sábado, 5 de agosto de 2017

La Biblia y el arte



Día 5

Con Jesús por la mañana. “Desde la Navidad al Gólgota, desde la Transfiguración a la Resurrección, desde los milagros a las enseñanzas de Cristo, (...) la palabra bíblica se ha hecho innumerables veces imagen, música o poesía, evocando con el lenguaje del arte el misterio del Verbo hecho carne” (San Juan Pablo II). Tu vida es obra de arte hecha con Dios, don y tarea. Descubre el don de tus talentos; y tu trabajo con ellos. Apunta lo que descubras y agradece. Ofrece lo de hoy por la intención del Papa.

Con Jesús durante el día. “Herodes arrestó a Juan, lo metió en prisión y lo encadenó, a causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo; en efecto, Juan le reprochaba: No te está permitido tenerla por mujer” (Mt 14,3-4). En tu interior resuenan voces que marcan las situaciones que te ayudan a crecer y esas que no. Deja hablar a tu corazón y no “encarceles” las voces que te llevan a la Vida, aunque a veces marquen caminos difíciles. Continúa reflexionando en tu interior y apunta las voces de Dios que resuenan en ti.

Con Jesús por la noche. Bautiza el día. Serénate y toma contacto con tu interioridad. ¿Cómo ha sido tu día? ¿Qué imágenes han quedado grabadas en el corazón? ¿En qué momento has sentido plenitud? ¿Qué sentimiento habita tu corazón ahora? ¿Cómo llamarías a tu día y por qué? Toma nota y agradece a Dios lo vivido. 

viernes, 4 de agosto de 2017

La belleza individual



Día 4

Con Jesús por la mañana. “La persona sólo se realiza como cristiana en la comunidad, y la comunidad sólo es posible cuando se presta atención a cada persona concreta con toda su originalidad insustituible” (Benjamín González Buelta). La belleza de Dios habita de manera única en cada persona. Diles a quienes amas cuánto bien te hacen compartiendo contigo sus talentos, anímalos a continuar haciéndolo. En este primer viernes de mes, jornada dedicada a orar por la intención del Papa, ofrece tu día por los artistas para que a través de las obras de su creatividad, nos ayuden a todos a descubrir la belleza de la creación.

Con Jesús durante el día. “Ellos se preguntaban asombrados: -¿De dónde saca éste su saber y sus milagros? ¿No es este el hijo del carpintero? (Mt 13, 54-55). Nos acostumbramos a lo cotidiano, y nos olvidamos que Dios está allí esperándonos en el día a día, en lo sencillo, en lo que no se nota. ¿Dónde buscas a Dios? ¿Dejas que Él te encuentre en la rutina de todos los días? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, dame un corazón atento para descubrir tu mirada sobre mí”, mientras descubres a Dios en los talentos de tus hermanos.

Con Jesús por la noche. Recuerda a las personas y ofrece. Aquieta la respiración y cierra los ojos. Recuerda a las personas que acompañaron tu día. ¿Qué te han dejado esos encuentros? ¿Cuánto amor has demostrado en el trato? ¿Alguien necesita que le pidas perdón? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente? Apunta lo que descubras y ofrece a todas las personas que estuvieron en tu día.

jueves, 3 de agosto de 2017

Artífices de la propia vida



Día 3
  
Con Jesús por la mañana. “No todos están llamados a ser artistas en el sentido específico de la palabra. Sin embargo, a cada hombre se le confía la tarea de ser artífice de la propia vida; en cierto modo, debe hacer de ella una obra de arte, una obra maestra” (San Juan Pablo II). ¿Cómo construyes tu vida? ¿Cuáles son tus cimientos y tus adornos? ¿Cuáles son las motivaciones últimas de tus decisiones? Embellece tus ambientes y la tarea de hoy sirviendo gratuitamente en tu trabajo a quien necesite de ti. Ofrece tu día por la intención del mes.

Con Jesús durante el día. Jesús les dijo: «El Reino de los cielos se parece también a una red que se echa en el mar y recoge toda clase de peces. Una vez que está llena, los pescadores colocan los peces buenos en canastos y arrojan fuera los malos» (Mt 13,47-48). Conserva en tu vida las cosas que te acercan al Señor, y descarta aquello que te quita paz. ¿Qué ambientes y personas sacan lo mejor de ti? Repite al compás de tu respiración: “Gracias Señor por tu presencia en mis hermanos, ellos enriquecen mi vida”.

Con Jesús por la noche. Hazte consciente. Detén la marcha del día y aquieta el interior. Dios te acompaña en el camino, aprende a reconocer su paso para crecer en sabiduría interior. Trae a la memoria los acontecimientos y las personas que hoy pasaron. Agradece todo. ¿Cómo ha sido tu día? ¿De qué modo Dios se te ha hecho presente? ¿Qué has aprendido? ¿Hay necesidad de enmendar algo o pedir perdón? Toma nota de lo que resuena en tu interior.


miércoles, 2 de agosto de 2017

Dios y los artistas



Día 2

Con Jesús por la mañana. “Nadie mejor que ustedes, artistas, geniales constructores de belleza, (...) Atraídos por el asombro del ancestral poder de los sonidos y de las palabras, de los colores y de las formas, ustedes han admirado la obra de su inspiración, descubriendo en ella como la resonancia de aquel misterio de la creación a la que Dios, único creador de todas las cosas, los ha querido asociar” (San Juan Pablo II). Admira la belleza creada por quienes trabajan en tus ambientes. Agradece por ellos y ofrece el día por los artistas.

