sábado, 7 de enero de 2017

Amigos en el Señor



Sábado 7

Con Jesús por la mañana. Una comunidad de servidores basada en la “amistad cristiana” enriquece la vida de la comunidad eclesial y de la sociedad. La amistad promueve lo que nos une, no lo que nos diferencia. Entre amigos se cultiva la igualdad, la reciprocidad y el apoyo mutuo. Nadie se siente más importante que otro ni está por encima de nadie. Entre amigos es más fácil sentirse responsable y colaborar. De una comunidad de amigos es difícil marcharse porque se alimentan los deseos de permanecer en el amor recíproco. ¿Cómo es tu comunidad de amigos? Escoge hoy una actitud que acreciente la amistad de tu grupo.  Ofrece tu día por las intenciones del Papa.  

Con Jesús por la tarde. «Jesús recorría toda Galilea enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena noticia del reino y sanando entre el pueblo toda clase de enfermedades y dolencias» (Mt 4,23). Acércate a tus amigos con un corazón dispuesto a suavizar las dificultades que estén atravesando. Calma sus dolores y aflicciones. Repite al ritmo de tu respiración «Señor, haz de mí un instrumento de tu paz» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece. Cada día es un regalo. ¿Qué motivos tuviste hoy para agradecer? ¿Qué momentos te llenaron de plenitud? ¿Qué personas te alegraron? Agradece por los momentos del día que te han ensanchado el alma.  


viernes, 6 de enero de 2017

La diferencia enriquece



Viernes 6

Epifanía del Señor

Con Jesús por la mañana. Tanto la comunión como la diferencia son espacios de crecimiento mutuo. «Cuando se dice "Tú", se dice al mismo tiempo el "Yo" …» (Benjamín González Buelta) Los Magos de oriente, fueron a Belén, sin considerar las diferentes creencias. Se unieron en una “estrella” en común, en una misma adoración, en ese Tú que les permitió regresar a su lugar de origen, de otra manera y por otro camino.  Deja de lado en este día todo prejuicio que te separe del que no comparte tus criterios y céntrate en lo que te une a él. Ofrece tu jornada por la intención del Papa que pide por la unidad de los cristianos.  

Con Jesús por la tarde. «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle… Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría» (Mt 2,1-12). ¿Buscas la alegría de unirte a otros para ir al encuentro de Jesús, al encuentro de proyectos que construyan la paz en medio de las diferencias? ...Anímate a hacerlo hoy, allí donde te encuentres, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Recuerda a las personas. Trae a la memoria a las personas con las que has compartido hoy. ¿Qué te han dejado los encuentros? ¿Qué sentimientos se despertaron en ti? ¿Qué tienes para agradecerles? ¿Qué has aprendido hoy?  

jueves, 5 de enero de 2017

Sirve tu...



Jueves 5
  
Con Jesús por la mañana. «Toda naturaleza es un anhelo de servicio. Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco. Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú; Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú; Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, acéptalo tú. Sé el que aparta la piedra del camino, el odio entre los corazones y las dificultades del problema». (Gabriela Mistral).Tu vida es un llamado al servicio, cada momento por pequeño que sea puede ser servicio que alivie y ayude a otros. Elige un gesto solidario para colaborar en el medio en que te muevas hoy. Ofrece tu día como servicio por las intenciones del Papa.  

Con Jesús por la tarde. «Felipe encuentra a Natanael y le dice: Hemos encontrado al que describen Moisés en la ley y los profetas: Jesús, hijo de José, el de Nazaret» (Jn 1,45). Comparte un momento de amistad gratuita con una persona hoy, tómate un tiempo para escuchar y conversar. Repite al ritmo de tu respiración «Señor, dame la gracia de permanecer a tu lado» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Escucha tu corazón. Haz una pausa, respira profundo y cierra los ojos, tu corazón habla. ¿Qué sentimientos te habitan ahora? ¿Qué ideas persisten en tu cabeza? ¿Con qué ritmo has vivido el día de hoy? ¿Has podido detenerte a mirar y estar con los que tienes cerca? ¿Has servido a otros?  ¿Qué deseas para mañana?  

miércoles, 4 de enero de 2017

El deseo de poder



Miércoles 4

Con Jesús por la mañana. «Todos estamos tentados por estas cosas, estamos tentados de destruir al otro para trepar. Es una tentación mundana, que divide y destruye a la Iglesia. No es el Espíritu de Jesús… Nos hará bien pensar en las tantas veces que hemos visto esto en la Iglesia y en las tantas veces que hicimos esto. Y pedir al Señor que nos ilumine, para comprender que el amor al mundo, es decir este espíritu mundano, es enemigo de Dios» (Papa Francisco). La verdad sobre nuestros gestos y nuestro modo de servir a los demás nos abrirá a un camino de libertad y plenitud en las relaciones con los demás. Ofrece lo que vivas hoy por las intenciones de la Iglesia. Deja resonar a lo largo del día estas palabras del Papa en tu corazón.

Con Jesús por la tarde. «Uno de los dos que habían oído a Juan y habían seguido a Jesús era Andrés, hermano de Simón Pedro. Andrés encuentra primero a su hermano Simón y le dice: -Hemos encontrado al Mesías -que traducido significa Cristo-. Y lo condujo a Jesús» (Jn 1, 40-42). ¿Ayudas a los que tienes cerca a que conozcan a Jesús? Repite al ritmo de tu respiración «Señor, ayúdame a entusiasmar a otros en el camino del amor y el servicio» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Hazte consciente. Dios te acompaña en el camino, aprende a reconocer su paso para crecer en sabiduría interior. Recuerda los momentos vividos y las personas que estuvieron en ellos. Agradece todo lo que hoy vino a tu día. Pide luz… ¿De qué te hiciste consciente hoy? ¿Qué has aprendido? ¿Hay necesidad de enmendar algo o pedir perdón?  

martes, 3 de enero de 2017

Vida sana



Martes 3

Santísimo Nombre de Jesús

Con Jesús por la mañana. «En lo más íntimo de mí, el yo es un ser espiritual, donde pienso, amo y decido, donde asumo lo que soy y lo afirmo sanamente en la vida. Aquí está mi centro. Es aquí donde siento que mi Yo se abre a un «Tú inagotable», … y desde ese Tú universal se abre a todo tú sin exclusión alguna» (Benjamín González Buelta) ¿Es tu relación con Jesús una apertura al otro sin excluir a nadie? Medita hoy en esta verdad, y busca comprender a aquel que cerca de ti piensa distinto. Ofrece tu día por las intenciones del Papa en favor de la unidad de los cristianos.  

Con Jesús por la tarde. «Ahí está el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. De él yo dije: Detrás de mí viene un hombre que es más importante que yo, porque existía antes que yo.» (Jn 1, 29-30). Es un gran servicio reconocer las cosas buenas que tienen y hacen los demás. Repite al ritmo de tu respiración «Jesús, manso Cordero, dame amar como tú», mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Mira tú día. Trae a la memoria lo que has vivido hoy. ¿Cómo has contribuido a que la vida de los que están cerca de ti fuera más agradable? ¿Has servido hoy, a quién? Pide a Jesús un corazón más atento a los demás.  

lunes, 2 de enero de 2017

Apertura al otro




Lunes 2

Con Jesús por la mañana. Tanto la comunión como la diferencia son espacios de crecimiento mutuo. «Cuando se dice "Tú", se dice al mismo tiempo el "Yo" …». (Benjamín González Buelta) ¿Son tus intereses los de tu hermano? Endereza tu camino para alcanzar hoy un punto de unión con quien está en las periferias de tu corazón. Ofrece todo lo que vivas hoy por las intenciones del Papa: Por todos los cristianos, para que, fieles a las enseñanzas del Señor, contribuyan con la oración y la caridad fraterna, a restablecer la plena comunión eclesial, colaborando para responder a los desafíos actuales de la humanidad.

Con Jesús por la tarde. «Yo soy la voz del que grita en el desierto: Enderecen el camino del Señor» (Jn 1, 23). Ser testigo de Jesús es atreverse a anunciar el Buena Nueva en el desierto de la increencia. ¡Escandaliza al mundo anunciando la ternura de Dios! Repite al ritmo de tu respiración: «Señor, que tu gracia me ayude a expresar tu ternura a los demás».  Renueva el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Pon nombre a tu día. Reflexiona sobre lo vivido hoy, ¿Cómo llamarías al día de hoy? ¿Por qué eliges ese nombre, qué representa, qué destaca, a qué te recuerda? ¿Has estado disponible para los que necesitaron de ti? Pide ayuda a Dios para que tu estilo de vida refleje criterios más fraternos

domingo, 1 de enero de 2017

Despliega tu vida




Domingo 1

María Madre de Dios

Con Jesús por la mañana. Damos inicio a un nuevo peregrinar. Un nuevo año comienza. ¡Abre tu vida a la novedad, a la sorpresa, a los acontecimientos! Jesús camina junto a nosotros. Despliega tu vida. Abraza la vida nueva que viene. Renueva tus deseos. Lleva contigo lo bueno que aprendiste, desecha aquello que limita tu corazón y tu capacidad de amar; lánzate a servir con generosidad a los demás. Jesús te llama a ponerte nuevamente en marcha para continuar haciendo de este mundo un lugar mejor. Tu oración y tus gestos de amor y ternura, harán de esta tierra un nuevo Edén. El planeta es nuestra casa común. Ofrece tu día por las intenciones de la Iglesia. Date tiempo para pensar: ¿Cómo inicias este nuevo año? ¿Qué deseos anidan en tu corazón?

Con Jesús por la tarde. «María meditaba y conservaba todo en su corazón» (Lc 2, 19). Tu corazón es el cofre. ¿Qué guardas o en él? Eso que hay en ti ¿Alimenta tu vida? ¿Te enriquece? Repite al ritmo de tu respiración: «María, Madre y Maestra ayúdame a cultivar el amor en mi corazón». 

Con Jesús por la noche. Repasa y cierra tu semana. ¿Qué situaciones te han dejado paz y cuáles no? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente? ¿Qué bien has podido hacer y qué daño has ocasionado?  

Blogroll