sábado, 8 de julio de 2017

Dios hace fiesta por tí



Día 8

Con Jesús por la mañana. “La vida de toda persona, de todo hombre y de toda mujer que tiene la valentía de acercarse al Señor, encontrará la alegría de la fiesta de Dios” (Papa Francisco). Dios te mira como a la niña de sus ojos, se alegra de ti y todo lo creado lo ha puesto para convocarte a vivir en esa alegría. ¿Disfrutas el regalo de vivir? Acoge el día con paso lento, gustando lo que te ofrece, encuentros, lugares, momentos y goza de la alegría de estar vivo.  Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos, porque revientan los odres; se derrama el vino, y los odres se estropean; el vino nuevo se echa en odres nuevos, y así las dos cosas se conservan” (Mt 9,17). Déjate sorprender por el Señor. ¿Con qué ánimo acoges lo nuevo en tu vida, aceptas o resistes? Repite al ritmo de tu respiración: “Haz tu voluntad en mí”, mientras disfrutas del regalo de estar vivo.

Con Jesús por la noche. Descubre la novedad. Cada día es una oportunidad que trae novedades para ti y en ellas, Dios se te hace presente. Pasa por el corazón lo que has vivido, personas, acontecimientos, lugares ¿Cuál fue la novedad de Dios para ti hoy? ¿Cómo has vivido esas novedades? ¿Qué aprendiste? Agradece a Dios.  

viernes, 7 de julio de 2017

Un amor que escandaliza



Día 7

Con Jesús por la mañana. “Jesús se sienta a comer con cualquiera. Su identidad consiste precisamente en no excluir a nadie. Su mesa está abierta a todos. No hace falta ser santo. No es necesario ser una mujer honesta para sentarse junto a Él. A nadie le exige previamente signo alguno de arrepentimiento. No se preocupa de que su mesa sea santa, sino acogedora” (José Antonio Pagola). En este viernes jornada mundial dedicada a orar por la intención del Papa, trata con amabilidad a quien amas menos y ora por todas las personas alejadas de la fe cristiana.

Con Jesús por la tarde. “Jesús lo oyó y dijo: No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Vayan y aprendan lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores” (Mt. 9, 12-13). ¿Quién necesita tu perdón? Perdona a tu hermano y liberarás tu corazón de una pesada carga. Repite al ritmo de tu respiración: «Misericordia quiero no sacrificios» mientras trabajas el perdón y liberas a tu hermano y a ti.

Con Jesús por la noche. Trae a las personas. Trae a la memoria a las personas que has encontrado hoy. ¿Cómo han sido esos encuentros? ¿Cómo fue tu acogida? ¿Reconoces que las personas son regalos que Dios te acerca cada día? ¿Qué has podido hacer por los demás? ¿Hay alguien que necesite una disculpa? Agradece el don de la vida en ti y en tus hermanos. 

jueves, 6 de julio de 2017

La fidelidad del amor



Día 6

Con Jesús por la mañana. “Dios no se cansa nunca: lo vemos en tantos siglos y con muchas apostasías del pueblo. Sin embargo, Él regresa siempre, porque nuestro Dios es un Dios que espera. Y así también Adán salió del Paraíso con una pena y también con una promesa. Y el Señor es fiel a su promesa, porque no puede negarse a sí mismo, ¡es fiel!” (Papa Francisco). La fidelidad es compromiso con los demás. ¡Actúa con fidelidad! Que tus actitudes procuren el bien de tu hermano. Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Le trajeron un paralítico tendido en una camilla. Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico: ¡Ánimo, hijo!, tus pecados te son perdonados” (Mt. 9, 2-3). Cuando Dios ve nuestros pequeños esfuerzos por amar, nos anima y multiplica el bien que podamos hacer. ¿Animas a otros o siembras desesperanza en las dificultades? Repite al ritmo de tu respiración: “Levántate y anda” mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Recupera imágenes. Tómate un tiempo y mira tu día. ¿Qué imágenes recuerdas de lo vivido hoy? Apúntate algunos datos significativos de esas imágenes. ¿Por qué destacas esos detalles? ¿Qué te dicen? ¿Qué belleza descubres en esas imágenes? ¿De qué has disfrutado hoy? ¿De qué te arrepientes? Agradece a Dios y pide ayuda para empezar tu día mañana. 

