sábado, 14 de enero de 2017

Servir como María



Sábado 14

Con Jesús por la mañana. «La Virgen es la más hermosa entre todas las mujeres, la más grande, la más humilde, la más pura, la más santa. Cuando se sintió inundada por la gracia, llena de Jesús, se puso rápido en camino. Pienso que es por eso que Dios eligió a una mujer para mostrar su amor y su compasión hacia el mundo» (S. Teresa de Calcuta). Que tu servicio a los demás hoy no se haga esperar. Comienza el día bien dispuesto a estar cerca de quienes necesitan de ti. ¡Ponte rápido en camino para estar cerca de tus hermanos! Ofrece todo lo que hoy vivas por las intenciones del Papa.  

Con Jesús por la tarde. «Al pasar vio a Leví de Alfeo, sentado junto a la mesa de recaudación de los impuestos y le dijo: -Sígueme. Él se levantó y le siguió» (Mc 2, 14). Jesús no esperas que seas bueno para llamarte, te llama a estar con Él porque te ama. ¿Comprendes esto? ¿Cómo miras a los demás? Repite al ritmo de tu respiración «Señor, dame tus ojos para mirar a los demás» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece. Cada día es un regalo. ¿Qué motivos tuviste hoy para agradecer? ¿Qué momentos te llenaron de plenitud? ¿Qué personas te alegraron? Agradece por los momentos del día que te han ensanchado el alma.  

martes, 10 de enero de 2017

¿Cómo es nuestro amor y servicio?



Miércoles 11

Con Jesús por la mañana. «Lo habitual entre nosotros es amar a quienes nos aprecian y quieren de verdad, ser cariñosos y atentos con nuestros familiares y amigos, para después vivir indiferentes hacia quienes sentimos como extraños y ajenos a nuestro pequeño mundo de intereses. Sin embargo, lo que distingue al seguidor de Jesús no es cualquier “amor”, sino precisamente ese estilo de amar que consiste en acercarnos a quienes pueden necesitarnos. No lo deberíamos olvidar» (J. A. Pagola). Reflexiona, ¿Quiénes tienen lugar en tu vida? Reserva hoy un espacio de tiempo y afecto para quien te necesita. Ofrece lo que hoy vivas por las intenciones del Papa en favor de la unidad de los cristianos.

Con Jesús por la tarde. «Simón y sus compañeros salieron tras él y cuando lo alcanzaron, le dijeron: -Todos te están buscando. Les respondió: -Vámonos de aquí a los pueblos vecinos, para predicar también allí, pues a eso he venido. Y fue predicando en las sinagogas de toda Galilea y expulsando demonios» (Mc 1,36-39). Sé cordial con quien tienes menos trato. Ser educado es un valor. Repite al ritmo de tu respiración «Señor, que sea una persona de mente amplia y corazón abierto» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Hazte consciente. Dios te acompaña en el camino, aprende a reconocer su paso para crecer en sabiduría interior. Recuerda los momentos vividos y las personas que estuvieron en ellos. Agradece todo lo que hoy vino a tu día. Pide luz… ¿De qué te hiciste consciente hoy? ¿Qué has aprendido? ¿Hay necesidad de enmendar algo o pedir perdón?  


El servicio de Jesús



Martes 10

Con Jesús por la mañana. «El estilo de amar de Jesús es inconfundible. No se acerca a las personas buscando su propio interés o satisfacción, su seguridad o bienestar. Sólo piensa en hacer el bien, acoger, regalar lo mejor que tiene, ofrecer amistad, ayudar a vivir...Por eso su amor tiene un carácter servicial. Jesús se pone al servicio de quienes lo puedan necesitar más. Hace sitio en su corazón y en su vida a quienes no tienen sitio en la sociedad ni en la preocupación de las gentes» (J.A. Pagola). Reflexiona, ¿Cómo es tu manera de amar? Sirve hoy a los demás en lugar de servirte de  ellos. Ofrece tu día por las intenciones del Papa.   

Con Jesús por la tarde. «Todos se llenaron de estupor y se preguntaban: -¿Qué significa esto? Es una enseñanza nueva, con autoridad. Hasta a los espíritus inmundos les da órdenes y le obedecen» (Mc 1,27). Busca el bien de las situaciones que vivas hoy. Repite al ritmo de tu respiración “Señor, aparta de mí todo espíritu de indiferencia”

Con Jesús por la noche. Mira tú día. Trae a la memoria lo que has vivido hoy. ¿Cómo has contribuido a que la vida de los que están cerca de ti fuera más agradable? ¿Has servido hoy, a quién? Pide a Jesús un corazón más atento a los demás.  


lunes, 9 de enero de 2017

La alegría de servir



Lunes 9

Con Jesús por la mañana. «Hay una alegría del ser sano y la de ser justo, pero hay, sobre todo, la hermosa, la inmensa alegría de servir. Qué triste sería el mundo si todo estuviera hecho, si no hubiera un rosal que plantar, una empresa que emprender» (Gabriela Mistral). Dios cuenta contigo, y quiere que tú seas quien lo ayude a hacer de este mundo un lugar fraterno, humano, solidario y acogedor. Tienes una misión que sacar adelante, el grano de arena que tú puedes aportar faltará si no lo sumas. ¡Escoge hoy la manera de entregarte, de darte por entero en cada cosa que emprendas! Ofrece tu día por las intenciones del Papa, haz click y comparte la oración con miles de personas.  

Con Jesús por la tarde. «Jesús les dijo: -Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres. Inmediatamente, dejando las redes, le siguieron» (Mc1, 17-18). Escucha su invitación. Te llama a estar con Él y a construir la comunidad. ¿Qué te impide seguirlo?  Repite al ritmo de tu respiración «Jesús, me decido por lo que une y dejo de lado lo que divide», mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Pon nombre a tu día. Reflexiona sobre lo vivido hoy, ¿Cómo llamarías al día de hoy? ¿Por qué eliges ese nombre, qué representa, qué destaca, a qué te recuerda? ¿Has estado disponible para los que necesitaron de ti? Pide ayuda a Dios para que tu estilo de vida refleje criterios más fraternos.  


domingo, 8 de enero de 2017

Bautismo del Señor



Domingo 8

Con Jesús por la mañana. «La fe es la mejor herencia que se puede dejar a los hijos... ¡Es muy bonito esto! Es un pasar de mano en mano la luz de la fe» (Papa Francisco). Transmite hoy tu fe en gestos y palabras de amor que construyan lazos fuertes. Ofrece tu día por las intenciones del Papa: Por los cristianos, para que, unidos, colaboren en responder a los desafíos actuales de la humanidad.

Con Jesús por la tarde. «Entonces fue Jesús desde Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Juan se resistía diciendo: -Soy yo quien necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?» (Mt 3, 13-14). Agradece la fe recibida. Esfuérzate por transmitir la fe a tus hijos, sobrinos, ahijados, nietos y amigos. Repite al ritmo de tu respiración «Señor, bautízame con tu amor para irradiar ternura a los demás» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Repasa y cierra tu semana. ¿Qué situaciones te han dejado paz y cuáles no? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente? ¿Qué bien has podido hacer y qué daño has ocasionado?  

Blogroll