sábado, 10 de junio de 2017

Tráfico de armas y dinero



Día 10

Con Jesús por la mañana. «Y sobre esto hemos de ponernos un interrogante: ¿Por qué las armas letales son vendidas a aquellos que pretenden infligir un sufrimiento indecible sobre los individuos y la sociedad? Tristemente, la respuesta, que todos conocemos, es simplemente por dinero; un dinero impregnado de sangre, y muchas veces de sangre inocente. Frente al silencio vergonzoso y cómplice, es nuestro deber afrontar el problema y acabar con el tráfico de armas» (Papa Francisco).  Hoy, alivia con gestos, palabras y acogida a quien sufre cerca de ti. Ofrece tu día por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. «Jesús se sentó frente a la sala del tesoro del Templo y miraba cómo la gente depositaba su limosna. Muchos ricos daban en abundancia» (Mc 12, 41).  Jesús mira las intenciones.  ¿Eres generoso para ser visto o para agradar a Dios? ¿Te diriges a Dios con una actitud humilde, necesitada de él? Respira mientras repites en silencio: «Mi boca cantará tu auxilio, Señor».

Con Jesús por la noche. Hazte consciente. ¿Cómo viviste tu día? ¿Qué sucedió que te causa alegría o tristeza? Identifica las emociones que te “movieron” hoy.  ¿Hubo algún pensamiento que se repitiera? Jesús te acompañó hoy, ¿Puedes reconocer su presencia en personas o acontecimientos? Agradece a Dios por tu vida y disponte a iniciar una nueva jornada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll