sábado, 13 de mayo de 2017

Ver, escuchar y callar



Día 13

Con Jesús por la mañana. "Yo Vine al Sáhara con una gran ilusión por vivir la experiencia mística de los padres del desierto. He descubierto también que soy filósofo. Filósofo no porque tenga una filosofía propia, sino porque tengo la cabeza llena de puntos de interrogación sobre muchas cosas. Ahora estoy aprendiendo a callarme. Ver, escuchar y callarse..." (OMI). Contempla tu realidad y pregúntate hoy ¿Qué puedo aprender de lo que estoy viviendo? Haz silencio, observa y aprende. Ofrece lo que hoy vivas por las intenciones del Papa y por los frutos de su viaje a Fátima. 

Con Jesús por la tarde. “Le dice Felipe: Señor, enséñanos al Padre y nos basta. Le responde Jesús: Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes ¿y todavía no me conocen?” (Jn 14,8-9). El silencio interior te ayudará a vivir tu día con más detenimiento y hondura. Aún en medio del trajín aprende a vivir despacio y con atención. Repite al ritmo de la respiración, “Señor que aprenda lo que hoy tengo que aprender” mientras observas con el corazón lo que vives.

Con Jesús por la noche. Trae a las personas. Trae a la memoria a las personas que has encontrado hoy. ¿Cómo han sido esos encuentros? ¿Cómo fue  tu acogida? ¿Reconoces que las personas son regalos que Dios te acerca cada día? ¿Qué has podido hacer por los demás? ¿Hay alguien que necesite una disculpa? Agradece el don de la vida en ti y en tus hermanos.   


viernes, 12 de mayo de 2017

Fe coherente



Día 12

Con Jesús por la mañana. “La justicia no es algo desencarnado. Hunde necesariamente sus raíces en la coherencia humana. Una caridad que no respete la justicia y el derecho de todos, es errónea. Animo a los cristianos, pues, a ser ejemplares en lo que toca a la justicia y la caridad.” (Benedicto XVI). Una fe coherente ha de ser vivida con justicia y amor en la familia, el trabajo, con amigos en las diversiones ¿Cómo vives tu fe? ¿Qué tiempo dedicas los otros, a tu vida espiritual y al servicio? Ofrece tu día por el Papa y únete a él en su visita a Fátima. 

Con Jesús por la tarde. “No se inquieten, crean en Dios y crean en mí”. (Jn 14,1). ¿Qué cosas  te quitan la paz en tu vida cotidiana? ¿Qué cosas dificultan que vivas con coherencia tu fe, porque quedan al margen de ella? Pide a Dios a lo largo del día “Señor dame luz para ver y fortaleza para creer”, mientras continúas con el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Recupera imágenes. Tómate un tiempo y mira tu día. ¿Qué imágenes recuerdas de lo vivido hoy? Apúntate algunos datos significativos de esas imágenes. ¿Por qué destacas esos detalles? ¿Qué te dicen? ¿Qué belleza descubres en esas imágenes? ¿De qué has disfrutado hoy? ¿De qué te arrepientes? Agradece a Dios y pide ayuda para empezar tu día mañana.

jueves, 11 de mayo de 2017

La verdad del Amor



Día 11

Con Jesús por la mañana. “La paz de los hombres conseguida sin la justicia es ilusoria y efímera. La justicia de los hombres que no brote de la reconciliación por la «verdad del amor» (cf. Ef 4,15) queda inacabada; no es auténtica justicia.” (Africae Munus, Benedicto XVI). El amor es la medida de la justicia, para no sólo dar cosas sino darse uno mismo en aquello que se entrega a los demás. Dedica tiempo a escuchar a otro sin apuros, con atención, sin discutir, ni querer tener razón, sólo escucha y comprende. Ofrece tu día por las intenciones del Papa. 

Con Jesús por la tarde. “Les aseguro: quien reciba al que no envíe me recibe a mí, y quien me recibe a mí recibe al que me envió.” (Jn 13,20). Si escuchas a tu hermano, lo acoges, y la acogida es signo de paz. Repite en tu corazón “Señor, que te descubra en mis hermanos”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Rememora palabras. Recuerda las conversaciones que hoy mantuviste. ¿Qué palabras o frases te resuenan y por qué te resuenan? ¿Cuáles te han dejado en paz y cuáles no? Apunta la diferencia  en cada una y haz un propósito para crecer en adelante. Agradece el día.


miércoles, 10 de mayo de 2017

Entrada gratuita



Día 10

Con Jesús por la mañana. “El espléndido crecimiento y las realizaciones de la Iglesia en África se deben en gran parte a la heroica y desinteresada dedicación de los misioneros. Esto es reconocido por todos. En efecto, la tierra bendita de África está sembrada de tumbas de valientes heraldos del Evangelio.” (Eclessia in África, J. Pablo II) Serás fecundo en tu vida si tu entrega puede germinar y dar fruto, como la semilla que queda bajo tierra, allí donde nadie advierte su presencia. Germina en cada día, realiza tu labor con amor y sin alardes, Dios cuenta contigo Ofrece tu día por las intenciones del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Jesús exclamó: El que cree en mí, en realidad no cree en mí, sino en aquel que me envió; y el que me ve, ve al que me envió.” (Jn, 12, 44-46). Tus actitudes y tus obras, ¿reflejan tus convicciones y tu fe? ¿Demuestras en tu vida cotidiana que crees en un Dios hombre que trabajó con amor, que ayudó, curó, hizo el bien, con sencillez? Pide a Jesús “Dame un corazón semejante al tuyo”, mientras continúas trabajando con amor.

Con Jesús por la noche. Recuerda los sentimientos. ¿Cómo te has sentido en esta jornada? ¿Con qué sentimientos iniciaste el día? ¿Hubo algún cambio en ellos, en razón de qué? ¿De qué manera vas llegando al anochecer? ¿Qué actitudes tuviste? Pide perdón por aquello que te hubiera gustado que fuera diferente.


martes, 9 de mayo de 2017

Reconciliación y justicia



Día 9

Con Jesús por la mañana. «Se podría decir que reconciliación y justicia son las dos condiciones esenciales de la paz que, por consiguiente, también definen en cierta medida su naturaleza» (Africae Munus, Benedicto XVI). La paz en tus vínculos será el resultado del encuentro con tu hermano para pedir y dar perdón. Sin reciprocidad no hay reconciliación y sin reconciliación no hay paz real. ¿Qué puedes hacer hoy por la reconciliación con tus hermanos? Acércate a tu hermano, ofrece tu perdón y acepta el suyo, sé agente de paz. Ofrece lo que vivas por las intenciones del Papa. 

Con Jesús por la tarde. “Jesús les contestó: Ya se lo dije y no creen. Las obras que yo hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí.” (Jn 10,25). ¿Qué dicen de ti tus obras? ¿Das y pides perdón cuando es conveniente? Repite a Jesús: “Ayúdame a reconciliarme con mi hermano”, mientras continúas con el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Repasa los acontecimientos. Trae a la memoria los acontecimientos vividos desde las primeras horas del día. NO juzgues, sólo pasa por el corazón lo que has vivido hoy como si fuera una película. ¿En qué acontecimiento reconoces a Dios presente? ¿En qué momento diste lo mejor de ti? ¿Qué te propones para mañana? Pide ayuda a Dios. 

lunes, 8 de mayo de 2017

Luz por caminos de paz




Día 8

Con Jesús por la mañana. “Querida Iglesia en África, sé cada vez más sal de la tierra en este territorio que Jesucristo ha bendecido con su presencia cuando ha encontrado refugio en él. Sé la sal de la tierra, bendecida por la sangre de tantos mártires, hombres, mujeres y niños, testigos de la fe cristiana hasta el don supremo de la vida. Hazte luz del mundo, luz de África, Tu luz es Jesucristo, «luz del mundo»” (Benedicto XVI) ¿Eliges caminos de paz y de justicia en la dificultad? Hazte solidario con tus hermanos de África y ofrece tu día por la intención de este mes. 

Con Jesús por la tarde.  “Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen” (Jn 10,27). Escucha la voz del Señor y repite en tu corazón “que mi proceder refleje la luz de Jesús”, mientras continúas con tu propósito de hoy.


Con Jesús por la noche. Descubre la novedad. Cada día es una oportunidad que trae novedades para ti y en ellas, Dios se te hace presente. Pasa por el corazón lo que has vivido, personas, acontecimientos, lugares ¿Cuál fue la novedad de Dios para ti hoy? ¿Cómo has vivido esas novedades? ¿Qué aprendiste? Agradece a Dios.

domingo, 7 de mayo de 2017

La puerta



Día 7

Con Jesús por la mañana. La vida de nuestras comunidades cristianas está atravesada por la falta de entendimiento y los enfrentamientos, curiosamente en nombre de Jesús y su misión. Necesitamos cuanto antes respirar un clima más amable entre nosotros, nutrido del respeto mutuo y la comunicación, el diálogo y la búsqueda sincera de verdad evangélica. Sólo creceremos en la fe compartida en comunidad si volvemos al espíritu y a las actitudes de Jesús, centro y razón de nuestra fe. ¿Cómo vives tu fe en comunidad? ¿Cómo son tus vínculos con tus hermanos de comunidad? Ofrece todo lo que hoy vivas por la intención del Papa. 

Con Jesús por la tarde. “Entonces les habló otra vez: Les aseguro que yo soy la puerta del rebaño. Todos los que vinieron antes de mí eran ladrones y asaltantes; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entra por mí se salvará; podrá entrar y salir y encontrar pastos.” (Jn 10, 7-9) ¿Qué sería en tu vida entrar y salir por y con Jesús? En el silencio de tu corazón repite: “Sé Tú mi Pastor, Señor”

Con Jesús por la noche. Revive tu historia. Al cerrar la semana repasa lo vivido en ella. ¿Ha habido novedades que te han ayudado a crecer? ¿Qué acontecimiento te ha llenado de gozo? ¿Qué sentimientos recuerdas con más fuerza? ¿Qué palabras aún te resuenan? ¿Recuerdas alguna imagen que quede grabada en el corazón? ¿Qué encuentros te han llenado de alegría? Agradece a Dios lo vivido y disponte a iniciar una nueva semana.

Blogroll