lunes, 3 de abril de 2017

Dios en mí



Día 3

Con Jesús por la mañana. «Si yo me siento atraído por Jesús, si su voz templa mi corazón, es gracias a Dios Padre, que ha puesto dentro de mí el deseo del amor, de la verdad, de la vida, de la belleza… y Jesús es todo esto en plenitud. Esto nos ayuda a comprender el misterio de la vocación» (Papa Francisco). ¡No te apresures! Descubre a Dios que está presente, para ti, aquí y ahora. Disfruta un momento de su presencia. Ofrece tu día para que los jóvenes descubran la presencia de Dios en su vida y únete a la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. «Jesús le preguntó: –Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado? Contestó ella: –Ninguno, Señor. Jesús le dijo:–Tampoco yo te condeno. Vete y no vuelvas a pecar» (Jn 8, 10-11). ¡Cuánto agradecimiento y amor habrá nacido en el corazón de esa mujer! ¡Se sintió respetada y aceptada con sus miserias y pecados! ¿Te sientes acogido y perdonado por Dios? ¿Comprendes y perdonas a tus hermanos? Repite al ritmo de tu respiración, «Señor, que te descubra y te acoja en mis hermanos»

Con Jesús por la noche. Ser más consciente. ¿Crees que vas creciendo interiormente? ¿Sientes que aumenta tu esperanza, tu amor y caridad? ¿Qué te llena la vida? Entrega esta noche a tu Padre del cielo tus preocupaciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll