jueves, 20 de julio de 2017

Evangelizar es amar (3ra Parte)



Día 20

Con Jesús por la mañana. “Es preciso, sobre todo que al ir hacia ellos no les aparezcamos como una nueva especie de competidores. Debemos ser en medio de ellos testigos pacíficos del Todopoderoso, hombres sin avaricias y sin desprecios, capaces de hacerse realmente sus amigos. Es nuestra amistad lo que ellos esperan, una amistad que les haga sentir que son amados de Dios y salvados en Jesucristo” (Eloi Leclerc).  ¡Un gesto de aceptación y comprensión es de gran ayuda para quien está herido y alejado de la fe! Recibe al que te busca  y necesite de ti. Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy tolerante y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su vida” (Mt 11, 28-30). ¿Te ocupas de que tu compañía alivie a tu hermano o agobias y asfixias con reclamos y exigencias? Repite al ritmo de tu respiración: “Sagrado Corazón de Jesús, haz mi corazón semejante al tuyo”, mientras actualizas el propósito de la mañana.

Con Jesús por la noche. Recupera imágenes. Tómate un tiempo y mira tu día. ¿Qué imágenes recuerdas de lo vivido hoy? Apúntate algunos datos significativos de esas imágenes. ¿Por qué destacas esos detalles? ¿Qué te dicen? ¿Qué belleza descubres en esas imágenes? ¿De qué has disfrutado hoy? ¿De qué te arrepientes? Agradece a Dios y pide ayuda para empezar tu día mañana. 

miércoles, 19 de julio de 2017

Evangelizar es amar (2da parte)



Día 19

Con Jesús por la mañana. “Eso es anunciarle la Buena Nueva y eso no podemos hacerlo más que ofreciéndole nuestra amistad; una amistad real, desinteresada, sin condescendencia, hecha de confianza y de estima profundas. Es preciso ir hacia los hombres. La tarea es delicada. El mundo de los hombres es un inmenso campo de lucha por la riqueza y el poder, y demasiados sufrimientos y atrocidades les ocultan el rostro de Dios” (Eloi Leclerc). ¿Perdonas y reconstruyes tus vínculos o los abandonas ante las dificultades? Acércate a esa persona con quien estés distanciado, ofrece tu amistad nuevamente y únete a la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. “En aquella ocasión Jesús tomó la palabra y dijo: ¡Te alabo, Padre, Señor de cielo y tierra, porque, ocultando estas cosas a los sabios y entendidos, se las diste a conocer a la gente sencilla! Sí, Padre, ésa ha sido tu elección” (Mt 11, 25-26).  ¿Buscas llamar la atención? ¿Te comparas con tus hermanos por tus logros?  ¿Aceptas con gusto los trabajos más humildes? Busca la humildad del corazón. Repite al ritmo de la respiración: “Señor, dame un corazón sencillo como el tuyo”.

Con Jesús por la noche. Rememora palabras. Recuerda las conversaciones que hoy mantuviste. ¿Qué palabras o frases te resuenan y por qué te resuenan? ¿Cuáles te han dejado en paz y cuáles no? Apunta la diferencia en cada una y haz un propósito para crecer en adelante. Agradece el día.  

martes, 18 de julio de 2017

Evangelizar es amar (1ra Parte)



Día 18

Con Jesús por la mañana. “El Señor nos ha enviado a evangelizar a los hombres, pero ¿has pensado ya lo que es evangelizar a los hombres? Mira, evangelizar a un hombre es decirle: Tú también eres amado de Dios en el Señor Jesús. Y no sólo decírselo, sino pensarlo realmente. Y no sólo pensarlo, sino portarse con este hombre de tal manera que sienta y descubra que hay en él algo de salvado, algo más grande y noble de lo que él pensaba, y que se despierte así a una nueva conciencia de sí” (Eloi Leclerc). ¡Hoy, evangeliza!  Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Y tú, Cafarnaúm, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy. Os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti” (Mt. 11, 23). Admira y agradece por cuánto has recibido del Señor. ¿Descubres a Dios en sus dones, tu vida, tu salud, la familia, los amigos, el lugar que habitas? Comparte tus dones gratuitamente con los hermanos y estarás concretando el propósito de la mañana. Di al Señor: “Gracias por tanto bien recibido”.

Con Jesús por la noche. Recuerda los sentimientos. ¿Cómo te has sentido en esta jornada? ¿Con qué sentimientos iniciaste el día? ¿Hubo algún cambio en ellos, en razón de qué? ¿De qué manera vas llegando al anochecer? ¿Qué actitudes tuviste? Pide perdón por aquello que te hubiera gustado que fuera diferente. 

lunes, 17 de julio de 2017

Tesoro en vasija de barro



Día 17

Con Jesús por la mañana. “A cristo lo llevas contigo. No hay que reducir la evangelización a un irse de paseo, a un funcionalismo, ni a un proselitismo" (Papa Francisco). Eres portador de un tesoro en vasija de barro, Jesús está en ti. Por eso estás llamado a integrarlo plenamente a tu vida, en tu familia, con amigos, en el trabajo y la diversión. ¿Qué lugar ocupa Jesús en tu vida cotidiana? ¡Sé mensajero de la belleza del Evangelio y contagia la alegría de ser cristiano en tus ambientes! Ofrece el día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Quien no tome su cruz para seguirme no es digno de mí” (Mt 10, 38). La cruz del cristiano es signo de vida, paz en medio del dolor. En la cruz dejas morir lo que te quita vida para resucitar a la Vida de Jesús. ¿Vives con paz las cruces de este tiempo? ¿Reconoces lo que ha nacido en ti después de una crisis dolorosa? Repite al ritmo de tu respiración: “Nuestro auxilio está en el nombre del Señor”.

Con Jesús por la noche. Repasa los acontecimientos. Trae a la memoria los acontecimientos vividos desde las primeras horas del día. NO juzgues, sólo pasa por el corazón lo que has vivido hoy como si fuera una película. ¿En qué acontecimiento reconoces a Dios presente? ¿En qué momento diste lo mejor de ti? ¿Qué te propones para mañana? Pide ayuda a Dios.   

domingo, 16 de julio de 2017

Dar con gratuidad



Día 16

Con Jesús por la mañana. “Todos nosotros, hermanos y hermanas, tenemos la obligación de evangelizar, que no quiere decir llamar a la puerta del vecino, de la vecina, decir: ¡Cristo ha resucitado! Es vivir la fe, es hablar con mansedumbre, con amor, sin querer convencer a nadie, sino gratuitamente. Es dar gratis lo que Dios me ha dado gratis a mí” (Papa Francisco). Tu modo de proceder en la vida cotidiana, ¿acerca a tus hermanos a la fe? ¿Tus actitudes reflejan al Jesús del Evangelio? Hoy, llama a las personas por su nombre y sonríeles. Ofrece el día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla” (Mt 13, 1-2). ¡Sé tierra fértil, permite que la semilla de Jesús eche raíces en ti, para que cuando te vean, a Él lo vean! ¿Qué germina en tu corazón en este tiempo? Pide a Jesús: “Hazme tierra fértil que dé mucho fruto”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día. 

Con Jesús por la noche. Revive tu historia. Al cerrar la semana repasa lo vivido en ella. ¿Ha habido novedades que te han ayudado a crecer? ¿Qué acontecimiento te ha llenado de gozo? ¿Qué sentimientos recuerdas con más fuerza? ¿Qué palabras aún te resuenan? ¿Recuerdas alguna imagen que quede grabada en el corazón? ¿Qué encuentros te han llenado de alegría? Agradece a Dios lo vivido y disponte a iniciar una nueva semana.

Blogroll