sábado, 28 de enero de 2017

Dificultades en el servicio



Sábado 28

Con Jesús por la mañana. «En la vida no hay dificultades, sólo hay circunstancias. Dios lo conduce todo, y todo lo conduce bien. No hay más que abandonarse, y servir a cada instante en la medida de lo posible. Que cada día sea como la preparación de mi muerte, entregándome minuto a minuto a la obra de cooperación que Dios me pide, cumpliendo mi misión, la que Dios espera de mí, la que no puede hacer sino yo» (S. Alberto Hurtado sj).  Trabaja hoy para que las dificultades de este día no te acobarden. ¡Ánimo! Confía en Dios, y caminarás sobre la tempestad. Ofrece tu día por las intenciones del Papa, en favor de la unidad de los que creemos en Cristo.  

Con Jesús por la tarde. «Se levantó un viento huracanado, las olas rompían contra la barca que se estaba llenando de agua» (Mc 4, 37). No te inquietes frente a las dificultades. Ante los problemas pide primero la paz para tu corazón, cuando estés ante una dificultad. Así te asegurarás de que tus acciones sean hechas bajo la acción de Espíritu de Dios. Repite al ritmo de tu respiración «Señor, concédeme paz en el corazón y sabiduría en el obrar», mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece. Cada día es un regalo. ¿Qué motivos tuviste hoy para agradecer? ¿Qué momentos te llenaron de plenitud? ¿Qué personas te alegraron? Agradece por los momentos del día que te han ensanchado el alma

viernes, 27 de enero de 2017

Sonreír es servicio



Viernes 27

Con Jesús por la mañana. «¿Sabes el valor de una sonrisa? No cuesta nada pero vale mucho. Enriquece al que la recibe, sin empobrecer al que la da. Se realiza en un instante y su memoria perdura para siempre. Nadie es tan rico que pueda prescindir de ella, ni tan pobre que no pueda darla. Crea alegría en casa; fomenta buena voluntad y es la marca de la amistad. Es descanso para el aburrido, aliento para el descorazonado, sol para el triste y recuerdo para el turbado. Y, con todo, no puede ser comprada, mendigada, robada, porque no existe hasta que se da.» (San Alberto Hurtado sj). Cuando pidas algo, hazlo sonriendo. Cuando corrijas a alguien, hazlo con caridad. Ofrece tu día con una sonrisa a Dios por las intenciones del Papa.  

Con Jesús por la tarde. «Jesús les decía: -El reino de Dios es como un hombre que sembró un campo: de noche se acuesta de día se levanta y la semilla germina y crece sin que él sepa cómo» (Mc 4, 26-27). Tu sonrisa es la semilla del reino que siembras con alegría. No dejes de iluminar al mundo con tu alegría. Sonríe ante toda situación y ante toda persona. Repite al ritmo de tu respiración «Señor, dame la gracia de sembrar alegría en los demás» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Recuerda a las personas. Trae a la memoria a las personas con las que has compartido hoy. ¿Qué te han dejado los encuentros? ¿Qué sentimientos se despertaron en ti? ¿Qué tienes para agradecerles? ¿Qué has aprendido hoy?  

jueves, 26 de enero de 2017

Alegría en el servicio




Jueves 26

Con Jesús por la mañana. «Es nuestro rostro siempre una sonrisa ancha y brillante como el sol. Llenar de sol la vida de los demás. Crear siempre alegría a nuestro alrededor. La vida no es triste sino alegre. El mundo no es un destierro sino un jardín. El hombre no nace para sufrir, sino para gozar. El fin de nuestra vida no es la muerte, sino la vida. Un hombre por más virtuoso que sea, si vive melancólico merecerá que se diga: "Un santo triste es un triste santo". (S. Alberto Hurtado SJ). Alégrate! El día comienza para ti. Vive hoy con amplitud de corazón y mente. Ofrece tu día por las intenciones del Papa.  

Con Jesús por la tarde. «Jesús les decía: -¿Se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón o debajo de la cama? ¿No se coloca en el candelero?» (Mc 4, 21). Ilumina el día con tu sonrisa. Repite al ritmo de tu respiración con San Alberto Hurtado, «Contento, Señor, contento» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Escucha tu corazón. Haz una pausa, respira profundo y cierra los ojos, tu corazón habla. ¿Qué sentimientos te habitan ahora? ¿Qué ideas persisten en tu cabeza? ¿Con qué ritmo has vivido el día de hoy? ¿Has podido detenerte a mirar y estar con los que tienes cerca? ¿Has servido a otros?  ¿Qué deseas para mañana?  

miércoles, 25 de enero de 2017

La vida es oportunidad



Miércoles 25

Conversión de San Pablo, apóstol

Con Jesús por la mañana. «Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana. Que sepa reír de sus errores. Que no se envanezca con sus triunfos. Que no se considere electa antes de hora. Que no huya de sus responsabilidades. Que defienda la dignidad humana. Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez. Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma» (Mario Andrade) ¿Cómo quieres vivir? Es tu decisión. Medita hoy esto en tu corazón y ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa.  

Con Jesús por la tarde. «Jesús les dijo: Vayan por todo el mundo proclamando la Buena Noticia a toda la humanidad» (Mc 16, 15). Sé cauto y discreto en tus diálogos. Que tus palabras expresen ánimo y misericordia, así sabrán que eres ciudadano del reino de Dios. Repite al ritmo de tu respiración «Señor, ayúdame a transmitir tu paz por medio de mis palabras» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Hazte consciente. Dios te acompaña en el camino, aprende a reconocer su paso para crecer en sabiduría interior. Recuerda los momentos vividos y las personas que estuvieron en ellos. Agradece todo lo que hoy vino a tu día. Pide luz… ¿De qué te hiciste consciente hoy? ¿Qué has aprendido? ¿Hay necesidad de enmendar algo o pedir perdón?  

martes, 24 de enero de 2017

Amor en el servicio



María Reina de la Paz


Con Jesús por la mañana. «Si todos los hombres amasen en serio su tarea -por pequeña que fuera- el mundo cambiaría. Si el zapatero hiciese bien sus zapatos por el placer de hacerlos bien; si el escritor luchara por expresarse plenamente, despreocupándose del éxito y del aplauso… si los creyentes fueran consecuentes con su fe, sin angustiarse por las modas de cada tiempo, si hombres y mujeres cuidasen sus almas la décima parte que sus vestidos y su aspecto… si todo esto pasase ya no tendríamos motivos para quejarnos… Y todos serían más felices.” (José Luis Martín Descalzo). ¿Con qué disposición interior realizas tus tareas? Elige hoy una tarea para hacerla lo mejor que puedas y por amor. Ofrece tu día por las intenciones del Papa.

Con Jesús por la tarde. «Porque el que haga la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre» (Mc 3, 35). Estás llamado a la plenitud. A ensanchar las fronteras de tu corazón, a derribar tus barreras mentales y a abrir el alma a Dios. ¿En qué se apoya tu felicidad? ¿Qué haces por la felicidad de los demás? Repite al ritmo de tu respiración «Señor, ayúdame a entregarme con generosidad a los demás» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Mira tú día. Trae a la memoria lo que has vivido hoy. ¿Cómo has contribuido a que la vida de los que están cerca de ti fuera más agradable? ¿Has servido hoy, a quién? Pide a Jesús un corazón más atento a los demás.  

lunes, 23 de enero de 2017

Importa el amor



Lunes 23

Con Jesús por la mañana. Inicia tu día bajo la mirada de Dios que te ama, te busca para estar contigo y desea estar contigo todo este día. «No busques hacer cosas espectaculares. Lo que importa es el don de ustedes mismas. Lo que importa es el grado de amor que ponen en cada gesto… Jesús hubiese muerto por una sola persona… Sean fieles en las pequeñas cosas, y porque en ellas reside su fuerza. Para Dios nada es pequeño» (Santa Teresa de Calcuta). Ofrece lo que hoy vivas por las intenciones del Papa. Comparte la oración por las redes.  

Con Jesús por la tarde. «Un reino dividido internamente no puede subsistir. Una casa dividida internamente no puede mantenerse» (Mc 3, 24-25). En ti se encuentra la luz y la sombra, el trigo y la cizaña, el lobo y el cordero, pero tú decides quien reina, quien crece y quien vence.  Trabaja por hacer crecer lo mejor de ti. Repite al ritmo de tu respiración «Señor, dame la gracia de potenciar lo mejor que hay en mi» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Pon nombre a tu día. Reflexiona sobre lo vivido hoy, ¿Cómo llamarías al día de hoy? ¿Por qué eliges ese nombre, qué representa, qué destaca, a qué te recuerda? ¿Has estado disponible para los que necesitaron de ti? Pide ayuda a Dios para que tu estilo de vida refleje criterios más fraternos.  

domingo, 22 de enero de 2017

Servicio descansado




Domingo 22

Con Jesús por la mañana. «Creer apasionadamente en el prójimo y preferir ser engañado una vez por él a pasarnos toda la vida desconfiando de todos. Amar sin preguntarse si nos lo agradecerán. Estar seguros de que, a la larga, incluso en este mundo, el amor acaba funcionando y también nos querrán más de lo que merezcamos. Sonreír, aunque no se tengan ganas. Sonreír, sobre todo, si un día se debe decir algo amargo. Dar tiempo al tiempo, sabiendo que las frutas maduran lentamente. Dedicarse más a los problemas del prójimo que a los propios. Así se curarán o mitigarán los dos» (José Luis Martín Descalzo). Deja que estas palabras resuenen en tu corazón y reflexiona ¿Qué te dicen a ti? Ofrece tu día por las intenciones del Papa.  

Con Jesús por la tarde. «Un trecho más adelante vio a otros dos hermanos -Santiago de Zebedeo y Juan, su hermano- en la barca con su padre Zebedeo, arreglando las redes. Los llamó, y ellos inmediatamente dejando la barca y a su padre le siguieron» (Mt 4, 21-22). Abandona rencores. Olvida viejas rencillas. Quita los resentimientos de tu corazón. ¡Abre el corazón a la vida! Repite al ritmo de tu respiración «Señor, hazme descubrir la riqueza que tiene estar vivo» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Repasa y cierra tu semana. ¿Qué situaciones te han dejado paz y cuáles no? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente? ¿Qué bien has podido hacer y qué daño has ocasionado?

Blogroll