martes, 4 de julio de 2017

Dios te anhela



Día 4

Con Jesús por la mañana. “Nunca alguien deseó algo tan intensamente como Dios anhela estar con los seres humanos” (Maestro Eckhart). Cada persona es un hijo deseado, querido y afirmado por Dios. Por tanto el primer acto de alabanza y culto a Dios es aceptarse a uno mismo como salido de las manos de Dios. ¿Qué cosas de ti mismo no te gustan y no aceptas? Apúntalas y ofrécelas al Señor. Recuerda que en la medida que te aceptes tal como eres, aceptarás a los demás tal cual son. Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Se acercaron los discípulos y lo despertaron, gritándole: ¡Señor, sálvanos, que nos hundimos! Él les dijo: ¡Cobardes! ¡Qué poca fe! Se puso en pie, increpó a los vientos y al lago, y vino una gran calma” (Mt. 8, 25).  Ante las tormentas de la vida, dónde posas tu mirada ¿En la furia de las olas o en el Señor que lleva el timón de tu vida? ¡Confía Jesús va contigo! Repite al ritmo de tu respiración: «Señor, sálvame que sin Ti me hundo» mientras continúas ofreciendo a Dios lo que deseas que Él transforme.

Con Jesús por la noche. Recuerda los sentimientos. ¿Cómo te has sentido en esta jornada? ¿Con qué sentimientos iniciaste el día? ¿Hubo algún cambio en ellos, en razón de qué? ¿De qué manera vas llegando al anochecer? ¿Qué actitudes tuviste? Pide perdón por aquello que te hubiera gustado que fuera diferente.  

lunes, 3 de julio de 2017

Cerrados al amor



Día 3

Santo Tomás Apóstol

Con Jesús por la mañana. “El pecado es verdaderamente una expresión de rechazo de su amor, con la consecuencia de cerrarnos en nosotros mismos, engañándonos al creer encontrar mayor libertad y autonomía. Pero lejos de Dios ya no tenemos una meta, y de peregrinos en este mundo nos convertimos en errantes. Un modo común de decir es que, cuando pecamos, nosotros le damos la espalda a Dios” (Papa Francisco). Dios desea darte Su misericordia más que tú recibirla. ¿Qué dimensiones de tu vida necesitan de la misericordia de Dios? Anímate y háblalo con El Señor que te espera.  Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: Hemos visto al Señor. Pero él les contestó: Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo” (Jn 20, 24-25). Jesús te invita a salir del encierro. ¿Qué tristeza, dolor, preocupación quieres meter en las llagas de Jesús para que Él transforme? Repite al ritmo de la respiración: “Señor mío y Dios mío”.

Con Jesús por la noche. Repasa los acontecimientos. Trae a la memoria los acontecimientos vividos desde las primeras horas del día. NO juzgues, sólo pasa por el corazón lo que has vivido hoy como si fuera una película. ¿En qué acontecimiento reconoces a Dios presente? ¿En qué momento diste lo mejor de ti? ¿Qué te propones para mañana? Pide ayuda a Dios.   

domingo, 2 de julio de 2017

Dios perdona siempre



Día 2

Con Jesús por la mañana. “Dios nunca nos deja de ofrecer su perdón; no son nuestros pecados los que nos alejan del Señor, sino que somos nosotros pecando, quienes nos alejamos de Él. Al pecar ‘le damos la espalda’ y crece así la distancia entre él y nosotros" (Papa Francisco). La verdad del perdón de Dios es que es para siempre y para todos sin excepción y nada hay en ti que Él no ame con locura. ¿Qué podría, entonces, alejarte del amor de Dios y su perdón? Deja resonar estas palabras en tu corazón y ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Quien dé a beber un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por su condición de discípulo, les aseguro que no quedará sin recompensa” (Mt. 10,42). ¿Cómo puedes hacer presente a tu hermano que Dios lo ama con locura? Repite al ritmo de tu respiración: «Cantaré eternamente las misericordias del Señor» mientras dejas resonar en tu corazón la reflexión sobre el amor y el perdón de Dios.

Con Jesús por la noche. Revive tu historia Al cerrar la semana repasa lo vivido en ella. ¿Ha habido novedades que te han ayudado a crecer? ¿Qué acontecimiento te ha llenado de gozo? ¿Qué sentimientos recuerdas con más fuerza? ¿Qué palabras aún te resuenan? ¿Recuerdas alguna imagen que quede grabada en el corazón? ¿Qué encuentros te han llenado de alegría? Agradece a Dios lo vivido y disponte a iniciar una nueva semana. 

Blogroll