domingo, 29 de enero de 2017

Cambiar el mundo



Domingo 29

Con Jesús por la mañana. «¡Qué maravilla poder morirse sabiendo que nuestro paso por el mundo no ha sido inútil, que gracias a nosotros ha mejorado un rinconcito del planeta, el corazón de una sola persona! ¡Y qué espantosa esterilidad la de descubrir, a la llegada de la muerte, que hemos sido el bufón de muchos, pero que los más nos despreciaban a la misma hora en que nos admiraban, aplaudían o rociaban de incienso!» (J. L. Martín Descalzo). No te desanimes frente a la incomprensión. Ten fe en lo que crees y en lo que haces! Ofrece tu día por las intenciones del Papa.  

Con Jesús por la tarde. «Felices los pobres de corazón, porque el reino de los cielos les pertenece» (Mt 5,3). Acepta con paz lo que te traiga del día de hoy. No esperes que todos los días sean como imaginas. Dios te ama y te cuida en toda realidad. Repite al ritmo de tu respiración «Señor, dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar», mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Repasa y cierra tu semana. ¿Qué situaciones te han dejado paz y cuáles no? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente? ¿Qué bien has podido hacer y qué daño has ocasionado?  


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll