martes, 9 de mayo de 2017

Reconciliación y justicia



Día 9

Con Jesús por la mañana. «Se podría decir que reconciliación y justicia son las dos condiciones esenciales de la paz que, por consiguiente, también definen en cierta medida su naturaleza» (Africae Munus, Benedicto XVI). La paz en tus vínculos será el resultado del encuentro con tu hermano para pedir y dar perdón. Sin reciprocidad no hay reconciliación y sin reconciliación no hay paz real. ¿Qué puedes hacer hoy por la reconciliación con tus hermanos? Acércate a tu hermano, ofrece tu perdón y acepta el suyo, sé agente de paz. Ofrece lo que vivas por las intenciones del Papa. 

Con Jesús por la tarde. “Jesús les contestó: Ya se lo dije y no creen. Las obras que yo hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí.” (Jn 10,25). ¿Qué dicen de ti tus obras? ¿Das y pides perdón cuando es conveniente? Repite a Jesús: “Ayúdame a reconciliarme con mi hermano”, mientras continúas con el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Repasa los acontecimientos. Trae a la memoria los acontecimientos vividos desde las primeras horas del día. NO juzgues, sólo pasa por el corazón lo que has vivido hoy como si fuera una película. ¿En qué acontecimiento reconoces a Dios presente? ¿En qué momento diste lo mejor de ti? ¿Qué te propones para mañana? Pide ayuda a Dios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll