jueves, 30 de marzo de 2017

Abrir el corazón



Día 30

Con Jesús por la mañana. «La misericordia renueva y redime, porque es el encuentro de dos corazones: el de Dios, que sale al encuentro, y el del hombre. Mientras este se va encendiendo, aquel lo va sanando: el corazón de piedra es transformado en corazón de carne, capaz de amar a pesar de su pecado. Es aquí donde se descubre que es realmente una «nueva creatura» (cf. Gal 6,15): soy amado, luego existo; he sido perdonado, entonces renazco a una vida nueva; he sido «misericordiado», entonces me convierto en instrumento de misericordia» (Papa Francisco). Deja que el amor te transforme. Ofrece tu día por la intención del Papa. 

Con Jesús por la tarde. «Estudian las Escrituras pensando encontrar en ellas vida eterna; pues ellas están dando testimonio de mí, ¡y no quieren venir a mí para tener vida!» (Jn. 5,39-43).¿Practico el amor y la misericordia o me quedo en la teoría? Repite al ritmo de la respiración, «Señor, que mis actitudes reflejen tu amor», mientras actualizas el propósito de hoy.

Con Jesús por la noche. Vivir en la verdad.  Recoge lo vivido hoy y toma conciencia. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es ayudar a los demás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll