viernes, 10 de febrero de 2017

Un nuevo corazón



Día 10

Con Jesús por la mañana. Hay momentos en los que necesitamos recurrir a aquellas palabras del salmista: «Crea Señor en mí un corazón puro. Renuévame por dentro con espíritu firme» (Sal 50, 10). Tenemos necesidad de purificar nuestras intenciones, motivaciones, pensamientos y sentimientos. Buscamos ser consolados, y no siempre nuestro consuelo hacia los demás es desinteresado. Queremos que nos comprendan, pero somos lentos para comprender más a los demás; deseamos ser amados incondicionalmente, pero no siempre estamos dispuestos a amar sin medida. ¿Tu generosidad y entrega son desinteresadas? Reza y ofrece el día por la intención de este mes. Realiza buenos gestos y acciones con los demás, sin esperar reconocimiento.  

Con Jesús por la tarde. «Levantando los ojos al cielo, suspiró y le dijo: "Efatá", que significa: "Ábrete". Y enseguida se abrieron sus oídos, se le soltó la lengua y comenzó a hablar normalmente..."Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos» (Mc 7,31-37). ¿Escuchas tú a Dios? ¿Proclaman tus labios sus bondades? repite al ritmo de tu respiración: " Jesús, abre mis oídos y mis labios" mientras renuevas el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Recuerda a las personas y agradece. Trae a la memoria las personas con las que has compartido hoy. ¿Qué te han dejado? ¿Cómo ha sido ese encuentro? ¿Qué le agradeces? Aún las situaciones difíciles nos dejan enseñanzas.  

jueves, 9 de febrero de 2017

Hoy tienes una oportunidad


Día 9

Con Jesús por la mañana. La vida está llena de Dios y hoy tienes la oportunidad de descubrirlo. Despierta los sentidos de tu corazón. Agudiza tus oídos para escuchar a quien te encuentres, abre tus ojos para descubrir en los demás a Cristo. Tiende tu mano al que necesita de un favor. Saborea cada momento que vivas. En el prójimo que sufre la pobreza, la persecución y la marginación está Cristo, ¡Abrázalo! Pronuncia hoy palabras amables, y no olvides decir las palabras mágicas: "Gracias" y "Por favor". Verás como a tu alrededor ocurren cosas increíbles. Ofrece el día de hoy por la intención de este mes.

Con Jesús por la tarde. «Él le decía: Espera que primero se sacien los hijos, pues no está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos. Pero ella le respondió: Sí, Señor; que también los perritos comen bajo la mesa migajas de los niños. Él, entonces, le dijo: Por lo que has dicho, vete; el demonio ha salido de tu hija» (Mc 7, 27-29). Y tú, ¿recibes con fe las respuestas que Jesús da a tu oración, cuando no son de tu agrado? Aprovecha este momento para repetir "Señor, aumenta mi fe". Renueva el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Detente. Tómate un momento y sé consciente de lo que has vivido hoy. ¿Qué te llena de alegría? ¿Qué te hace perder la paz? ¿Dónde tienes puesto tu corazón? No se puede sentir plenitud interior si no sabemos hacia dónde va nuestra vida.  



miércoles, 8 de febrero de 2017

Responsabilidad de todos



Día 8

Con Jesús por la mañana. «En lo profundo del corazón lo que motiva es la esperanza. Existe un anhelo de que la sociedad actual sea distinta. Un deseo de hacer frente a todo lo que deshumaniza al hombre. El sentimiento de «indignación» ha llegado incluso al corazón de los que no creen o se denominan agnósticos o ateos. La resistencia al mal, y a todo lo que destruye la posibilidad de la vida, nos toca a todos» (Javier Rojas, SJ). Ofrece tu día por la intención mensual del Papa en favor de "los agobiados", y adhiere hoy a la lucha común contra la injusticia, acercando tu mano amiga a alguna persona carenciada que conozcas.  

Con Jesús por la tarde. «Y Jesús, llamando otra vez a la gente, les dijo: "Escúchenme todos y entiéndanlo bien. Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre. ¡Si alguien tiene oídos para oír, que oiga!» (Mc 7,14-23). ¿Eres consciente de que la peor mancha del corazón es la falta de Amor? aprovecha para repetir al rimo de tu corazón: "Señor, purifica mi corazón de la indiferencia", y retoma el propósito de la mañana.

Con Jesús por la noche. Explorar tu interioridad. Agradece el día que termina. ¿Qué sentimientos estuvieron presente durante el día? ¿Qué temores tienes? ¿Cuáles son las situaciones que te hacen feliz? ¿Cuidas de aquello que te hace feliz?  


martes, 7 de febrero de 2017

Esclavizar el alma



Día 7

Con Jesús por la mañana. Hay una opresión que es interior: es aquella que se aferra a la norma de manera esclavizante. Cuando buscas en primer lugar que los demás te elogien, caes en la trampa de la hipocresía que pulveriza la pureza del corazón, creado para hacer todo bajo la mirada amorosa de Dios. Y de esta unión íntima, se nutre el servicio a los demás, especialmente hacia los más pobres; sin buscar aplausos humanos. Detente, ¿qué recompensa buscas? ¿cuáles son tus motivaciones?. Elige hoy un servicio para realizar en lo oculto y ofrece tu día por la intención del Papa, en favor de los más carenciados.  

Con Jesús por la tarde. «¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras? Él les respondió: ¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí» (Mc 7,1-13). Tu oración, ¿es una formulación de frases hechas o un encuentro personal con Jesús? Repite al ritmo de tu respiración: "Señor, dame adorarte en espíritu y en verdad", y renueva el propósito de la jornada.

Con Jesús por la noche. Vivir en la verdad. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es vivir en la verdad porque eso nos hacer realmente libres.  


lunes, 6 de febrero de 2017

La obra eficaz



Día 6

Con Jesús por la mañana. «Los refugiados se encuentran a menudo carentes, a veces durante mucho tiempo, de los bienes primarios. Por eso es preciso hacer todo esfuerzo para eliminar las causas de esta realidad. Aliento a todos los que están trabajando generosa y lealmente por la justicia y la paz a no desanimarse. Muchas organizaciones están haciendo mucho; me alegra particularmente la obra eficaz de los numerosos grupos católicos, que ofrecen ayuda generosa a tantas personas necesitadas sin discriminación alguna» (Papa Francisco). Ofrece tu día por la intención del Papa para este mes en favor de ", los pobres, los refugiados y los marginados", y elige hoy alguna persona para ayudar generosamente, dando de tu tiempo o de tus bienes.  

Con Jesús por la tarde. «En todas partes donde entraba, pueblos, ciudades y poblados, ponían a los enfermos en las plazas y le rogaban que los dejara tocar tan sólo los flecos de su manto, y los que lo tocaban quedaban curados» (Mc 6,53-56). Haz un alto en el camino para pedir la sanación tuya o de quien lo necesite y repite en tu interior: "Una Palabra tuya, bastará para sanarme". Continúa con el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Ser más consciente. ¿Crees que vas creciendo interiormente? ¿Sientes que aumenta tu esperanza, tu amor y caridad? ¿Qué te llena la vida de plenitud? Entrega esta noche a tu Padre del cielo tus preocupaciones.  


domingo, 5 de febrero de 2017

Hermanados en la caridad



Día 5

Con Jesús por la mañana. «El sentimiento de indignación que nos invade a todos ante las situaciones de pobreza, marginación, persecución, contaminación y de corrupción, en las instituciones que tienen la responsabilidad y la obligación de dar respuestas a los desafíos actuales, ha llevado a que crezcan, ante tanta injusticia, degradación y sufrimiento, nuevas iniciativas de colaboración entre los cristianos de diversas iglesias» (Javier Rojas, SJ). Ofrece esta jornada apoyando la intención del Papa: "Por aquellos que están agobiados, especialmente los pobres, los refugiados y los marginados, para que encuentren acogida y apoyo en nuestras comunidades". Realiza un gesto de acogida para con quien esté necesitado de amor cerca de ti.  

Con Jesús por la tarde. «Ustedes son la luz del mundo...Y no se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa. Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes» (Mt 5,13-16). A mitad de la jornada detén tu marcha, para preguntarte ¿Qué Luz brilla en mí? ¿Dónde pongo mi lámpara? aprovecha para repetir al ritmo de tu respiración: "Que brille la Luz de tu Caridad en mí, Señor", mientras renuevas el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Serénate. ¿Cómo ha sido tu fin de semana? ¿Qué momentos te han enriquecido? ¿Has actuado mal con alguna persona? ¿Cómo te dispones a comenzar tu semana? Cierra los ojos, respira hondo y busca la quietud interior para encontrarte con Dios.  


Blogroll