendiste? Agradece a Dios.  

domingo, 19 de noviembre de 2017

Mansedumbre



Día 19

Con Jesús por la mañana. "Y ¿cuál es la actitud más profunda que debemos tener para dialogar y no pelear? La mansedumbre. La capacidad de encontrar a las personas, de encontrar a las culturas con paz. La capacidad de hacer preguntas inteligentes: '¿Por qué tú piensas así? ¿Por qué esta cultura es así?'. Escuchar a los otros, y luego hablar. Primero escuchar, luego hablar. Esto es mansedumbre" (Papa Francisco). ¿Permites expresarse a los demás o interrumpes? ¿Prejuzgas o estás abierto a escuchar? Actúa con modestia, no atropelles, ni apabulles, haz lugar a tu hermano. Ofrece este día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "El que recibió un talento dijo: Señor, sé que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste. Por eso tuve miedo, y enterré tu talento. Su señor le respondió: Siervo malo y perezoso, si cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí; debías haber entregado mi dinero a los banqueros, y habría cobrado lo mío con intereses" (Mt. 25, 24-27). ¿Brindas tu saber, tu tiempo, tu cariño a tus hermanos que lo necesiten? Mientras renuevas el propósito del día, repite en tu interior: "Padre, que comprenda que mis talentos se multiplican dándolos".

Con Jesús por la noche. Revive tu historia. Al cerrar la semana repasa la historia vivida en ella. ¿ha habido novedades que te han ayudado a crecer? ¿Qué acontecimiento te ha llenado de gozo? ¿Qué sentimientos recuerdas con más fuerza? ¿Qué palabras aún te resuenan? ¿Recuerdas alguna imagen que quede grabada en el corazón? ¿Qué encuentros te han llenado de alegría? Agradece a Dios lo vivido y disponte a iniciar una nueva semana. 

Blogroll