sábado, 1 de abril de 2017

Quemar la vida



Día 1

Con Jesús por la mañana. «¡Déjate sorprender por Dios! No le tengas miedo a las sorpresas, que te mueven el piso, nos ponen inseguros, pero nos meten en camino. El verdadero amor te lleva a quemar la vida, aun a riesgo de quedarte con las manos vacías» (Papa Francisco). Comenzamos el mes de abril, rezando junto al Papa por los jóvenes, para que sepan responder con generosidad a su propia vocación, considerando seriamente también la posibilidad de consagrarse al Señor en el sacerdocio o en la vida consagrada. Disponte a "quemar tu vida" por Él y ofrece tu día, con el Papa, para que los jóvenes sepan responder con generosidad a su vocación.

Con Jesús por la tarde. «Los guardias respondieron: -Jamás ha hablado nadie como ese hombre». Los fariseos les replicaron: - «¿También vosotros os habéis dejado embaucar?» (Jn 7, 40-53). ¿Estás dispuesto a correr el riesgo de ser cristiano, de ser signo de contradicción junto con Cristo? Repite con el salmo: «Señor, Dios mío, a ti me acojo»

Con Jesús por la noche. Recoge tu día. ¿Qué viviste hoy? ¿Qué sentimiento identificas al terminar el día? ¿De qué estás agradecido hoy? ¿Qué situaciones te han entristecido hoy? ¿Qué te hubieras gustado que fuera diferente?


viernes, 31 de marzo de 2017

Recomenzar



Día 31

Con Jesús por la mañana. «No existe ley ni precepto que pueda impedir a Dios volver a abrazar al hijo que regresa a él reconociendo que se ha equivocado, pero decidido a recomenzar desde el principio. Quedarse solamente en la ley equivale a banalizar la fe y la misericordia divina» (Papa Francisco). El amor está, ante todo, por sobre todo y más allá de todo, para recomenzar y volver toda vez que pierdas el rumbo. ¡Vuelve tu corazón al amor de Dios! Ofrece tu día por las intenciones del Papa para este mes y ábrete al nuevo desafío que te propone para abril. 

Con Jesús por la tarde. «Entonces Jesús, mientras enseñaba en el templo, gritó: «A mí me conocen, y conocen de dónde vengo. Sin embargo, yo no vengo por mi cuenta, sino que el Verdadero es el que me envía; a ese ustedes no lo conocen; yo lo conozco, porque procedo de él y él me ha enviado» (Jn.7, 25-30). ¿Qué situaciones significativas para ti has vivido este mes? Repite al ritmo de tu respiración: «Señor, que sea fiel a lo que recibo de ti», mientras continúas concretando el pequeño propósito de hoy.

Con Jesús por la noche. Haz memoria del día. Tu vida diaria tiene un comienzo, un proceso y un final. Es importante recordar cómo iniciaste el día y cómo estás terminando. ¿Con qué sentimientos y pensamientos iniciaste el día? ¿Qué te afectó durante el día? ¿Cómo describirías lo que sientes “aquí y ahora”? Recuerda que el modo en cómo termines el hoy influirá en el modo con el que inicies tu nuevo día.

jueves, 30 de marzo de 2017

Abrir el corazón



Día 30

Con Jesús por la mañana. «La misericordia renueva y redime, porque es el encuentro de dos corazones: el de Dios, que sale al encuentro, y el del hombre. Mientras este se va encendiendo, aquel lo va sanando: el corazón de piedra es transformado en corazón de carne, capaz de amar a pesar de su pecado. Es aquí donde se descubre que es realmente una «nueva creatura» (cf. Gal 6,15): soy amado, luego existo; he sido perdonado, entonces renazco a una vida nueva; he sido «misericordiado», entonces me convierto en instrumento de misericordia» (Papa Francisco). Deja que el amor te transforme. Ofrece tu día por la intención del Papa. 

Con Jesús por la tarde. «Estudian las Escrituras pensando encontrar en ellas vida eterna; pues ellas están dando testimonio de mí, ¡y no quieren venir a mí para tener vida!» (Jn. 5,39-43).¿Practico el amor y la misericordia o me quedo en la teoría? Repite al ritmo de la respiración, «Señor, que mis actitudes reflejen tu amor», mientras actualizas el propósito de hoy.

Con Jesús por la noche. Vivir en la verdad.  Recoge lo vivido hoy y toma conciencia. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es ayudar a los demás.


miércoles, 29 de marzo de 2017

Ayuda



Día 29

Con Jesús por la mañana. «Querer acercarse a Jesús implica hacerse prójimo de los hermanos, porque nada es más agradable al Padre que un signo concreto de misericordia. Por su misma naturaleza, la misericordia se hace visible y tangible en una acción concreta y dinámica. Una vez que se la ha experimentado en su verdad, no se puede volver atrás: crece continuamente y transforma la vida. Es verdaderamente una nueva creación que obra un corazón nuevo, capaz de amar en plenitud, y purifica los ojos para que sepan ver las necesidades más ocultas» (Papa Francisco). Deja que estas palabras resuenen en tu corazón. Ofrece tu día por las intenciones del Papa. 

Con Jesús por la tarde. «Jesús tomó la palabra y les dijo: «En verdad, en verdad les digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta sino lo que ve hacer al Padre» (Jn.5,17-30). Que tus acciones se parezcan a las de Jesús, para que sintonicen con el amor del Padre. ¡Anímate! Repite al ritmo de tu respiración «Señor, dame tus sentimientos para sentir como Tú».

Con Jesús por la noche. Agradece los encuentros. Trae a la memoria las personas que hoy encontraste. ¿Recuerdas a alguien en especial?¿Qué ha sido significativo para ti de ese encuentro? ¿Qué sentimientos te ha dejado? ¿A qué te han movido esos sentimientos? Agradece a las personas de este día y ofrécelas a Dios para que las cuide.


martes, 28 de marzo de 2017

Único



Día 28

Con Jesús por la mañana. «No podemos olvidar que cada uno lleva consigo el peso de la propia historia que lo distingue de cualquier otra persona. Nuestra vida, con sus alegrías y dolores, es algo único e irrepetible, que se desenvuelve bajo la mirada misericordiosa de Dios» (Papa Francisco). Dios te mira con amor único, eres especial para Dios. Ponte bajo esa mirada amorosa de Dios y deja que tu corazón descanse. ¿Cómo miras tú a los demás? Ofrece tu día por los cristianos perseguidos para que sientan la fuerza de la mirada misericordiosa de Dios y se mantengan firmes en su fe. 

Con Jesús por la tarde. «Jesús, al verlo echado, y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo, le dice: «¿Quieres quedar sano?». El enfermo le contestó: «Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina... Jesús le dice: «Levántate, toma tu camilla y echa a andar» (Jn.5, 1-16).¿Qué te  impiden levantarte de tu caída? Levántate y ayuda a otros a levantarse de sus dificultades. Mira como Dios te mira. Repite al ritmo de tu respiración “Señor mírame, Señor mírame”.

Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu día. Busca aquietarte. Repasa el día vivido. ¿Hubo algún acontecimiento que te afectó en especial durante el día? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Qué ha sido lo más significativo de tu día? Mirando lo vivido, ¿Qué nombre pondrías a tu día? ¿Por qué?


lunes, 27 de marzo de 2017

Silencio



Día 27

Con Jesús por la mañana. «A veces también el silencio es de gran ayuda; porque en algunos momentos no existen palabras para responder a los interrogantes del que sufre. La falta de palabras, sin embargo, se puede suplir por la compasión del que está presente y cercano, del que ama y tiende la mano. No es cierto que el silencio sea un acto de rendición, al contrario, es un momento de fuerza y de amor. El silencio también pertenece al lenguaje de la consolación» (Papa Francisco). Acompaña al que sufre, consuela al desanimado, ayuda al que te necesita. Hazte presente en la vida de algún desesperado. Ofrece tu día por la intención del Papa.  

Con Jesús por la tarde. «El funcionario insiste; Señor, baja antes de que se muera mi niño. Jesús le contesta; Anda, tu hijo vive. El hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino» (Jn. 4,43-54). La misión de Jesús fue pasar por la vida haciendo el bien. Haz tú lo mismo. Repite al ritmo de tu respiración, «Señor, que lleve vida a mis hermanos», mientras continúas llevando adelante el propósito de hoy.

Con Jesús por la noche. Ser más consciente. ¿Crees que vas creciendo interiormente? ¿Sientes que aumenta tu esperanza, tu amor y caridad? ¿Qué te llena la vida en plenitud? Entrega esta noche a tu Padre del cielo tus preocupaciones.


domingo, 26 de marzo de 2017

Consolad



Día 26

Con Jesús por la mañana. «Todos tenemos necesidad de consuelo, porque ninguno es inmune al sufrimiento, al dolor y a la incomprensión. Cuánto dolor puede causar una palabra rencorosa, fruto de la envidia, de los celos y de la rabia. Cuánto sufrimiento provoca la experiencia de la traición, de la violencia y del abandono; cuánta amargura ante la muerte de los seres queridos. Sin embargo, Dios nunca permanece distante cuando se viven estos dramas» (Papa Francisco). Expresa ternura con el que sufre por medio de un abrazo, de una caricia y con palabras llenas de esperanzas.  Ofrece todo lo que vivas por la intención del Papa. 

Con Jesús por la tarde. «Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista. Él les contestó: Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo» (Jn.9,1-38). ¿De qué cegueras te curó Jesús en la vida? Agradece su consuelo. Repite al ritmo de tu respiración “Señor, que vea” mientras continúas llevando consuelo a otros.

Con Jesús por la noche. Repasa tu semana. Jesús te acompañó toda la semana, estuvo contigo y permanece en ti. ¿Qué sentimiento predominó? ¿En qué momentos te has sentido pleno? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente? ¿Qué quieres agradecerle a Dios de modo especial? ¿Qué te propones para la semana próxima?


Blogroll