sábado, 15 de julio de 2017

La fuerza del amor de Dios



Día 15

Con Jesús por la mañana. Una de las acciones más específicas del demonio es desalentarnos y desanimarnos, con pensamientos negativos sobre nosotros y nuestros hermanos. Recuerda en esos momentos que, el amor de Dios es más fuerte y que Él camina contigo. Nada ni nadie podrá separarte del amor de Dios. ¿Qué pensamientos te acechan cuando estás desanimado? ¡Deséchalos y busca la paz! Deja resonar en tu interior, a lo largo del día, una frase de Jesús que te dé paz. Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “No está el discípulo por encima del maestro ni el sirviente por encima de su señor. Al discípulo le basta ser como su maestro y al sirviente como a  su señor” (Mt 10, 24-25). El camino del seguimiento de Jesús no está libre de dificultades. Sin embargo hay vida en medio de las pequeñas muertes de cada día ¿Cómo vives el fracaso y los obstáculos? ¿Te desanimas con facilidad? Continúa repitiendo esa frase que te ayuda a recuperar la paz.

Con Jesús por la noche. Descubre la novedad. Cada día es una oportunidad que trae novedades para ti y en ellas, Dios se te hace presente. Pasa por el corazón lo que has vivido, personas, acontecimientos, lugares ¿Cuál fue la novedad de Dios para ti hoy? ¿Cómo has vivido esas novedades? ¿Qué aprendiste? Agradece a Dios.  

viernes, 14 de julio de 2017

Este fue Jesús



Día 14

Con Jesús por la mañana. Jesús era un hombre apasionado por la belleza, un ser que no perdió nunca la capacidad de asombro y admiración. Un hombre que supo gustar y cultivar la amistad y, que quedó extasiado al ver con cuánto amor aquella mujer lo ungió. Un hombre que pasó la vida haciendo el bien y que inspiró con su vida la compasión de unos con otros. Éste fue Jesús, un hombre ambicioso, apasionado y profundamente enamorado. Contempla sus actitudes, y reflexiona ¿Qué te inspira? ¿A qué te invita? Apunta lo que descubras y concreta un propósito. Ofrece el día por la intención del Papa.  

Con Jesús por la tarde. “Cuando los entreguen, no se preocupen por lo que van a decir; pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre hablará por ustedes” (Mt 10,19). Continúa contemplando las actitudes de Jesús y deja que Él te hable en tu interior. Repite al ritmo de tu respiración: “Señor dame tus ojos quiero ver, dame tus palabras quiero hablar”.

Con Jesús por la noche. Trae a las personas. Trae a la memoria a las personas que has encontrado hoy. ¿Cómo han sido esos encuentros? ¿Cómo fue tu acogida? ¿Reconoces que las personas son regalos que Dios te acerca cada día? ¿Qué has podido hacer por los demás? ¿Hay alguien que necesite una disculpa? Agradece el don de la vida en ti y en tus hermanos.    

jueves, 13 de julio de 2017

Comprendidos en la fragilidad



Día 13

Con Jesús por la mañana. “Y si bien es cierto que nadie puede abogar para sí el “derecho” al error. Sí tenemos derecho a ser comprendidos en nuestros fallos, equivocaciones, caídas y tropiezos. Tenemos derecho, como seres humanos, a ser aceptados con nuestros errores, a ser perdonados por nuestras estupideces y a ser reconocidos aunque, tal vez inevitablemente, cometeremos el mismo error, y tal vez, hasta lleguemos a repetirlo “setenta veces siete” (Javier Rojas sj). ¿Cómo actúas ante los errores ajenos? ¿Juzgas apresuradamente? Sonríe y deja pasar lo que te incomode de tu hermano. Ofrece por la intención del mes. 

Con Jesús por la tarde. “En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: ld y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis” (Mt. 10, 7-8). Sirve sin esperar nada a cambio. Lleva alivio y consuelo a tus hermanos. Dile a Jesús: “Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad”, mientras actualizas el propósito de la mañana.

Con Jesús por la noche. Recupera imágenes. Tómate un tiempo y mira tu día. ¿Qué imágenes recuerdas de lo vivido hoy? Apúntate algunos datos significativos de esas imágenes. ¿Por qué destacas esos detalles? ¿Qué te dicen? ¿Qué belleza descubres en esas imágenes? ¿De qué has disfrutado hoy? ¿De qué te arrepientes? Agradece a Dios y pide ayuda para empezar tu día mañana. 

miércoles, 12 de julio de 2017

Las razones de Dios



Día 12

Con Jesús por la mañana. “Dios tiene razones, que nuestra razón no entiende, para recibir y comer con los pecadores. En el corazón de Dios, hay millones de razones para hacer una fiesta por un hijo que regresa, por la oveja rescatada y por la moneda encontrada” (Javier Rojas sj). Dios nos ama con un amor personal y único. ¿Acoges a quien te agrada menos? ¿Saludas con cordialidad a los que no te aprecian? Hay más razones para amar que para no hacerlo. Da una nueva oportunidad a quien te falló y ofrece por la intención del Papa para este mes. 

