domingo, 1 de enero de 2017

Despliega tu vida




Domingo 1

María Madre de Dios

Con Jesús por la mañana. Damos inicio a un nuevo peregrinar. Un nuevo año comienza. ¡Abre tu vida a la novedad, a la sorpresa, a los acontecimientos! Jesús camina junto a nosotros. Despliega tu vida. Abraza la vida nueva que viene. Renueva tus deseos. Lleva contigo lo bueno que aprendiste, desecha aquello que limita tu corazón y tu capacidad de amar; lánzate a servir con generosidad a los demás. Jesús te llama a ponerte nuevamente en marcha para continuar haciendo de este mundo un lugar mejor. Tu oración y tus gestos de amor y ternura, harán de esta tierra un nuevo Edén. El planeta es nuestra casa común. Ofrece tu día por las intenciones de la Iglesia. Date tiempo para pensar: ¿Cómo inicias este nuevo año? ¿Qué deseos anidan en tu corazón?

Con Jesús por la tarde. «María meditaba y conservaba todo en su corazón» (Lc 2, 19). Tu corazón es el cofre. ¿Qué guardas o en él? Eso que hay en ti ¿Alimenta tu vida? ¿Te enriquece? Repite al ritmo de tu respiración: «María, Madre y Maestra ayúdame a cultivar el amor en mi corazón». 

Con Jesús por la noche. Repasa y cierra tu semana. ¿Qué situaciones te han dejado paz y cuáles no? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente? ¿Qué bien has podido hacer y qué daño has ocasionado?  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blogroll