Con Jesús durante el día. Jesús les dijo: «El Reino de los cielos se parece también a un comerciante que busca perlas finas; al encontrar una perla preciosa, vende todo cuanto tiene y la compra» (Mt 13,45-46). ¿Qué admiras? ¿Dónde tienes puesto los valores de tu vida? ¿Qué cosas te atrapan el corazón? ¿Por quién trabajas y te dedicas cada día? Continúa contemplando la belleza en tus ambientes y ofrece todo aquello que te resulte tedioso. Repite en tu corazón: “Reconforta el ánimo de tu servidor porque a Ti Señor, elevo mi alma”.

Con Jesús por la noche. Agradece y entrega. Aquieta el corazón y disponte a mirar lo vivido. Cada día es un regalo. ¿Qué motivos tuviste hoy para agradecer? ¿Qué momentos te llenaron de plenitud? ¿Qué personas te alegraron?  Agradece por ellas. Toma nota de lo más significativo del día. Entrega al Señor la jornada que termina.

martes, 1 de agosto de 2017

Santidad y belleza



Día 1

Con Jesús por la mañana. “La santidad es la perfección total: lo verdadero, lo bello y lo bueno dentro de uno mismo; un santo hace al mundo más rico, más bello, más bueno” (San Alberto Hurtado). Al inicio de este mes, ten presente en tu oración a los artistas, que con su creatividad contribuyen a crear un mundo mejor. También tú con tu trabajo abnegado y tus talentos puestos al servicio de tus hermanos estás llamado a embellecer el mundo. Cuida los detalles en tu tarea y ofrece el día por la intención del Papa.

Con Jesús durante el día. Jesús les dijo: «Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos que escuche» (Mt 13,43). ¿Tus actitudes invitan al seguimiento del Señor? ¿Das testimonio de tu fe a través del servicio a los demás? El amor, el bien y la belleza en este mundo dependen también de tu entrega y de tu trabajo. Repite en tu corazón: “Concédeme, Jesús, ser luz para los demás”. Continúa tu día ofreciendo tu trabajo al Señor.

Con Jesús por la noche. Repasa el día. Respira hondo y cierra los ojos. Repasa lo vivido desde el despertar. ¿Qué acontecimientos marcaron tu día? ¿Con quiénes te has encontrado? ¿Qué quieres agradecer a Dios? ¿Con qué sentimientos cierras el día? Apunta una frase, una palabra, que te ayude a cerrar el día y pide por las intenciones y necesidades de las personas que encontraste hoy. 

lunes, 31 de julio de 2017

Para alcanzar amor



Día 31

San Ignacio de Loyola.

Con Jesús por la mañana. “Nuestra vida es un jardín por recorrer, en él somos invitados a encontrar las huellas de Dios y los signos más claros de su amor y misericordia. Cada uno de nosotros, lleva impreso en el alma un peregrino dispuesto a andar. En cada uno de nosotros, los acontecimientos de nuestras vidas esperan poder anunciarnos al Dios y Señor de la vida que pasó por nuestra historia derramando amor y gracia.” (Javier Rojas sj).  ¿Qué quieres agradecer a Dios especialmente? Comparte un tiempo gratuito con alguien que ames, celebrando la alegría de la vida. Ofrece lo que vivas por la intención del Papa. 

Con Jesús por la tarde. “Les contó otra parábola: El reino de los cielos se parece a la levadura que una mujer toma, la mezcla con tres medidas de harina, hasta que todo fermenta” (Mt 13, 33). Hoy, día en que agradecemos a San Ignacio de Loyola su vida y su obra, pide ser como levadura en la masa para multiplicar de amor la vida de quienes comparten contigo. Reza con San Ignacio: “En todo amar y servir”. Actualiza el propósito de la mañana.

Con Jesús por la noche. Repasa los acontecimientos. Trae a la memoria los acontecimientos vividos desde las primeras horas del día. NO juzgues, sólo pasa por el corazón lo que has vivido hoy como si fuera una película. ¿En qué acontecimiento reconoces a Dios presente? ¿En qué momento diste lo mejor de ti? ¿Qué te propones para mañana? Pide ayuda a Dios.  

domingo, 30 de julio de 2017

Una decisión radical



Día 30

Con Jesús por la mañana. “Seguir a Jesús, es una decisión que debe involucrar todos nuestros hábitos, nuestras costumbres, nuestras elecciones y fundamentar nuestras renuncias. ¿Por qué no puedo vivir en paz? … porque vives mirando hacia atrás, lamentándote del pasado, sin mirar hacia adelante construyendo con Jesucristo una vida nueva. A vino nuevo, odres nuevos recomendó Jesús, en su evangelio. Y es cierto, mientras no acompañemos nuestra vida de fe con comportamientos, y hábitos adecuados, no lograremos gozar de la vida nueva que nos promete Jesús” (Javier Rojas sj). ¿Qué te dicen a ti estas palabras? Ofrece por la intención del mes. 

Con Jesús por la tarde. “El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel” (Mt 13, 44). Vivir al estilo de Jesús es una actitud que nos compromete por entero. ¿Qué vas descubriendo desde la mañana? ¿Qué tienes que dejar atrás para la vida nueva? Repite al ritmo de tu respiración: “Jesús, dame tu vida para vivir”.

Con Jesús por la noche. Revive tu historia. Al cerrar la semana repasa lo vivido en ella. ¿Ha habido novedades que te han ayudado a crecer? ¿Qué acontecimiento te ha llenado de gozo? ¿Qué sentimientos recuerdas con más fuerza? ¿Qué palabras aún te resuenan? ¿Recuerdas alguna imagen que quede grabada en el corazón? ¿Qué encuentros te han llenado de alegría? Agradece a Dios lo vivido y disponte a iniciar una nueva semana. .


Blogroll