Con Jesús por la tarde. “A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: No vayáis a tierra de gentiles, ni entréis en las ciudades de Samaria, sino id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca” (Mt. 10, 6-7). ¿Reflejas la alegría de ser cristiano en tu ambiente? ¿Trabajas con optimismo y agradeces?  Repite al ritmo de tu respiración “Que cuando me vean, te vean a Ti” mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche.  Rememora palabras. Recuerda las conversaciones que hoy mantuviste. ¿Qué palabras o frases te resuenan y por qué te resuenan? ¿Cuáles te han dejado en paz y cuáles no? Apunta la diferencia en cada una y haz un propósito para crecer en adelante. Agradece el día.  

martes, 11 de julio de 2017

Las preguntas de Jesús



Día 11

Con Jesús por la mañana. “No deja de sorprender que buena parte de la enseñanza de Jesús a sus discípulos la hiciera por medio de preguntas. Estos hombres rudos aprendieron por medio de preguntas simples, a comprender el mensaje del Reino: ¿Qué buscas?, ¿Quién es tu prójimo?, ¿Por qué lloras?, ¿Por qué tienen miedo?, ¿Quién dice la gente que soy yo? Éstas preguntas aún hoy siguen teniendo vigencia, y al escucharlas nos obligan a buscar respuestas en lo profundo de nuestro ser” (Javier Rojas sj). Deja resonar estas preguntas en tu interior y apunta lo que descubras. Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Jesús recorría todas las ciudades y pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando toda clase de enfermedades y dolencias. Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque estaban maltratados y abatidos, como ovejas sin pastor” (Mt 9, 35-36). Contempla con el corazón las actitudes de Jesús y deja que sus preguntas te interpelen. Continúa apuntando lo que descubras.

Con Jesús por la noche. Recuerda los sentimientos ¿Cómo te has sentido en esta jornada? ¿Con qué sentimientos iniciaste el día? ¿Hubo algún cambio en ellos, en razón de qué? ¿De qué manera vas llegando al anochecer? ¿Qué actitudes tuviste? Pide perdón por aquello que te hubiera gustado que fuera diferente.  

lunes, 10 de julio de 2017

El encuentro con el amado



Día 10

Con Jesús por la mañana. Cuando le das oportunidad a Dios de hablarte, ¡Él lo hace! Si tu corazón está cerrado, ¿Cómo esperas escucharlo? Haz espacio en tu día para encontrarte con Dios. Hoy, busca un lugar tranquilo y encuéntrate a sola con Dios, cuéntale tus cosas y permite que te hable al corazón. Déjate mirar por el Señor y dile como David: “Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo”.  Ofrece tu día por la intención del Papa. Haz click y comparte tu oración en las redes.

Con Jesús por la tarde. “Jesús se volvió y, al verla, le dijo: ¡Animo, hija! Tu fe te ha sanado. Al instante la mujer quedó sana” (Mt. 9, 22). ¿Qué quieres que Dios cure en ti? Pídeselo con confianza. Repite al ritmo de tu respiración: «Dios mío de Ti me fío» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Repasa los acontecimientos. Trae a la memoria los acontecimientos vividos desde las primeras horas del día. NO juzgues, sólo pasa por el corazón lo que has vivido hoy como si fuera una película. ¿En qué acontecimiento reconoces a Dios presente? ¿En qué momento diste lo mejor de ti? ¿Qué te propones para mañana? Pide ayuda a Dios.   

domingo, 9 de julio de 2017

Amenazados de amor



Día 9

Con Jesús por la mañana. El Reino de Dios predicado e instaurado por Jesús es universal, nos alcanza a todos. Todos estamos “amenazados” de amor, aún aquellos que están alejados de Dios. Reflexiona: ¿Amas a los demás como son y los valoras o los juzgas con dureza y exigencias a tu medida? ¿Aceptas la diferencia en tu hermano y te enriqueces con ella o lo criticas? Haz un propósito concreto de crecer en el amor y la compasión.  Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “En aquel tiempo, exclamó Jesús: Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré” (Mt. 11, 28). ¿Dónde tienes puesto tu corazón? ¿Dónde buscas reponer tus fuerzas? Sólo el Amor de Dios saciará tu sed y tus vacíos. Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, Tú eres mi reposo”, mientras concretas el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Revive tu historia. Al cerrar la semana repasa lo vivido en ella. ¿Ha habido novedades que te han ayudado a crecer? ¿Qué acontecimiento te ha llenado de gozo? ¿Qué sentimientos recuerdas con más fuerza? ¿Qué palabras aún te resuenan? ¿Recuerdas alguna imagen que quede grabada en el corazón? ¿Qué encuentros te han llenado de alegría? Agradece a Dios lo vivido y disponte a iniciar una nueva semana. 

Blogroll