martes, 7 de febrero de 2017

Esclavizar el alma



Día 7

Con Jesús por la mañana. Hay una opresión que es interior: es aquella que se aferra a la norma de manera esclavizante. Cuando buscas en primer lugar que los demás te elogien, caes en la trampa de la hipocresía que pulveriza la pureza del corazón, creado para hacer todo bajo la mirada amorosa de Dios. Y de esta unión íntima, se nutre el servicio a los demás, especialmente hacia los más pobres; sin buscar aplausos humanos. Detente, ¿qué recompensa buscas? ¿cuáles son tus motivaciones?. Elige hoy un servicio para realizar en lo oculto y ofrece tu día por la intención del Papa, en favor de los más carenciados.  

Con Jesús por la tarde. «¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras? Él les respondió: ¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí» (Mc 7,1-13). Tu oración, ¿es una formulación de frases hechas o un encuentro personal con Jesús? Repite al ritmo de tu respiración: "Señor, dame adorarte en espíritu y en verdad", y renueva el propósito de la jornada.

Con Jesús por la noche. Vivir en la verdad. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es vivir en la verdad porque eso nos hacer realmente libres.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll